Ya es Navidad… en Nottingham

Efectivamente. Y hoy ya estamos a dos de Diciembre, pero aquí el espíritu navideño llegó el 20 de Noviembre. He querido escribir sobre esto antes pero desde el jueves pasado he estado muy liada con proyectos de clase (sí, voy a clase). Pero ya por fin he entregado lo que tenía que hacer y puedo relajarme escribiendo esta entrada.

Winter Wonderland

El jueves pasado fuimos a ver Sinsajo, y al día siguiente fue el Christmas lights switch on y la apertura del Christmas Market y el Winter Wonderland que lo ponen todo en Old Market Square. Quedamos los Erasmus a las 6:15 de la tarde en Primark para ver lo de las luces. Estaba hasta arriba de gente y apenas podíamos movernos. Estábamos en uno de los lados del City Hall y queríamos movernos a la parte de delante para verlo mejor, pero tuvimos que abortar la misión, porque además enseguida empezaron los fuegos artificiales. Fueron mucho más bonitos que los de la bonfire night, porque además lo hacían desde el tejado del edificio, y verlo así en medio de la ciudad con todo el mercado de navidad montado lo hacía aun mejor.

20141121182630459

Cuando se acabaron, encendieron las luces,pero no pudimos ver mucho por la cantidad de gente que había. Nos las apañamos para movernos hacia delante (y encontrar a Adri, que por supuesto llegaba tarde, una vez más, Miguel y Albert), muchos se fueron porque no querían quedarse más tiempo ahí. No les culpo, era muy agobiante. Nos quedamos Adri, Albert, Miguel y yo y estuvimos deambulando un rato por el Christmas Market. Es un poco como el de la Plaza Mayor de Madrid; casetas que venden cosas de invierno y navideñas, muchísimos puestos de comida, de chocolate caliente, y de mulled wine. ¡Incluso hay una pista de patinaje sobre hielo en el centro de la plaza!

Adri, Albert, Miquel y yo disfrutando del espíritu navideño y pelándonos de frío

Adri, Albert, Miquel y yo disfrutando del espíritu navideño y pelándonos de frío

No estuvimos mucho tiempo porque hacía muchísimo frío (¡¡-2º!!), pero Albert y yo nos moríamos de ganas de probar el mulled wine. Es vino caliente especiado y lo recordaba riquísimo y que sentaba muy bien al cuerpo. Yo lo había probado en Londres y el año pasado cuando vine en Diciembre a Nottingham, pero quería volverlo a tomar. Tristemente, nos decepcionó a los dos…

Os dejo unas fotos de Old Market Square en pleno apogeo navideño:

20141121181641506

20141121190146227 20141121185014928 20141121184944790

Ese día además era el cumpleaños de Bea, así que le hicimos una especie de fiesta sorpresa. Más o menos. Porque el plan de salir era el de siempre; beber en Mansion Studios y luego salir. Así que ella ya sabía que íbamos a estar todos en Mansions. Pero había globos, comida y tarta. Una enorme tarta de chocolate.

1390470_10205305067209851_5856130382590192912_n

Fiesta de Fine Arts

El martes, Albert y Miquel me invitaron a una fiesta de Fine Arts para recaudar fondos. Un poco como a la que fui con Paula de Textile. Vinieron a mi casa para beber algo antes de ir, y sobre las once y media fuimos al local. Se llama The Bodega (y olé), y está justo en frente del Nirvana (ahí fue la Spanish Party). Dentro me presentaron a todos y de verdad, ahora puedo confirmar que los de Bellas Artes están de la olla. No hace falta añadir más.

Vista express a Lincoln

El miércoles por la tarde, aprovechando que los jueves no empiezo hasta las 2 y la oportunidad de pasar allí la noche, me subí en un tren con dirección a Lincoln ¿Por qué? ¿Por qué no? Lincoln está a más o menos una hora y diez libras en tren. Pero tengo una muy buena razón para desplazarme hasta allí. Cuando llegué, Alix me estaba esperando en la estación. Dejamos el coche en un aparcamiento y fuimos dando un paseo por el centro. Eran las seis y media de la tarde y ya era noche cerrada, unos 3 grados de temperatura y tanta niebla que apenas se veía nada.

Dimos una vuelta, rodeando la inmensa catedral. Lincoln ni siquiera es considerado una ciudad, es una town, pero tiene una de las catedrales más impresionantes que he visto en mi vida, y ni siquiera la vimos por dentro. Es una de las más grandes de Inglaterra, y una de las más reconocidas del gótico inglés. Fue ahí donde rodaron parte de El Código Da Vinci. Seguimos andando por las adorables calles del centro, con sus casas pequeñas, y su suelo de piedra. Parecía que estaba anclado en el siglo XIX.

