¡Gran Canaria!

¡Woah! ¿Cuánto tiempo hace que no escribo por aquí? Demasiado. Debería retomarlo, lo se. Pero siento que con las clases, el TFG y el trabajo no tengo tiempo… De todas formas, voy a intentarlo.

Bueno, y ahora os voy a contar como ha sido mi Semana Santa. Clara y yo decidimos irnos de viaje esta semana. Yo trabajaba los fines hasta hace nada y en verano mi plan (???) es trabajar y pensaba que solo iba a poder viajar esta semana. Durante un tiempo contemplamos Suiza; montañas, lagos y nuestro querido amigo Pablo. Sin embargo, más adelante nos apetecía mucho más a ir sitio playero. Después de leer muchos blogs y foros, nos decantamos por Gran Canaria. No pudimos haber decidido mejor.

En seguida estábamos en Skyscanner buscando los mejores vuelos. Para cuando compramos los billetes, yo seguía trabajando y no pensaba que a mediados de marzo se me iba a ir un poco la pinza e iba a decidir dejar el Vips, así que cogimos los vuelos de domingo noche a viernes por la mañana. Alquilamos un coche y reservamos una habitación en un pequeño albergue surfero (Little Surf House, ¡totalmente recomendable!) en Las Canteras, Las Palmas.

Nos plantamos en el aeropuerto de Las Palmas sobre medianoche y para nuestra enorme decepción, llovía. Mucho. De todas formas, no perdíamos la esperanza, porque sí, llovía, pero llovía en Gran Canaria. Recogimos el coche y después de buscarlo durante demasiado tiempo nos fuimos a Las Palmas. Llegamos muy tarde, así que nos metimos en la cama rápidamente.

Al día siguiente, hicimos el check in, y Rosa, la dueña del albergue nos recomendaba qué ver y qué hacer. Decidimos ir al sur, a Maspalomas, y ver las dunas y ya quedarnos un ratito en la playa. Nos quedamos alucinadas con las dunas, ¡eran enormes!

_DSC0275

Dunas de Maspalomas

_DSC0280

Dunas de Maspalomas

Pasamos todo el medio día en la playa intentando muy fuerte coger algo de color. Para comer, como no nos había dado tiempo a comprar nada, fuimos recorriendo la costa hasta que algo nos pareció relativamente apetecible, fuimos a Puerto Rico (no está mal, pero evitadlo si no os gusta el turismo para guiris). Por la tarde fuimos al puerto de Mogán, que es adorable y monísimo (aunque muy turístico). Volvimos por la noche al albergue, hicimos la compra, la cena y nos fuimos agotadas a dormir.

IMG-20160321-WA0048

_DSC0304

Puerto de Mogán

Al siguiente día madrugamos mucho ya que habíamos decidido emprender la aventura que es llegar a Güigüi (“Id a Güigüi” dijeron… “será divertido”, dijeron). ADVERTENCIA: a Güigüi hay que ir preparado. Y hay que prepararse y mentalizarse para varias cosas y nosotras no nos imaginábamos como iba a ser el camino. Para empezar, es una playa escondida y MUY POCO ACCESIBLE. Nos dijeron que había que conducir un rato por la montaña y luego una caminata de unas 3 horas (o coger un barco en no se donde, pero tenía tan malas críticas que ni nos lo planteamos). Hay que madrugar (salir de casa antes de las 8), y saber que hay que conducir por un puerto de montaña durante mucho tiempo, y hay una montaña con desprendimientos por un lado, y un acantilado enorme al otro, con un carril para ambos sentidos. Por suerte para mi, Clara en esas situaciones se pone muy nerviosa si no conduce ella, fue toda una valiente.

IMG-20160322-WA0013

La verdad es que el paisaje es espectacular. Parece el escenario de Jurassic Park. Íbamos conduciendo y Clara no paraba de decir “¡haz fotos! ¡¡haz fotos!!”

IMG-20160322-WA0017.jpgIMG-20160322-WA0011.jpg

Cuando por fin llegamos a la base después de lo que nos parecieron infinitas horas, empezamos a caminar. Nosotras, ilusas, que creíamos que iba a ser un paseo por los acantilados… Era una excursión por la montaña en toda regla. Así que, importante, llevar calzado adecuado porque además hay muchas piedras y rocas por las que tienes que ir medio “escalando”. Importante también, llevar agua y comida. Bueno, ahí íbamos nosotras, subiendo la montaña, por una parte maravillándonos, y por la otra pensando “joder, llevamos andando ya dos horas y aquí no se ve ninguna playa”. Entonces paramos, lo pensamos bien e hicimos un plan: eran cerca de las dos de la tarde, todavía nos quedaba una hora y pico (para ser sinceros, seguramente más al ritmo al que íbamos…), llegar a la playa, pasar x tiempo ahí y volver otras 3-4 horas de montaña más la carretera. Obviamente conducir de noche por ahí NO era una opción. Optamos por llegar hasta la cima, comer, y bajar. Nos dio mucha rabia, pero no nos daba tiempo por la luz. Por eso digo que lo planeéis bien para aprovechar bien la luz.

