El sur de Perú

En la última entrada os hablé sobre la mitad norte de este enorme país, hoy os vengo a contar sobre la sur. La más visitada sí, pero por una razón. Si contáis con un mes o menos de vacaciones, os recomiendo centraros solo en el sur; todo es más accesible, las distancias son más cortas y efectivamente, está Macchu Picchu.

  • Lima: La capital, y seguramente la ciudad menos interesante de todo Perú, pero es muy probable que voléis hasta aquí, así que ya que estáis ¿por qué no dedicarle unos días? Lo mejor que podéis hacer es explotar la oferta gastronómica. Se come muy, muy bien y hay mil opciones, pero a precio casi europeo. El barrio de Miraflores es donde ocurre todo, repleto de restaurantes, bares y discotecas coronado por el Parque Kennedy; un parque municipal ¡lleno de gatos!

Hay una playa, y un parque en el malecón que se llama Parque del Amor. En el faro, hay clases de yoga gratis casi todos los días, los domingos con música en directo. Por otro lado, el barrio de Barranco es otro mundo, parece que ya no estás en una ciudad. Sino en un sitio bohemio lleno de cafeterías, librerías y muy tranquilo. También hay distintas huacas (montañas sagradas) repartidas por la ciudad. El centro es algo más peligroso, y un poco lejos, lo mejor es hacer un Free Walking Tour.

  • Paracas: Un pequeño (enano) pueblo en la playa, pero de nuevo, si vais durante los meses de julio y agosto, hace bastante frío como para meterse en el agua. Se puede hacer un tour a las Islas Ballestas, pero están protegidas por lo que no se puede salir del barco. Lo mejor para explorar la Reserva Nacional es alquilar bicicletas y recorrerla a pedales. Es una pasada, y lo vais a disfrutar mucho más que si hacéis un tour en autobús. Se ven flamencos, pingüinos, y todo tipo de aves. Llevad la comida ya preparada, porque los tres restaurantes que hay, son carísimos.

Cerca está la localidad de Pisco, lugar que da nombre a la bebida nacional; pisco sour, pero los tours sobre el pisco se hacen un poco más al sur, en Ica.

IMG-20170807-WA0003

En la Reserva Nacional de Paracas

  • Ica y Huacachina: De Paracas a Ica, apenas hay un par de horas. No se bien como es Ica porque yo opté por ir directamente a Huacachina, un pequeño pueblo puramente turístico construido en un oasis a la entrada de un desierto inmenso. Y cuando digo desierto, me refiero a uno con enormes dunas de arena fina. Una noche es más que suficiente para que os de tiempo a coger un buggie y hacer sandboarding. Yo soy una cagueta y me dio muchísimo miedo, el coche va por las dunas y parece que estás en una montaña rusa, sobre todo si os sentáis atrás. Por la mañana, subid la duna grande que hay detrás del pueblo, cuesta pero es divertidísimo bajar corriendo (o rodando).

En Ica es dónde se hacen los tours del pisco. No os puedo ayudar porque no lo hice… pero hay montón de información una vez allí o incluso en Paracas.

  • Nasca: Unas líneas en la tierra con distintos dibujos que aparentemente nadie sabe de dónde han salido. Supuestamente, también encontraron una especie de ser con tres dedos y un cráneo muy grande y sin fisuras… Todo muy Cuarto Milenio.  Para ver bien las líneas, hay que contratar un vuelo, si no, las ves desde una torre pero no merece mucho la pena (eso dice la gente que lo ha hecho, pero no sé, yo no fui).
  • Arequipa: Seguramente, la ciudad del sur que más me ha gustado. El hogar de Vargas Llosa. Muy colonial, y llena de vida, pero con el ambiente de ciudad pequeña, a pesar de ser  la segunda ciudad más importante de Perú. Recomiendo pasar unos días relajados, explorando los rincones y paseando por sus recovecos. Visitad el museo de Juanita, una princesa inca que fue sacrificada y momificada y está casi intacta. Si os gustan los edificios religiosos, hay un convento que al parecer es precioso pero la entrada son 40 soles. Y si tenéis ánimos de caminar, el Cañón del Colca es obligatorio. Hacedlo en tres días en vez de dos para poder ir más relajados y poder disfrutar la segunda noche del lodge, que tiene piscina. Y hay que reponer fuerzas para la caminata del último día que es a las 5 de la mañana y todo cuesta arriba. Se caminan unas 3-4 horas al día y las vistas no dejan de impresionar ni un solo minuto.
  • Cusco: La capital imperial. Todo lo que hay que ver en la ciudad está en el centro. Toda esta zona a pesar de ser muy turística, no da para nada esa sensación. Por favor, id a comer a Green Point, seáis o no veganos, no he comido mejor en todo el viaje. Es algo caro, pero merece la pena. De nada.

Alrededor de Cusco también hay muchísimas cosas; id a pasar una noche o el día a Pisac, un pequeño pueblo en el Valle Sagrado, y haced ahí todas las compras de souvenirs. Todo el pueblo es un mercado de artesanías. Si queréis pasar la mañana no muy lejos, las salineras de Maras son una buena opción. Por cierto, hay un pasaje turístico que podéis comprar para todas las ruinas cerca de Cusco. No sé cuánto vale, pero merece la pena ya que individualmente son muy caras.

La montaña de siete colores es una pasada Hay  que madrugar mucho, hace mucho frío y te pasas la mayor parte del día en un autobús, pero en la vida había visto algo así. Llevad capas porque llegáis a los 5100m de altura. Esto es mejor ir en tour porque la carretera tiene tela y no creo que el transporte público llegue hasta allá.

IMG_5028

Montaña de siete colores a 5100msnm

IMG_5082

Salineras de Maras

Y por supuesto, el rey: Macchu Picchu. Si tenéis tiempo y os gusta el senderismo, haced un trek de varios días (el Salkantay es muy buena opción). Si no, hacedlo por libre ¡¡NO CONTRATEIS UN TOUR!! Sobretodo en esta época (la organización es terrible y pagáis de más). Yo lo hice pensando que conocería a gente y fue un caos absoluto. Si queréis, os cuento como hacerlo por libre, es muy fácil. Merece la pena, os ahorráis un dinero y podéis ir con tranquilidad.

  • Puno: La parte peruana del lago Titicaca (que no falte su coletilla: “el lago navegable más alto del mundo”). No tiene mucho, es sin más, una ciudad normal. Si podéis, pasad a Copacabana, el lado Boliviano (está a unas 3 horas), y si no, hay distintos tours a las islas flotantes. Yo hice uno de medio día a Uros, y meh, son unas islas artificiales hechas con totora, un junco que crece ahí, pero está todo muy escenificado. Parece un parque temático. No se como serán las Islas de Amantí y Taquile, pero en esas se puede pasar la noche por lo que serán más interesantes y son islas naturales.

Como veis, en el sur tampoco os vais a aburrir y es bueno dedicarle su tiempo. Pero creo que si solo tuviese dos o tres semanas, en Lima solo pasaría un par de días, otros dos en Paracas, uno en Huacahina, y el resto entre Arequipa y Cusco, y si sobra tiempo el Titicaca. En el sur, hay mucho más turismo, y es todo un poco más caro, pero sigue siendo barato. Por cierto, el 28 de julio es la fiesta de la independencia en Perú, y será más difícil encontrar alojamiento ¡planead con tiempo!

Espero que os sirva de ayuda!

IMG-20170715-WA0001

Yo siendo una topa en las dunas con Tequila, la perrita del hostal que no se despegaba de nosotros

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s