Viviendo bajo el umbral de la pobreza

Por fin puedo publicar esta entrada. Lleva escrita desde que terminé el desafío de vivir con una libra al día y dormir en la calla durante 12 horas, pero no quería publicarla hasta que no terminase un vídeo en el que he estado trabajando estas semanas (seguid leyendo). Para empezar el desafío hablamos sobre la manera en lo íbamos a hacer; había gente que decidió comprar cinco libras en comida en un día y hubo otros que preferimos ir literalmente a libra por día. Pensaba que de esa manera iba a poder variar un poco más, pero creo que no ha sido la mejor idea que he tenido. El domingo, según salía de la estación de trenes de volver de mi finde en Norwich me pasé por el primer Tesco Express que vi (los normales ya estaban cerrados). No me dio tiempo a prepararme demasiado bien entre unas cosas y otra, pero tuve que apechugar. Así me fue:

Lunes (Tesco Express):

  • Manzana: £0,40
  • Baked beans (unas judías en salsa de tomate): £0,32 x 2
  • Total: £1,04

El primer día estaba muy emocionada, tenía ganas de empezar pero me dio mucha rabia no haber podido organizarme un poco mejor. Pero no me quedaba otra. Me pasé por cuatro peniques pero al final de la semana no llegué a las 5 libras. Desayuné una manzana, bueno, más bien a media mañana. Para comer, abrí una de las latas de judías y por la tarde fui a hacer la compra del martes. No me sentía más cansada ni con demasiada hambre así que estaba contenta. Para cenar me tomé una sopa de lata de las que había comprado esa misma tarde y lo digo de corazón, NUNCA os compréis sopa de lata. Está malísima. Con todas las letras.

Martes (Aldi)

  • Espaguetis en lata: £0,16
  • Sopa de champiñones en lata: £0,39
  • Pan de molde: £0,40
  • Bolsa de plástico: £0,03
  • Total: £0,98

No hay nada más triste que desayunar tostadas con espaguetis de lata, os lo digo de verdad. Además están malísimos. Son como unos aros de espagueti en una salsa de tomate enlatada. Pero bueno, al menos podía picotear con pan. Algunos empezaban a poner en el grupo que se encontraban cansados, pero yo la verdad es que no estaba demasiado mal. Lo único que estaba un poco harta de la poca variedad, y eso que solo llevaba dos días. Lo que sí hicimos todo fue llevar una botella de agua con nosotros a todas horas. Es una manera de semi-engañar al estómago. IMG-20150317-WA0000 Miércoles (Aldi)

  • Rice pudding: £0,15
  • Plátanos: £0,14 x2
  • Salsa de tomate: £0,39
  • Macarrones: £0,29
  • Total: £0,97

Este fue el día clave. El miércoles fue el punto crítico. Me sentía bastante cansada y no podía concentrarme bien en las clases.  Me sentía sucia y desagradable por la de cosas malas que debe de tener la comida en lata. Además echaba mucho de menos la cebolla y especias y en general las cosas que hacen que la comida esté rica. IMG_20150318_140820096

Por la tarde Wendy y yo fuimos a la sede de la BBC de Nottingham, y adivinad qué…¡Salí en la radio! ¡Y pronunciaron mi nombre bien! Estábamos hiper emocionadas. Al entrar nos ofrecieron café o té y muy a nuestro pesar tuvimos que declinar la invitación. La verdad es que estábamos tan nerviosas que por un rato se nos olvidó que teníamos hambre o que estábamos cansadas.  Podéis escuchar el programa aquí (a partir de 2:11:45). Para cenar me deleité con unos macarrones y salsa de lata y el rice pudding de postre.   10570495_10206552685120468_7013740334844290951_n IMG_20150318_144432586 Jueves y Viernes (Aldi)

  • Zanahorias en lata: £0,19
  • Ravioli en lata: £0,37
  • Fideos instantáneos: £0,18 x2
  • Rice pudding: £0,15
  • Patatas en lata: £0,15
  • Porridge: £0,39
  • Plátanos: £0,14 x2
  • Bolsa de plástico: £0,03
  • Total: £1,92

