Nottingham

Depresión post-Erasmus ¿es real?

Bueno basta ya de intentar esconderlo. Hace ya dos semanas que volví a pasar bajo las puertas de la “excelencia” y retomé mis clases en la Carlos III. La primera clase me dio en la cabeza como un martillo cuando entró el profesor y se presentó en inglés con un fuerte acento andaluz diciendo algo así como “gud mornin. My name is Ignacio but yu can col mi Nacho. Welkom back to class”. Ya se me había olvidado lo que era estudiar una carrera en inglés con profesores españoles. Suspiré y me acomodé en mi asiento. Pasaron los días y me di cuenta de que me movía sistemáticamente, como un zombie. Sin ganas, ni entusiasmo. Me costaba dormir, y en consecuencia levantarme pronto. Iba a clase sin prestar atención, dormitaba mientras el profesor hablaba, bueno, más bien, me quedaba totalmente sopa allá donde aposentaba mi culo. Tras una serie de especificas pruebas, el diagnóstico no podía ser más claro: tenía Depresión post-Erasmus.

A estas alturas ya todos debéis saber que este curso pasado he estado de Erasmus en Nottingham, Reino Unido. Ahora miro atrás y pienso en las razones que me llevaron a elegir ese sitio y me dan ganas de darme un collejón que ni Sole de 7 vidas. Pero por suerte, ha sido un año que espero que se quedé en mi memoria durante muchos, muchos años.

Me remonto a octubre, pidiendo el Erasmus, entregando tantos papeles que sentía que estaba vendiendo mi alma al diablo, exámenes de inglés, y rezar a todas las deidades imaginables para que me diesen mi primera opción. Llegaba marzo y me daban Nottingham y no me lo podía creer. Ahí es cuando empieza lo bueno. (Aun más) papeles y más papeles, buscar piso o residencia, leerte mil foros por no poder controlar la emoción y las ganas de que llegase el momento, buscar un vuelo asequible y desistir en el intento. Y por fin llegaba a mi ciudad tras 6484826253 horas de viaje con una madre emocionada a mi lado que no dejó de sermonearme todo el fin de semana.

Recién instalada

Recién instalada

Recuerdo como si fuese ayer el día en el que mi madre y yo llegábamos a 219 de North Sherwood Street. Una pequeña casa adosada de lo más inglesa. Nos abrió Lucy, quien me enseñó toda la casa y hasta como funcionaba el horno, nos dio el teléfono de una empresa de taxis, el horario y la dirección del Asda más cercano. Y para allá que nos fuimos mi madre y yo a comprar un edredón y almohadas, para a medio camino darme cuenta de que se me habían olvidado las llaves y tener que pasar mi primera noche en un hotel aleatorio.

Y así empezaba mi año Erasmus. Un año en el que aprendí tantas cosas que creía que nunca podría ser más sabia que como lo fui entonces. Cosas como que se puede sobrevivir a base de fideos chinos, que el Tesco es muy caro y consecuentemente, que el Aldi no está tan mal, y su vino Baron St. Jean de £2 puede ser una opción de lo más viable, que compartir baño con otras tres chicas no es tan horrible como parecía que iba a ser y que en Inglaterra hay más acentos que kettles.

tumblr_mgo9tzavhV1s2xmmmo1_250

Los primeros días vas a todos los eventos para Erasmus que había (porque ofrecían comida gratis), y todo era un poco incómodo, pero a la vez te bañan en sonrisas. Te presentas a la gente e intentas entablar conversación, cosa que no siempre funciona. Al principio todo mola, es nuevo y brillante, y hasta la mismísima Inglaterra parece relucir, ni siquiera se echa de menos tu casa, con la comida de mamá, y que la ropa apareciese mágicamente limpia, planchada y doblada (bueno, eso puede que sí). Pero aprendes que ya nadie te va a regañar cuando tu cuarto está desordenado, y aun así te gusta más tenerlo ordenado, que los cacharros no se friegan solos y que si se te olvidaba sacar la basura podía dar paso a un par de días de encuentros incómodos y notas pasivo-agresivas en la casa.

Pero de repente sin haberte dado cuenta estás mirando vuelos para volver y páginas para mandar cajas. Y la última semana te das cuenta de que esto se acaba y sientes una especie de vacío que no sabes como arreglar. Porque es verdad, de Erasmus conoces a gente increíble, y te independizas (relativamente) y te lo pasas tan bien que no crees que puedas pasártelo igual nunca más. Yo sabía que iba a echar de menos a mis compañeras de piso y nuestras noches viendo X Factor, que iba a echar de menos poder ir andando a cualquier sitio, que todos viviésemos a 20 minutos (como máximo), los desayunos, las cenas en Wetherspoons y los viajes improvisados de un día. Iba a echar de menos la universidad y a algunos de los profesores  que he tenido que han sido brillantes (no, Adri, no hablo de Gail), y un largo etcétera. Y sí, echo de menos todo eso y ya han pasado cuatro meses desde que volví, pero estoy contenta de estar de vuelta. Se que nunca voy a volver a Nottingham, pero no lo necesito para ser feliz, porque los amigos que he hecho ahí van a estar conmigo, y la felicidad que da volver a casa no es comparable con nada.