Una vez arriba, nos marcamos un Magdalena Experience, comimos disfrutando de las increíbles vistas y bajamos.

10633432_10209300911184402_6268547872194644087_o1919304_10207858930084281_229946982973600057_n_DSC041312799413_10207893742754576_4505838298635935054_n

Llegamos a nuestro querido cochecito, y condujimos a Agaete a tomarnos un merecido helado y relajarnos un rato. Fuimos al Dedo de Dios, y Clara se echaba un rato mientras yo me daba un refrescante chapuzón.

IMG_20160322_171521423

Dedo De Dios

Volvimos a Las Palmas. Nos adecentamos, y nos adentramos en Vegueta, la zona del centro de Las Palmas a tomarnos unas cervezas y unas papas arrugás.

Volvimos a madrugar desmesuradamente para ver el centro de la isla y Roque Nublo. Nuestra enorme decepción al ver que nada más llegar a Teror se puso a diluviar. Aparcamos, y decidimos qué hacer, ya que no teníamos paraguas y nos íbamos a empapar. Optamos por ir al sur y aprovechar el buen tiempo e ir por la tarde al centro de la isla. Nos decantamos por una playa de atractivo nombre; La Verga. Pero no vimos ninguna (para bien o para mal). Donde sí que vimos muchas fue en Maspalomas. Toda una sorpresa empezar a ver un montón de gente desnuda en una playa principal (fun fact inesperado).

IMG_20160323_122759529

De camino hacia la Playa de La Verga

IMG_20160323_122752831

El caso, la Playa de La Verga es semi privada (creo) y tiene arena importada de las Bahamas que no quema y vete tú a saber qué más. Es muy bonita; arena blanca y agua azul cielo, pero por otra parte tienes los hoteleros gigantescos que no son nada bonitos. Eso sí, sol y tiempazo asegurado (será por la arena de las Bahamas…).

IMG-20160323-WA0007

Cuando nos hartamos, miento, cuando me harté yo de playa y convencí a Clara de que nos fuésemos (3 horas de playa son demasiadas para mi pero no suficientes para ella…), nos sentamos en una terraza a tomarnos un zumo, y para Roque Nublo que nos fuimos.

Otra carretera chungui. Llevaba yo el coche tan tranquila, y de repente me doy cuenta de que estamos en una como la de Güigüi, pero sin el mar, claro. Intenté que no se me notasen los nervios mientras pensaba “Jesus take the wheel“. Por suerte, Clara también cayó de golpe donde estábamos y nos relevamos. Fiuuuuu.

IMG_20160323_182012151

IMG_20160323_175818847

La carretera

_DSC0425_DSC0428IMG-20160323-WA0013

Llegamos a Roque Nublo pasando por Tejeda pero sin verlo por que una vez más no nos daba tiempo. Bueno, de nuevo, venid preparados porque HACE MUCHO FRÍO. Y nosotras no llevábamos las capas suficientes. El viento, y lo alto que estás… Puede ser una excursión espectacular, pero teníamos que haberlo pensado mejor y venir mejor abrigadas.

IMG-20160323-WA0019_DSC0476

Volvimos al albergue y nos preparamos para conocer la vida nocturna de Las Palmas (spoiler alert: no nos impresionó).

En nuestro último día no pusimos alarmas y dormimos todo lo que quisimos. En un último intento (desesperado) de conseguir el moreno que tanto habíamos prometido traer de vuelta dimos un paseo por Las Canteras de ahí fuimos recorriendo la costa hasta Maspalomas.

IMG-20160325-WA0002

IMG_20160324_154201506

Playa Las Canteras

IMG_20160324_184447024

Bahía Feliz. Va en serio, es su nombre real.

IMG_20160324_194121102

Dunas de Maspalomas

IMG_20160324_202413208.jpg

Un poco desilusionadas por el poco sol que habíamos pillado ese día volvimos al albergue, nos adecentamos y fuimos a Vegueta a cenar fuera para darnos un pequeño homenaje.

Nuestro vuelo era a las 9, así que hubo que madrugar. En el camino al aeropuerto, con nuestro disco sonando a todo trapo nos dábamos cuenta de lo poco que nos apetecía volver. Esta isla tiene algo especial, tiene una magia que te atrapa. Hemos decidido que tenemos que volver. Es increíble lo mucho que cambia el paisaje de un sitio a otro ¡y el clima! Madrid, aunque sea grande, se nos hace pequeño, y esta isla tan pequeña nos ha ofrecido muchísimo.Volveremos, Gran Canaria.

Feliz vuelta de Semana Santa a todos ¡espero que lo hayáis pasado bien!

Anuncios

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s