20141126184435393

Catedral de Lincoln

20141126184900062

Fachada de la Catedral

Fuimos a cenar a Gino’s que no tiene nada que ver con el Gino’s de España, pero nos decepcionó un poco. Para compensar fuimos a un pub a tomarnos algo para luego ir en coche a The Five Bells, un pub en el que solía trabajar a los dieciocho, y nos tomamos una copa de mulled wine, y este estaba mucho mejor que el del Christmas Market de Nottingham.

Dry suit training, cumpleaños de Crystal y Paula y Christmas dinner

El sábado tuvimos otro diving training. Lo que significaba levantarse a las 7. Con la furgoneta cargada, y todos presentes nos pusimos en marcha en dirección a Roho. Se tarda unas dos horas, pero me dormí todo el camino. Al llegar, después de descargar la furgoneta y llevar todo el equipo dentro de la piscina nos probamos los dry suits. Son muy diferentes a los wet suits a los que estaba acostumbrada. El wet suit es un traje de neopreno normal, deja pasar algo de agua y la mantiene caliente dentro. Sin embargo los dry suits no dejan pasar el agua, si no que calientan el aire que queda entre la piel y el traje.  Básicamente son algo así:

10696396_10152894888894808_4266479380907598898_n

Son la cosa más incómoda que me he puesto nunca. Nos los tuvimos que probar en la tienda por encima de la ropa para ver si nos iban bien de talla (foto), lo que fue bastante cómico y complicado. Los trajes son tan tiesos que casi se mantienen ellos solos de pie, además tienen botas incluidas como parte del traje. Parecíamos como oompa-loompas protegiéndonos de enfermedades infecciosas.

Son de un material muy duro e incómodo que reduce la movilidad, yo creo, que un 80%, lo que hace que sea muy difícil andar en ellos. Las mangas y en el cuello son de una tela elástica, como de globo para que no entre el agua, pero que aprieta sin temor hasta dejarte morado. Yo sentía que la cabeza me palpitaba y seguramente  ahora sea ligeramente más grande…

Una vez que ya teníamos nuestros trajes, fuimos a la piscina a cambiarnos, montar los chalecos con los cilindros y empezar. Por supuesto nos tiraron a todos al agua cuando estábamos partiéndonos de risa por las pintas que tuvimos. En el agua hicimos un par de largos para ver como nos las apañábamos. Es muy, muy incómodo nadar cuando apenas puedes levantar los brazos o mover la cabeza, además hacía muchísimo calor.

Todo el training fue un poco repetir lo que hicimos la primera vez, pero ahora con los trajes. También hicimos cosas nuevas, como saltar al agua de espaldas rodando cual croqueta, o como poner aire en el traje y como sacarlo, qué hacer en caso de que nuestro compañero (siempre se bucea con un compañero, por si acaso) tenga problemas, etc.

10448242_10152894888949808_6192533209992364729_n

Susie, yo, George y Hannah a punto de empezar a nadar

Entre unos y otros, fuimos yendo a la tienda de al lado a comer sandwiches de salchichas y huevo y cuando ya todos habíamos acabado a eso de las 4 y cargamos la furgoneta, fuimos a un pub que estaba cerca y cenamos. Yo me pedí una lamb pie with Irish gravy o algo así. Era como una tarta de hojaldre y cordero estofado con una salsa hecha con algún tipo de cerveza irlandesa, puré de patatas, guisantes y zanahorias. INCREÍBLE. Fue como comerse un pedazo de cielo, porque seguramente el cielo sepa a todo eso.

Una vez más, en el camino de vuelta me dormí como un ceporro, y no me desperté hasta que llegamos a la universidad y nos tocaba descargar la furgoneta y guardar todo el equipo. No os imagináis lo que pesan los cilindros… Llegué a casa sobre las 20:30 y ya había gente en el salón.

El lunes había sido el cumpleaños de Crystal y el martes siguiente era el de Paula, así que ese sábado habían invitado a gente a casa. Me dio tiempo a ducharme y adecentarme un poco pero en apenas media hora la casa se llenó de gente que no tenía ni idea de dónde habían salido. Se presento todo el equipo de buceo, incluyendo a los monitores, que, no exagero, pero seguramente ronden los 60. Vino un tal Seb que era de Colombia, y Psycho Jaz y su novio Tank, que era más raro que un perro verde. Y Psycho Jaz, que la llamamos así porque estaba como una cabra, y no paraba de quejarse del novio y de lo mal que se estaba portando. El plan inicial era llegar a Rock City antes de las 11 porque era gratis (el antes de las 11 de aquí es el antes de la 1 con lista de Madrid), pero no salimos de casa hasta pasadas las doce, y por consecuente tuvimos que pagar 6 dolorosas libras.