En cuanto vi a mi madre en el aeropuerto corrí a sus brazos entre lágrimas, y el ver a tus amigos de siempre y comprobar que nada ha cambiado, y el tomarte una cerveza con su tapa no tiene precio (bueno, unos 2€). Solo hay que darse cuenta de que la experiencia es tan genial por su fugacidad, y que es la actitud lo que cuenta. Quien dice Erasmus dice cualquier otra experiencia parecida. Todas las vivencias son pequeñas lecciones que van contribuyendo a nuestro crecimiento personal. Se acaba una y se empieza otra. Y no por eso el estar en casa es menos emocionante, y hay que saber sacarle el máximo partido posible.

Así que ¿Depresión post-Erasmus? No, gracias.

CNV00002

Anuncios

¡He tenido visita!

Perdón, perdón, perdón por haber tardado tanto es escribir, pero ya estoy de vuelta con más ganas que nunca y esta semana os voy a contar como ha sido tener aquí en Nottingham a mi primera visita. Hace tanta ilusión que vengan a verte y se agradece mucho, sobre todo cuando Nottingham no está demasiado bien comunicado… Clara, a quien conocí en primero de bachillerato yendo a clases de francés extra escolares, llegaba a Nottingham el domingo a las 6 de la tarde. Yo estaba tan emocionada que después de llevar una semana viviendo con una libra de comida al día y el día anterior haber pasado 12 horas en la calle, no sentía para nada el cansancio. A ver, dormí y comí tranquilamente antes de que llegase. Pero allí me presenté en la estación de trenes de Nottingham a las seis menos diez esperando ansiosamente. Pasaba el tiempo y ahí no llegaba nadie, yo me ponía cada vez más nerviosa. No podía contactar con ella de ninguna manera y empezaba a pensar que igual se había perdido, o que había perdido el tren en el aeropuerto, cuando estaba pensando en darme una vuelta para ver si se había perdido por la estación, aparece delante de mi con una maleta casi más grande que ella diciendo “ay, que lo he conseguido ¡he llegado!” No me lo podía creer, y ella tampoco; nos fundimos en un abrazo de oso y pegamos gritos de emoción.

En el camino a casa me contó sus periplos odiseicos hasta llegar a Nottingham. Jope, que emocionante. Lo primero que quería hacer era comprar algo de cena, pero al ser domingo, y las seis de la tarde que eso aquí ya es bastante tarde, estaba todo cerrado. Así que cenamos unos macarrones que tenía en casa y nos pusimos al día con todo lo que había pasado desde navidades. Hicimos además un planning para la semana, teniendo en cuenta mis horas de clase, y por supuesto, las horas de siesta.

El lunes, técnicamente yo tenía que estar en la newsroom hasta las cuatro, pero es mentira. Fui a firmar y a estar un par de horas fingiendo parecer muy ocupada y a las 12 salí para encontrarme con Clara. Fuimos a Wired a tomarnos un delicioso chai latte, y como se moría de ganas de ir a Leicester para ver la escuela de Ingeniería por su arquitecto (Stirling), fuimos a pasar la tarde. La vimos por dentro y por fuera y de todos los ángulos posibles. Dimos una vuelta por el centro de la ciudad, en la que había mucho revuelo y mucha gente de luto porque habían encontrado los restos del rey Ricardo III y le habían enterrado el día anterior en la Catedral de Leicester. Leicester es enorme, y como tampoco teníamos un mapa, y estábamos bastante cansadas volvimos a Nottingham a cenar en casa.

IMG_20150323_133018024

Clara en Wired tomando un chai latte

11034373_10205389995162451_3849203695805013534_o

Clara en el tren

El martes tenía que ir a Clifton, pero pude volver relativamente pronto y fuimos a ver Wollaton Hall y el campus de la universidad de Nottingham, aprovechando que yo ya tenía el billete de autobús para todo el día. En el campus hay unas letras hollywoodienses de colores que pone NOTTINGHAM, así, en grande y parece que todo el mundo ha estado ahí menos yo, hasta ahora. Tardamos muchísimo en encontrar las dichosas letras pero lo conseguimos, y una vez en Wollaton, decidimos hacer el tour de la casa. Si alguien quiere hacerlo está bien y es muy interesante, ves cosas que no ves si vas gratis, pero no entendíamos demasiado bien a la guía porque tenía un humor inglés muy inglés. Nos decepcionó un poco que casi no mencionase a Batman, ya que ahí se rodó la última película, pero está bien y es entretenido.


IMG_20150324_130324191 IMG_20150324_130510972 IMG_20150324_130559305

Tuvimos muchísima suerte con el tiempo, hasta que llegamos a Wollaton Park que se puso a GRANIZAR. Sí, pasamos de unos 14 grados a 6 y granizo en cuestión de segundos. El tiempo de Inglaterra es TAN poco predecible… Por suerte justo cuando empezó nosotras ya estabas dentro de la casa pero aun así, como dejes que el tiempo te moleste no sales de casa.

10861113_10205408372421871_1880896281141240948_o

Salón principal de Wollaton ( Y donde se rodó El Caballero Oscuro)

11091001_10205408372621876_820852353975444129_o

Cuevas de Wollaton

Esa noche queríamos ir a cenar a Spanky Van Dykes (el mejor bar de Nottingham) para celebrar con retraso mi cumpleaños ya que yo estaba fuera y la semana siguiente no podía gastarme dinero, pero no pudimos llevar el plan a cabo porque estaba cerrado. Cuando llegamos había mucha gente en la puerta con cara de desconcierto porque nadie entendía como Spanky’s podía cerrar tan pronto. Al parecer habían tenido un mini fuego y habían cerrado por seguridad. Me dio tantísima rabia… Acabamos yendo Spoons que es un poco cutre pero barato.

