Buceando a 4ºC

Puede que ya sepáis que estoy en el equipo de buceo de la universidad. Sí, porque el Reino Unido es el sitio perfecto para practicar este deporte, y porque en España no tenemos playas ni buen tiempo ni nada de eso, decidí apuntarme en uno de los países con peores tiempos. Desde Octubre más o menos hemos estado entrenando para sacarnos el título de Ocean Diver, menos los que llevan más tiempo en el equipo que se estaban entrenando para el título de Sports Diver, pero eso no nos interesa ahora mismo. Hace unas tres semanas hice el examen teórico y sorprendentemente, aprobé. Bueno, no. Bueno, sí. En realidad no aprobé, me aprobaron (pero shhh), y para este fin de semana estaba planeado el viaje para poner en práctica todo lo que habíamos hecho en la piscina.

El sábado, a las 7 de la mañana, con cara de groguis y con legañas en los ojos estábamos todos cargando la furgoneta con todo el equipo y poco después con Yas al volante de camino a Gildenburgh. Es un centro de buceo con un lago artificial, es uno de los pocos centros de buceo que no está en la costa. El resto del equipo que ya ha estado otras veces nos lo había vendido fatal: está lleno de barro, no se ve nada, las caravanas en las que dormimos dan asco, se caen a trozos, hace muchísimo frío… Y la verdad, es que era todo verdad. Yo creo que lo estaban poniendo todo tan mal para que nos esperásemos algo horrible y luego no fuese tan malo, pero es que es tan malo como lo pintan.

La primera impresión piensas que no está tan mal, de hecho hasta parece bonito ¿no? Lo es, el sitio está bien y está muy bien organizado y es un plus que haya un centro de buceo en mitad del país, además es muy completo. Tiene una tienda para comprar equipo, tiene unas caravanas para dormir, te llenan los cilindros vacíos tantas veces como necesites y están muy atentos, PERO. Un pero con mayúsculas:

IMG_20150307_124125471

  • El agua está estancada desde hace años, por lo que la visibilidad es muy escasa. Aunque parezca azul en la foto, una vez dentro es verde y marrón a la vez. Lo único que se ve con mini nalguitas flotando delante de tus narices. Hay coches, autobuses,aviones y barcos para explorar, y ladrillos en el suelo y cuerdas para guiar entre los distintos puntos, pero no se llega a ver hasta que prácticamente te das con ello. Es muy difícil guiarse, sobretodo para los que nunca habíamos estado antes.
  • La temperatura del agua en todo el fin de semana ha variado entre los 4 y 5ºC. Un gustazo caribeño ¿eh? Fuera del agua estábamos a unos 9ºC, lo que no mejoraba mucho la situación. Salir del agua, tiritando y deseando entrar en calor pero sabiendo que vas estar húmeda y fría hasta el día siguiente.
  • Las caravanas en las que hemos dormido son lo más cutre que he visto en mi vida. Mucho peor que muchos albergues del Camino de Santiago. Está claro que nadie ha intentado arreglarlas o ponerlas un poco más habitables. Colchones extra finos, manchas sospechosas por doquier, moscas muertas en sitios aleatorios, etc, etc, etc. Pero bueno, volveré a este tema más adelante.
IMG_20150307_100941655

Caravana por fuera

IMG_20150307_100858988

IMG_20150308_171429365

Mi caravana por dentro

A ver, que me desvío. Llegamos al sitio temprano, sacamos el equipo de la furgoneta y nos probamos los drysuits (he buscado como si dice eso en español y al parecer es traje seco. Suena fatal, así que voy a seguir llamándolos drysuits). Ya hice una entrada en su momento sobre el entrenamiento que hicimos en la piscina, ahí solo llevábamos el traje y debajo algo de ropa para que no rozase, pero esta vez hemos ido totalmente equipados. Va por capas: lo primero que te pones es la ropa interior y los calcetines, ni siquiera hace falta un traje de baño porque no se moja. Encima va algo de ropa ajustada; yo llevaba unos leggins, una camiseta interior y una de manga larga. Después va el undersuit, que no es otra cosa que un traje tipo pijama o chandal térmico pero impermeable por fuera y encima de esto va el drysuit que está hecho de un material que no deja pasar el agua, si no que calienta el aire que se queda entre tu cuerpo y este. Como el agua está tan fría hay que llevar, además, una capucha de neopreno para proteger del frío la cabeza y las orejas y unos guantes de neopreno. A eso sumarle el chaleco con el cilindro, las aletas, los cinturones de lastre (con sus tres o cuatro piezas de plomo) y la máscara. Más o menos te acabas viendo así:

IMG_20150308_122542592

Yo derrochando más sex appeal de lo normal

Es muy divertido porque es muy difícil moverse con todo eso encima, y te tienen que ayudar constantemente, porque no te puedes agachar bien, o abrochar las aletas o el chaleco, y si además está mojado de antes es aun más complicado ponérselo todo. Todo muy hilarante de ver. Además, el sitio estaba lleno de ocas que se paseaban tan campantes por ahí con sus patas naranjas y pegando graznidos.IMG_20150307_155130788 IMG_20150308_110836864

En cuanto lo tuvimos todo preparado, asignaron al primer grupo que se iba a sumergir y las parejas. Yo empecé con Mike que es uno de los mejores buceadores del equipo y además está un poco turulata, pero es muy buen instructor y se ve que sabe y entiende lo que hace. Para terminar el entrenamiento, hay que hacer cinco inmersiones y en cada una hay que hacer una serie de competencias (quitarse la máscara y limpiar el agua, qué hacer cuando tu compañero se queda sin aire o se queda inconsciente, etc.) El primer día yo hice 3 inmersiones, el resto de los Ocean Divers solo hizo 2, y yo en un principio no iba a hacer más, pero poco después de terminar mi segunda cuando ya estaba semi seca, envuelta en mi bufamanta y con una taza de chocolate caliente, uno de los instructores me preguntó si quería bajar una vez más y así me la quitaba de encima. Así que me deshice de los demonios de la pereza, me volví a poner el drysuit, y allá que fui.

En cuanto salimos del agua, nos cambiamos a ropa seca y lo recogimos todo. Para hacer un poco de tiempo tomamos una cerveza en el bar del centro y luego fuimos al pueblo a un súper a comprar cosas para por la noche y nos pasamos por un pub (por supuesto) a beber un poco más.  Si hay algo que puedes decir sobre los instructores de buceo es que beben, y beben mucho. Acabamos tomando un par de pintas y pedimos pizza que nos llevamos a las caravanas. y entre cervezas, pizzas, dos guitarras y un ukelele pasamos la noche.

Nos levantamos relativamente pronto, más bien, nos levantaron; a eso de las 9 entraron Barry y Mike en nuestra caravana pegando gritos y tirando de los sacos de dormir. Después de tomarnos café instantáneo bastante malo y un sandwich de bacon y huevo para curar la ligera resaca que teníamos algunos, volvimos a ponernos los trajes y en cuestión de minutos estábamos listos para volver al agua. Me tocó con Matt (el presidente del equipo) hacer la cuarta inmersión en la que hay que bajar hasta los 20 metros y hacer un CBL (Controlled Buoyant Lift). Es básicamente actuar en el caso de que tu compañero se quede inconsciente y llevarlo hasta la orilla/barco. Pero esa última parte no la pude hacer porque me perdí, más o menos. En un momento empecé a ascender y al bajar había perdido de vista a Matt, así que subí y vi su cabeza a dos metros de mi. Como no pude hacerlo, me tocaba hacerlo en otro momento y no quería hacer una tercera inmersión o que me quedase algo colgando por terminar. Hablé con Barry, mi instructor de teoría, y le pedí que por favor me dejase hacer el CBL con la última inmersión. Y menos mal que le pareció bien. La última le toca al estudiante planear y liderar una inmersión. Mirando las tablas hay que mirar el código de tejido para decidir la profundidad y cuanto tiempo puedes estar en esa profundidad, teniendo en cuanta que ya has hecho una (o las que sean) inmersiones ese día y el tiempo y la profundidad. Antes de entrar en el agua hay que hacer un buddy check para asegurarse que todo está en orden y luego tú eliges por donde moverte.

Unos quince minutos más tarde, salimos del agua y a mi me daban el título de Ocean Diver (aplausos). Me alegró TAAANTO haber podido hacer todas las inmersiones y quitármelas de encima porque no me haría ninguna gracia tener que volver. Además, el viaje que van a hacer en Semana Santa a la Isla de Mull en Escocia es muy caro (ejem, ejem?) así que no podría haberlo terminado ahí tampoco.

IMG_20150308_171333770Se puso a llover, recogimos todo tan rápido como pudimos. Húmedos y helados nos pusimos de camino a Nottingham, pero el camino que hubiese sido alrededor de una hora, acabó siendo de casi el doble por un atasco enorme. Pero llegamos, y dios lo bien que sienta una ducha caliente (no, nos duchamos en todo el fin de semana porque obviamente no había agua caliente y cualquiera se atreve), una buena taza de té, y envolverte en el edredón.

El próximo fin de semana es mi cumpleaños y hay planes interesantes planeados. Iré informando.

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s