No se ni como llegamos a casa todas sanas y salvas. Dentro del local, todo el mundo desaparecía y aparecía de la manera más aleatoria, menos Lucy y yo que estuvimos juntas toda la noche. Crystal se las ingenió para perder el móvil, y unas chicas que lo encontraron en el baño se hicieron una selfie, y colgaron en Facebook e Instagram la foto titulada “te has dejado el móvil en el baño”. Crystal le pidió el móvil a Seb y se llamo a si misma, las chicas respondieron diciéndole que ellas tenían su móvil en el baño, pero para cuando fue al baño ellas ya no estaban. Sin embargo, Crystal estuvo toda la noche pensando que había vuelto a perder el móvil (jajajjajajajajaja….). Llegamos a casa sobre las 4, y nos quedamos en 20141130161307969el salón un rato hasta que nos fuimos a la cama.

Por la mañana cuando nos levantamos, nos pusimos en plan amas de casa, y limpiamos toda la casa. Paula tiraba todo a la basura, Lucy limpiaba el suelo y las mesas y yo la cocina y los platos. Cuando terminamos sobre las 12, Paula se puso manos a la obra en la cocina para preparar la “cena” de Navidad (lo pongo entre comillas porque “cenamos” a las 4 de la tarde), Lucy se puso a pelar patatas y cortar zanahorias y yo salí en busca de decoraciones navideñas y ultimar la compra de la cena. Cuando volví, nos acurrucamos las cuatro con Psycho Jaz y Tank, y Adam y Ellie (novio de Paula y una amiga de Lucy que vino la noche anterior) para ver Bambi, y cuando se acabó pusimos Hércules. Mientras metimos el pollo en el horno y lo dejábamos todo preparado. Todavía en pijama, pusimos Enredados y cuando se acabó la cena estaba lista y la vimos mientras veíamos Brave, Indomable.

Hicimos muchísima comida, y todavía hay restos en la nevera. Aparte del pollo relleno asado, había partsnips y zanahorias, Yorkshire puddings, patatas asadas, puré de patatas, salchichas cubiertas en bacon, remolacha, gravy y salsa de arándanos. Para el postre, helado de vainilla con mince pies y candy canes vimos Monstruos S.A. Fue la mejor resaca de mi vida. No se puede pasar un día de resaca mejor, no se puede. Fantástico ¿Para cuándo el siguiente?

Noche en la biblioteca

Como puede que ya sepáis, Adri y yo estamos juntos en News Production and Studio Skills, y para ser sinceros, en esa clase estamos más perdidos que un pingüino en un garaje y que un hijo de puta en el día del padre (con perdón). Solemos llegar tarde porque nunca nos enteramos de dónde son los seminarios o las clases con los técnicos y ademas, nunca nos enteramos de lo que hay que hacer y tenemos que ir preguntando como limosneros. El martes, dos de diciembre (hoy, bueno, no ya no, porque ya estamos a jueves, cuatro de diciembre), teníamos que entregar el Final Assesment, y una vez más no sabíamos muy bien de qué iba.

El mismo lunes nos enteramos de que había que hacer muchas más cosas de las que pensábamos en un primer lugar, pero no podíamos escaquearnos de clase, porque era una práctica que duraba desde las diez de la mañana hasta las 5 de la tarde. Estuvo bastante chula, Gail (la profesora) trajo a clase a un Detective Jefe quien nos dio una rueda de prensa sobre un caso, teníamos que hacerle preguntas y grabarlo todo a la vez que tomar notas, e intentar sacar lo máximo posible y luego pelearnos por una entrevista personal con el para tener la mejor historia. Luego, en la news room, tuvimos que escribir un artículo con todo lo que sabíamos, poniendo fotos y piezas de audio o vídeo. Una hora más tarde, tuvimos otra rueda de prensa en la que nos daban más datos de la historia, así que volver a la news room y reescribir la historia, y así. Entre medias tuvimos un rato para comer, y en ese rato me dio tiempo a perder la mochila con el ordenador dentro, encontrarla, comer, darme cuenta de que no tenía el móvil encima, encontrarlo, y derramar el café que me acababa de pedir en toda la barra de la cafetería. Signos clave para darte cuenta de que ese no es tu día.

Total, para cuando acabamos eran casi las cinco y teníamos hasta las dos de la tarde del día siguiente para terminar el trabajo final. Pero los dos teníamos clase en Clifton al día siguiente. No se como, pero entre delirios, cafés, patatas fritas y magdalenas del Tesco lo acabamos a las 5:30 de la mañana. Con los ojos pegados, me levanté dos horas más tarde y me arrastré a Clifton. Cuando llegué a casa después de entregar el trabajo, me pasé todo el día dormitando incapaz de hacer nada con mi cuerpo.

Desde el martes me lo he tomado todo con filosofía y mucha calma. El propio martes fuimos las de casa a tomar algo a un pub cerca de casa por el cumpleaños de Paula y el miércoles, la última noche de Ocean de temática navideña fue la primera vez que he montado en ambulancia… Pero eso es otra historia.

Pido disculpas por el hecho de que todas mis entradas del blog parezca que las haya escrito Macaco por todo el Spanglish que meto, pero no lo puedo evitar (sorry… not sorry).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s