El miércoles fuimos a ver el Castillo, pero solo lo vimos desde fuera porque la entrada es muy cara… la estatua de Robin Hood y Ye Olde Trip To Jerusalem (el pub más antiguo de Inglaterra), y luego fuimos al Lace Market y a Hockley, que es la zona más “alternativa” de compras. Nos encontramos allí con Alix que venía a pasar el día, y estuvimos cerca de 40 minutos en una sola tienda porque Clara no se decidía…  Fuimos a casa a comer unas fajitas a reponer fuerzas y por la noche nos preparamos para ir al Boiler Room, es un bar clandestino que por fuera parece un taller de calderas, pero no, tiene una puerta secreta. Lo único malo es que suele estar bastante lleno y ese día había una cola de más de media hora y no nos daba tiempo porque el karaoke empieza a las 11 y hay que apuntarse rápido. En el karaoke Clara y yo cantamos These Boots Are Made For Walking de Nancy Sinatra y Dancing Queen de Abba. No se quien cantaba peor. Fatal, de verdad. Sonábamos tan mal que era divertidisimo, y todo el mundo se unió a nosotras, y nos lo pasamos pipa. Hay pruebas de lo mal que cantamos pero se quedarán a salvo en mi poder.

El jueves con mucho dolor y esfuerzo nos levantamos a las 8:30 de la mañana para coger el autobús al Bosque de Sherwood. Sí, después de siete meses voy por fin al dichoso bosque en el que Robin Hood y Little John corrían por ahí robando a los ricos para dárselo a los pobres. Un par de días antes además, decidimos ver la peli de dibujos animados y no parábamos de cantar la dichosa canción del principio, la que canta el gallo con la guitarra. Vimos el Major Oak Tree, que ahí era donde se escondía, y la verdad, parecía el árbol en el que vivían Peter Pan y los niños perdidos.

_DSC0004

Major Oak Tree

_DSC0028

No se por qué, pero creo que después de tanta historia con Robin Hood, me esperaba el bosque de Sherwood mucho más “robinhoodiense”. Está bien para pasar el día con la familia de excursión, y ya. Un poco como las excursiones del cole. Pero aun así y a pesar del madrugón nos lo pasamos muy bien. Nos trajimos el picnic para ahorrarnos comer por ahí. Nos sentimos como si fuesemos Robin Hood y Little John corriendo por el bosque. Cuando llegamos a casa, después de una siesta, nos preparamos la cena con una botella de vino y escuchando en bucle Uptown Funk y Future Islands, motivándonos para ir a tomar algo por la noche que acabó en llegar a casa a las 4 de la mañana.

Por fin, después de una de las mañanas más estresantes de mi vida y un autobús perdido, el viernes casi a las 5 de la tarde llegamos a Londres. Sí, perdimos el autobús a Londres porque somos unas topas de remate. Pero lo pudimos arreglar a un precio razonable. Menos mal que ya empieza a anochecer más tarde y que el Tate no cierra hasta las 10 de la noche, porque hubiésemos perdido un día entero. Así que aprovechando que el albergue tenía cocina, hicimos una compra para el finde y así ahorrarnos comer fuera. Porque Londres es MUY, MUY caro. Aprovechando que el Tate cierra tarde, cogimos el metro y nos fuimos para allá hasta la hora que cerraron. Luego tuvimos que abortar la misión de ir a tomarnos algo al Soho porque somos unas topas de primera (de verdad que lo somos… y sin esforzarnos ni nada) y no lo encontramos, así que vagabundeamos por Covent Garden hasta casi medianoche para coger el último metro al albergue e irnos a la cama.

_DSC0039

11100367_10205408371141839_1178050983172038123_o

Tate Modern

11070831_10206651951322061_7313682906980915506_o

Tate Modern

1899661_10205408371741854_2150740284699252103_o

Covent Garden

DSC_0092

Por la mañana y con mucho esfuerzo, nos levantamos y mientras desayunábamos planeamos el día. Decidimos no hacer lo típico turista porque ya lo habíamos visto las dos, y preferíamos ver otras cosas. Aunque es verdad que empezamos con una de las principales atracciones turísticas de Londres… Portobello Road y Nottingh Hill. En nuestra defensa diré que ninguna había estado y el resto del día no lo fue tanto, además teníamos día y medio y no queríamos malgastar nada. Lo siguiente en la lista eran los Kensington Gardens y la Serpentine Gallery, después a la casa de John Soane, y finalizar el día con una cerveza en el Soho, porque esta vez estábamos decididas a encontrarlo. Llegamos a Portobello y en seguida nos perdimos en las calles llenas de cosas para comprar, entre tazas de té y cámaras analógicas y camisetas y bolsos, dimos una vuelta, observando las casas adosadas cada una de un color.  Estaba tentadísima de comprarlo todo, pero pude contenerme. Además estaba hasta arriba de gente así que íbamos muy pegaditas para no perdernos y hubiese sido muy incómodo tener que sacar monedero o ponerse a discutir para comprar algo.