Total de la semana: £ 4,92 10394518_10206568574037681_634198329301764473_n Jueves

Otra vez mi energía estaba por los suelos. Por suerte no tenía clase y pude dormir hasta más o menos tarde. Desayuné una lata de porridge con agua. No entiendo el amor que profesan los ingleses al porridge este dichoso. Es como una papilla de alpiste. Para comer me preparé unos fideos instantáneos, que no están tan malos y vienen muy bien. Cené los raviolis, y una vez más os digo que nunca más. Me tome un plátano de postre. Sí, Alicia comiendo plátanos. No puedo con ellos, pero era la única fruta que me podía permitir.

Viernes

POR FIN. Dios, parecía que este día nunca iba a llegar. Me hice unos macarrones con las patatas y las zanahorias en lata. Sal. Echaba de menos la sal. Y me moría de ganas por un café. Ugh. No paraba de pensar en lo que haría en cuanto diesen las 12… ¿Pedir pizza? ¿Comida china? ¿Una botella de vino? Entonces Adri me avisó de que esta noche iba a salir con el resto de los Erasmus, y dije ¿por qué no?

Por la noche, estábamos todos en casa de una persona aleatoria e irrelevante, participando en los típicos juego de beber. Y yo ahí, en una esquina del sofa contando los minutos para que diesen las 12. Era como una mezcla entre mi cumpleaños y nochevieja. Cuando estaba el móvil en 23:59, toda la sala gritando hizo la cuenta atrás, y entre gritos de emoción y abrazos abrí la lata de la cerveza. Qué rica está.

Volví a casa a las 4, con un kebab y más feliz que una gaviota con una patata frita.

Sábado

Fue un día muy relajado. Sabía que esa noche iba a ser muy larga y quería estar lo más descansada posible. Entre unas cosas y otras eran casi las 4 y habíamos quedado en la Students Union a las 5 para grabar y asentar el campamento. Hice la mochila, metí unos leggings y un chándal, unos calcetines términos, un gorro, dos bufandas, guantes, un jersey fino, una sudadera, una manta, un cojín y el saco de dormir.

_DSC0007

10665691_10203708786345719_2944033437979965299_n 11081032_10203708787665752_6018823863817736662_n

_DSC0020

Empezamos muy bien, todos estábamos muy animados y con ganas.  La gente donaba y no hacia demasiado frío. Pero según pasaban las horas, las temperaturas bajaban y cada vez había menos gente. Sobre cajas de cartón y sacos de dormir nos acurrucamos todos. Poco a poco fue pasando el tiempo, y la gente que pasaba alrededor donaba y nos preguntaba que qué hacíamos ahí tirados. Además hacía muchísimo frío. Os recomiendo que veáis el vídeo para que os hagáis una idea. Empezamos a recoger cuando amaneció, sobre las 7 de la mañana y todavía había gente en la calle y conseguimos recaudar las últimas libras.

Esta semana, todo el equipo hemos aprendido mucho sobre la realidad de la vida de las personas que viven por debajo del umbral de pobreza, tanto en el Reino Unido como en el extranjero. La agotadora falta de comida y de dormir fuera nos ha enseñado mucho acerca de lo afortunados que somos, y nos ha hecho más entusiasmados que nunca para nuestro viaje a Sri Lanka. Después del tsunami, miles quedaron sin hogar, y esperamos que nuestras acciones hayan ayudado a aumentar la conciencia de la labor de Rosie May Foundation, y su compromiso a largo plazo en Sri Lanka.

Por favor, seguid donando y compartiendo. Cada libra ayuda, no os imagináis cuanto.

https://www.justgiving.com/trentteam2015/

Anuncios

3 comments

  1. Buena experiencia prima… Seguro preparando platos caseros se puede ahorrar más que de lata… Aunque nunca hice el estudio… Mucho animo con la recaudación, todavía tengo falta… Besos!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s