Portobello Road Market

Portobello Road Market

Conseguimos escabullirnos entre la gente, y anduvimos por los Kensington Gardens para encontrar la Serpentine Gallery, que es una galería de arte contemporáneo, y además cada año seleccionan a un arquitecto quien diseña un pabellón, pero para nuestra mala suerte solo lo tienen en la temporada de verano (Mayo – Octubre). Con un poquito de desilusión, nos sentamos a comernos nuestros bocadillos de jamón y cogimos el metro para ir a la casa de Soane. No tengo fotos del museo porque solo dejan entrar a cierto número de personas a la vez y no dejan hacer fotos o el uso de dispositivos electrónicos. Además, antes de entrar tienes que meter el bolso en una bolsa de plástico. Nunca se me habría ocurrido a mi visitarlo, pero es totalmente recomendable y la entrada es gratis. Yo salí encantada. Está llena de obras de arte, de bustos y cuadros y esculturas y hasta un sarcófago. Y la manera en la que está construida es de lo más peculiar. Merece una visita. 

Plano casa Soane

Plano casa Soane

DSC_0162

Esperando en la cola de la Casa de Soane

Al salir fuimos a ver la sede de The Economist, que es del arquitecto favorito de Clara y no pillaba demasiado lejos. Hizo las respectivas fotos y como ya empezaba a anochecer fuimos a Picadilly Circus y al Soho a tomarnos una merecida y cara cerveza y a descansar las piernas. Lo encontramos (¡bien!).DSC_0221 DSC_0214Fuimos a cenar al albergue. Intentamos evitar de todas las maneras a un grupo de chilenos noruegos que se nos habían acoplado la noche anterior y querían salir con nosotras, pero al bajar a la cocina ahí estaban de nuevo. Por alguna razón no entendían el hecho de que fuésemos españolas y no nos gustase ni el fútbol ni el regetón. Nos preguntaban “pero entonces ¿qué hacéis?” “pues nos sentamos una en frente de la otra y nos miramos, así pasamos los días”… Intentaron convencernos una vez más, en vano, de que saliésemos de fiesta juntos a un sitio con “flow” para poder perrear hasta el suelo. La verdad es que eso no entraba en nuestros planes y muy cortésmente nos escaqueamos y cogimos el metro en dirección a Camden para celebrar nuestra última noche juntas.  Tenía un poco de miedo por lo caro que podía ser salir en Londres, pero no. O sea, sí. Pero mágicamente encontramos un sitio que no cobraba al entrar y que tenía ropero gratis. Y CON BUENA MÚSCIA. No se puede pedir más en la ciudad más cara de Reino Unido. Tuvimos la (buena/mala) suerte de que justo esa noche coincidía con el cambio de hora, así que en vez de cerrar a las 3 que es lo normal, cerró a las 4. No llegamos al albergue hasta pasadas las 5 por un problema de comunicación y de no encontrar la parada del autobús. El checkout del albergue era a las 10 de la mañana. No se como, pero lo conseguimos, nos levantamos y pudimos con el resto del día.

Por la mañana como teníamos un poco de tiempo hasta que saliesen nuestros autobuses, fuimos al British Museum. No nos dio tiempo a ver mucho, pero es algo que tengo pendiente para la próxima vez que vaya a Londres. Era el último día y llovía y hacía bastante frío. Habíamos tenido tan buen tiempo todo el fin de semana que ya se me había olvidado lo que era la lluvia y el frío…DSC_0234 10284793_10206641432059086_5069383104087134041_o

Volvimos corriendo al albergue a por las maletas y corrimos a la estación, porque se nos había ido el tiempo de las manos (ups…), y esta vez no podíamos perder el autobús, sobre todo Clara. En la estación de autobuses nos fundimos en otro abrazo amoroso. Se me hizo muy triste que se fuese. Me ha hecho muchísima ilusión tener a Clara aquí en Nottingham y haber ido a Londres. Nos lo hemos pasado genial. Hace mucha ilusión que vengan a visitarte cuando estás en otro país, y se que Nottingham no está demasiado bien comunicado así que lo agradezco muchísimo, me repito, pero es verdad.

Y bueno, de todas formas, en dos meses estoy de vuelta lo que me produce un sentimiento agridulce. Estoy tan bien aquí y voy a echar tanto de menos a la gente… pero también echo mucho de menos a la gente de España… Bueno, no me voy a poner melancólica ahora, que todavía me queda un poquito aquí. Además, dentro de poco tengo más visita… 😀

¡Muchos besos!


¡Nieve!

Ya está. Solo quería hacer una entrada porque el otro día nevó muchísimo y estaba todo precioso. No paraba de nevar y caían copos enormes y estuvo así casi todo el día, y al día siguiente seguía estando el suelo blanco. Yo estaba muy emocionada a pesar del frío.  Tenía un examen al día siguiente, pero en cuanto vi esto por la ventana tuve que salir fuera a TOCAR y JUGAR con la nieve y por supuesto hacer fotos. Espero que os gusten tanto como a mi me gustó la nieve.

IMG_20150129_124447265

Vistas desde mi ventana

IMG_20150129_125057610

Arboretum Park

IMG_20150129_125103576 IMG_20150129_125335102 IMG_20150129_125348525 IMG_20150129_125415180 IMG_20150129_125432407 IMG_20150129_155603841 IMG_20150130_083251194 IMG_20150130_093513295

Winter Wonderland

Fotos del mercado de Navidad de Nottingham

_DSC0113 _DSC0114 _DSC0116 _DSC0117
_DSC0127

_DSC0133 _DSC0129

Ya es Navidad… en Nottingham

Efectivamente. Y hoy ya estamos a dos de Diciembre, pero aquí el espíritu navideño llegó el 20 de Noviembre. He querido escribir sobre esto antes pero desde el jueves pasado he estado muy liada con proyectos de clase (sí, voy a clase). Pero ya por fin he entregado lo que tenía que hacer y puedo relajarme escribiendo esta entrada.

Winter Wonderland

El jueves pasado fuimos a ver Sinsajo, y al día siguiente fue el Christmas lights switch on y la apertura del Christmas Market y el Winter Wonderland que lo ponen todo en Old Market Square. Quedamos los Erasmus a las 6:15 de la tarde en Primark para ver lo de las luces. Estaba hasta arriba de gente y apenas podíamos movernos. Estábamos en uno de los lados del City Hall y queríamos movernos a la parte de delante para verlo mejor, pero tuvimos que abortar la misión, porque además enseguida empezaron los fuegos artificiales. Fueron mucho más bonitos que los de la bonfire night, porque además lo hacían desde el tejado del edificio, y verlo así en medio de la ciudad con todo el mercado de navidad montado lo hacía aun mejor.

20141121182630459

Cuando se acabaron, encendieron las luces,pero no pudimos ver mucho por la cantidad de gente que había. Nos las apañamos para movernos hacia delante (y encontrar a Adri, que por supuesto llegaba tarde, una vez más, Miguel y Albert), muchos se fueron porque no querían quedarse más tiempo ahí. No les culpo, era muy agobiante. Nos quedamos Adri, Albert, Miguel y yo y estuvimos deambulando un rato por el Christmas Market. Es un poco como el de la Plaza Mayor de Madrid; casetas que venden cosas de invierno y navideñas, muchísimos puestos de comida, de chocolate caliente, y de mulled wine. ¡Incluso hay una pista de patinaje sobre hielo en el centro de la plaza!

Adri, Albert, Miquel y yo disfrutando del espíritu navideño y pelándonos de frío

Adri, Albert, Miquel y yo disfrutando del espíritu navideño y pelándonos de frío

No estuvimos mucho tiempo porque hacía muchísimo frío (¡¡-2º!!), pero Albert y yo nos moríamos de ganas de probar el mulled wine. Es vino caliente especiado y lo recordaba riquísimo y que sentaba muy bien al cuerpo. Yo lo había probado en Londres y el año pasado cuando vine en Diciembre a Nottingham, pero quería volverlo a tomar. Tristemente, nos decepcionó a los dos…

Os dejo unas fotos de Old Market Square en pleno apogeo navideño:

20141121181641506

20141121190146227 20141121185014928 20141121184944790

Ese día además era el cumpleaños de Bea, así que le hicimos una especie de fiesta sorpresa. Más o menos. Porque el plan de salir era el de siempre; beber en Mansion Studios y luego salir. Así que ella ya sabía que íbamos a estar todos en Mansions. Pero había globos, comida y tarta. Una enorme tarta de chocolate.

1390470_10205305067209851_5856130382590192912_n

Fiesta de Fine Arts

El martes, Albert y Miquel me invitaron a una fiesta de Fine Arts para recaudar fondos. Un poco como a la que fui con Paula de Textile. Vinieron a mi casa para beber algo antes de ir, y sobre las once y media fuimos al local. Se llama The Bodega (y olé), y está justo en frente del Nirvana (ahí fue la Spanish Party). Dentro me presentaron a todos y de verdad, ahora puedo confirmar que los de Bellas Artes están de la olla. No hace falta añadir más.

Vista express a Lincoln

El miércoles por la tarde, aprovechando que los jueves no empiezo hasta las 2 y la oportunidad de pasar allí la noche, me subí en un tren con dirección a Lincoln ¿Por qué? ¿Por qué no? Lincoln está a más o menos una hora y diez libras en tren. Pero tengo una muy buena razón para desplazarme hasta allí. Cuando llegué, Alix me estaba esperando en la estación. Dejamos el coche en un aparcamiento y fuimos dando un paseo por el centro. Eran las seis y media de la tarde y ya era noche cerrada, unos 3 grados de temperatura y tanta niebla que apenas se veía nada.

Dimos una vuelta, rodeando la inmensa catedral. Lincoln ni siquiera es considerado una ciudad, es una town, pero tiene una de las catedrales más impresionantes que he visto en mi vida, y ni siquiera la vimos por dentro. Es una de las más grandes de Inglaterra, y una de las más reconocidas del gótico inglés. Fue ahí donde rodaron parte de El Código Da Vinci. Seguimos andando por las adorables calles del centro, con sus casas pequeñas, y su suelo de piedra. Parecía que estaba anclado en el siglo XIX.

20141126184435393

Catedral de Lincoln

20141126184900062

Fachada de la Catedral

Fuimos a cenar a Gino’s que no tiene nada que ver con el Gino’s de España, pero nos decepcionó un poco. Para compensar fuimos a un pub a tomarnos algo para luego ir en coche a The Five Bells, un pub en el que solía trabajar a los dieciocho, y nos tomamos una copa de mulled wine, y este estaba mucho mejor que el del Christmas Market de Nottingham.

Dry suit training, cumpleaños de Crystal y Paula y Christmas dinner

El sábado tuvimos otro diving training. Lo que significaba levantarse a las 7. Con la furgoneta cargada, y todos presentes nos pusimos en marcha en dirección a Roho. Se tarda unas dos horas, pero me dormí todo el camino. Al llegar, después de descargar la furgoneta y llevar todo el equipo dentro de la piscina nos probamos los dry suits. Son muy diferentes a los wet suits a los que estaba acostumbrada. El wet suit es un traje de neopreno normal, deja pasar algo de agua y la mantiene caliente dentro. Sin embargo los dry suits no dejan pasar el agua, si no que calientan el aire que queda entre la piel y el traje.  Básicamente son algo así:

10696396_10152894888894808_4266479380907598898_n

Son la cosa más incómoda que me he puesto nunca. Nos los tuvimos que probar en la tienda por encima de la ropa para ver si nos iban bien de talla (foto), lo que fue bastante cómico y complicado. Los trajes son tan tiesos que casi se mantienen ellos solos de pie, además tienen botas incluidas como parte del traje. Parecíamos como oompa-loompas protegiéndonos de enfermedades infecciosas.

Son de un material muy duro e incómodo que reduce la movilidad, yo creo, que un 80%, lo que hace que sea muy difícil andar en ellos. Las mangas y en el cuello son de una tela elástica, como de globo para que no entre el agua, pero que aprieta sin temor hasta dejarte morado. Yo sentía que la cabeza me palpitaba y seguramente  ahora sea ligeramente más grande…

Una vez que ya teníamos nuestros trajes, fuimos a la piscina a cambiarnos, montar los chalecos con los cilindros y empezar. Por supuesto nos tiraron a todos al agua cuando estábamos partiéndonos de risa por las pintas que tuvimos. En el agua hicimos un par de largos para ver como nos las apañábamos. Es muy, muy incómodo nadar cuando apenas puedes levantar los brazos o mover la cabeza, además hacía muchísimo calor.

Todo el training fue un poco repetir lo que hicimos la primera vez, pero ahora con los trajes. También hicimos cosas nuevas, como saltar al agua de espaldas rodando cual croqueta, o como poner aire en el traje y como sacarlo, qué hacer en caso de que nuestro compañero (siempre se bucea con un compañero, por si acaso) tenga problemas, etc.

10448242_10152894888949808_6192533209992364729_n

Susie, yo, George y Hannah a punto de empezar a nadar

Entre unos y otros, fuimos yendo a la tienda de al lado a comer sandwiches de salchichas y huevo y cuando ya todos habíamos acabado a eso de las 4 y cargamos la furgoneta, fuimos a un pub que estaba cerca y cenamos. Yo me pedí una lamb pie with Irish gravy o algo así. Era como una tarta de hojaldre y cordero estofado con una salsa hecha con algún tipo de cerveza irlandesa, puré de patatas, guisantes y zanahorias. INCREÍBLE. Fue como comerse un pedazo de cielo, porque seguramente el cielo sepa a todo eso.

Una vez más, en el camino de vuelta me dormí como un ceporro, y no me desperté hasta que llegamos a la universidad y nos tocaba descargar la furgoneta y guardar todo el equipo. No os imagináis lo que pesan los cilindros… Llegué a casa sobre las 20:30 y ya había gente en el salón.

El lunes había sido el cumpleaños de Crystal y el martes siguiente era el de Paula, así que ese sábado habían invitado a gente a casa. Me dio tiempo a ducharme y adecentarme un poco pero en apenas media hora la casa se llenó de gente que no tenía ni idea de dónde habían salido. Se presento todo el equipo de buceo, incluyendo a los monitores, que, no exagero, pero seguramente ronden los 60. Vino un tal Seb que era de Colombia, y Psycho Jaz y su novio Tank, que era más raro que un perro verde. Y Psycho Jaz, que la llamamos así porque estaba como una cabra, y no paraba de quejarse del novio y de lo mal que se estaba portando. El plan inicial era llegar a Rock City antes de las 11 porque era gratis (el antes de las 11 de aquí es el antes de la 1 con lista de Madrid), pero no salimos de casa hasta pasadas las doce, y por consecuente tuvimos que pagar 6 dolorosas libras.

No se ni como llegamos a casa todas sanas y salvas. Dentro del local, todo el mundo desaparecía y aparecía de la manera más aleatoria, menos Lucy y yo que estuvimos juntas toda la noche. Crystal se las ingenió para perder el móvil, y unas chicas que lo encontraron en el baño se hicieron una selfie, y colgaron en Facebook e Instagram la foto titulada “te has dejado el móvil en el baño”. Crystal le pidió el móvil a Seb y se llamo a si misma, las chicas respondieron diciéndole que ellas tenían su móvil en el baño, pero para cuando fue al baño ellas ya no estaban. Sin embargo, Crystal estuvo toda la noche pensando que había vuelto a perder el móvil (jajajjajajajajaja….). Llegamos a casa sobre las 4, y nos quedamos en 20141130161307969el salón un rato hasta que nos fuimos a la cama.

Por la mañana cuando nos levantamos, nos pusimos en plan amas de casa, y limpiamos toda la casa. Paula tiraba todo a la basura, Lucy limpiaba el suelo y las mesas y yo la cocina y los platos. Cuando terminamos sobre las 12, Paula se puso manos a la obra en la cocina para preparar la “cena” de Navidad (lo pongo entre comillas porque “cenamos” a las 4 de la tarde), Lucy se puso a pelar patatas y cortar zanahorias y yo salí en busca de decoraciones navideñas y ultimar la compra de la cena. Cuando volví, nos acurrucamos las cuatro con Psycho Jaz y Tank, y Adam y Ellie (novio de Paula y una amiga de Lucy que vino la noche anterior) para ver Bambi, y cuando se acabó pusimos Hércules. Mientras metimos el pollo en el horno y lo dejábamos todo preparado. Todavía en pijama, pusimos Enredados y cuando se acabó la cena estaba lista y la vimos mientras veíamos Brave, Indomable.

Hicimos muchísima comida, y todavía hay restos en la nevera. Aparte del pollo relleno asado, había partsnips y zanahorias, Yorkshire puddings, patatas asadas, puré de patatas, salchichas cubiertas en bacon, remolacha, gravy y salsa de arándanos. Para el postre, helado de vainilla con mince pies y candy canes vimos Monstruos S.A. Fue la mejor resaca de mi vida. No se puede pasar un día de resaca mejor, no se puede. Fantástico ¿Para cuándo el siguiente?

Noche en la biblioteca

Como puede que ya sepáis, Adri y yo estamos juntos en News Production and Studio Skills, y para ser sinceros, en esa clase estamos más perdidos que un pingüino en un garaje y que un hijo de puta en el día del padre (con perdón). Solemos llegar tarde porque nunca nos enteramos de dónde son los seminarios o las clases con los técnicos y ademas, nunca nos enteramos de lo que hay que hacer y tenemos que ir preguntando como limosneros. El martes, dos de diciembre (hoy, bueno, no ya no, porque ya estamos a jueves, cuatro de diciembre), teníamos que entregar el Final Assesment, y una vez más no sabíamos muy bien de qué iba.

El mismo lunes nos enteramos de que había que hacer muchas más cosas de las que pensábamos en un primer lugar, pero no podíamos escaquearnos de clase, porque era una práctica que duraba desde las diez de la mañana hasta las 5 de la tarde. Estuvo bastante chula, Gail (la profesora) trajo a clase a un Detective Jefe quien nos dio una rueda de prensa sobre un caso, teníamos que hacerle preguntas y grabarlo todo a la vez que tomar notas, e intentar sacar lo máximo posible y luego pelearnos por una entrevista personal con el para tener la mejor historia. Luego, en la news room, tuvimos que escribir un artículo con todo lo que sabíamos, poniendo fotos y piezas de audio o vídeo. Una hora más tarde, tuvimos otra rueda de prensa en la que nos daban más datos de la historia, así que volver a la news room y reescribir la historia, y así. Entre medias tuvimos un rato para comer, y en ese rato me dio tiempo a perder la mochila con el ordenador dentro, encontrarla, comer, darme cuenta de que no tenía el móvil encima, encontrarlo, y derramar el café que me acababa de pedir en toda la barra de la cafetería. Signos clave para darte cuenta de que ese no es tu día.

Total, para cuando acabamos eran casi las cinco y teníamos hasta las dos de la tarde del día siguiente para terminar el trabajo final. Pero los dos teníamos clase en Clifton al día siguiente. No se como, pero entre delirios, cafés, patatas fritas y magdalenas del Tesco lo acabamos a las 5:30 de la mañana. Con los ojos pegados, me levanté dos horas más tarde y me arrastré a Clifton. Cuando llegué a casa después de entregar el trabajo, me pasé todo el día dormitando incapaz de hacer nada con mi cuerpo.

Desde el martes me lo he tomado todo con filosofía y mucha calma. El propio martes fuimos las de casa a tomar algo a un pub cerca de casa por el cumpleaños de Paula y el miércoles, la última noche de Ocean de temática navideña fue la primera vez que he montado en ambulancia… Pero eso es otra historia.

Pido disculpas por el hecho de que todas mis entradas del blog parezca que las haya escrito Macaco por todo el Spanglish que meto, pero no lo puedo evitar (sorry… not sorry).

Turismo en Nottingham

Después de casi dos meses viviendo aquí, creo que ya es hora de que os enseñe cómo es Nottingham, así que aquí os dejo con algunas fotos de esta intrigante ciudad:

IMG-20141004-WA0006

“Ye Olde Trip To Jerusalem”, el pub más antiguo de Inglaterra

Este es el pub más antiguo de Inglaterra. Aunque en realidad el puesto se lo rifan entre varios, así que digamos que al menos, es el más antiguo de Nottingham y seguramente de Nottinghamshire. Está cerca del Nottingham Castle, pegado a una roca que hace de parte de la muralla del castillo. Por lo que dentro da la sensación de estar en una cueva. Es algo caro para comer, pero merece la pena tomarse una pinta.

_DSC0074

IMG-20141004-WA0010

Robin Hood

Por supuesto no puede faltar el héroe de la historia; Robin Hood. El valiente ladrón que robaba a los ricos para ayudar a los pobres tiene su propia estatua cerca del castillo del sheriff de Nottingham (quien no tiene ninguna estatua).

20141113152950142

Old Market Square

IMG-20141004-WA0015

20140928170042853

City Hall

Bajando por esta misma calle, se puede ver al fondo Old Market Square. Es la plaza principal de la ciudad, y en la cual se encuentra el edificio del City Hall. Se organizan todo tipo de eventos y ferias. El 21 de Noviembre empieza el Christmas market, y hasta ponen una pista de hielo para patinar al aire libre.

20141113151819433

20141113152340016

Arboretum park

El Arboretum park es el más cercano al centro de la ciudad y además el más antiguo de la misma y yo tengo la suerte de vivir literalmente al lado. Literalmente. Una de las entradas al parque está un par de casas más abajo. Es ganador de un premio que se da a parques y espacios verdes en el Reino Unido; el Green Flag Award. Al parecer tiene cerca de 800 árboles y muchos son del siglo XIX. Cuando llegué en Septiembre estaba precioso, aun en verano, con la luz del sol. En una zona del parque tienen un lago y unos loros. Ahora en otoño está aun más bonito, con las hojas en el suelo, y el color típico de otoño. Lo único malo es que cierra cuando oscurece. Cuando vine cerraba a las 19:30, ahora cierra a las 16:30.

_DSC0065

Jardines del Nottingham Castle

_DSC0071

Jardines del Nottingham Castle

_DSC0069

_DSC0067

El Nottingham Castle está en lo que se conoce como Castle Rock; la roca gigante sobre el que está construido. Se construyó en 1067 por Guillermo el Conquistador para ser derruido en 1649 y reconstruido por el Duque de Newcastle. Ahora se usa como museo y galerías de arte, además de los muchos eventos sobre Robin Hood que se organizan dentro, es una pena que apenas se conserve nada del castillo original.

_DSC0084

Pitcher and Piano

_DSC0080

Pitcher and Piano es un pub. Pero no es un pub cualquiera, y puede que lo adivinéis por las fotos. Es una antigua iglesia unitaria que han reformado y ahora es un maravilloso pub. Cuando vine en verano (las fotos son de entonces) me pareció un sitio increíble. Sin embargo cuando he vuelto ahora lo habían vuelto a reformar, y sigue siendo muy chulo, pero antes daba más la sensación de estar en una iglesia tomándote una cerveza que en una iglesia transformada en pub. Ahora tiene un aire más vintage…  Aun así, totalmente recomendable.

20141108161252432

Mi humilde morada, desde atrás

Y last but not least (ish); mi casa. Vista trasera. Es el chorizito que está justo en medio. Las dos ventanas de en medio son los baños y la de arriba horizontal, mi habitación. Desde la cual tengo unas vistas más o menos así:

20141108162603905

La puesta de sol desde mi ventana es preciosa, y ojalá el móvil la capturase bien, porque los colores y las nubes son increíbles.

Tristemente no tengo más fotos de la ciudad, pero habrá más (y mejor). Por supuesto, hay mucho más en Nottingham que lo que hay en esta entrada, pero así puede que os hagáis una pequeña idea.

Besos y amor a todos los que me leéis 🙂

Bonfire night

 Remember, remember!
The fifth of November,
The Gunpowder treason and plot;
I know of no reason
Why the Gunpowder treason
Should ever be forgot!
Guy Fawkes and his companions
Did the scheme contrive,
To blow the King and Parliament
All up alive.
Threescore barrels, laid below,
To prove old England’s overthrow.
But, by God’s providence, him they catch,
With a dark lantern, lighting a match!
A stick and a stake
For King James’s sake!
If you won’t give me one,
I’ll take two,
The better for me,
And the worse for you.
A rope, a rope, to hang the Pope,
A penn’orth of cheese to choke him,
A pint of beer to wash it down,
And a jolly good fire to burn him.
Holloa, boys! holloa, boys! make the bells ring!
Holloa, boys! holloa boys! God save the King!
Hip, hip, hooor-r-r-ray!

5 de Noviembre en Reino Unido… una fecha que no pasa desapercibida. En 1605 Guy Fawkes trató de volar el parlamento en Londres… pero fracasó. Hoy cada cinco de Noviembre celebran ese fracaso. Una noche conocida como Guy Fawkes night, o Bonfire night, en la que hay una hoguera enorme y fuegos artificiales.

En Nottingham se hacen en el Forest Recreation Ground, el mismo sitio donde se hizo la Goose Fair, y más o menos viene a ser lo mismo. Había atracciones, puestos de comida, y gente, muchísima gente. Quedamos todos para ir juntos en el Tk Maxx a las 7:30, pero no nos movilizamos hasta casi las 8. Una vez allí dimos una vuelta, e intentamos buscar un sitio desde donde poder los fuegos artificiales. Empezaron a  las 9 de la noche y en seguida el cielo se lleno de colores y de los sonidos de los cohetes. Fueron muy bonitos, pero no duró mucho. Tuvimos la mala suerte, además que la música de las atracciones seguía sonando igual de estridente, y le quitaba bastante magia… Por supuesto, no hace falta decir que los fuegos de La Velilla no tenían nada que envidiarles.

Cuando se acabaron nos las ingeniamos para salir del recinto sin perdernos en la multitud. Fuimos a The Rescue Rooms, un bar cerca de la universidad para una noche de karaoke. De alguna forma acabé cantando Let it go de la película Frozen y Counting Stars de One Republic. Por suerte, no hay ningún vídeo o prueba de ello, porque aunque yo creyese que sonaba muy bien, seguramente todo era efecto de la noche y la cerveza.

Me despido con Let it go de Frozen para que la cantéis conmigo en la distancia

Halloween y Diving!

Por fin llegó el día que tanto estaba esperando; Halloween. Ese día en el que en España, los que no les gusta disfrazarse se quejan de por qué celebramos una fiesta americana. La palabra Halloween viene de “All Hallow’s Eve” (Víspera de todos los santos) y es de origen celta, según Wikipedia (esa gran fuente de información de total confianza…). Bueno, que llevaba esperando este día desde hacía mucho tiempo (¿desde el del año pasado…?). Por supuesto, aquí se celebra a lo grande y eso que en Madrid cada vez hacen más cosas y más gente participa. Pero aquí Halloween no se queda en solo un día, si no que dura toda la semana. De hecho, durante unas tres semanas todas las tiendas tipo Primark, Poundland, Tesco, Claire’s… están hasta arriba con cosas del tema. Cada día de la semana hay algún evento relacionado.

El miércoles, el tema de Sub Aqua era por supuesto, Halloween. Tenía mi buen disfraz reservado para el viernes, para la International Party, así que el miércoles improvisé un poco con lo que tenía para no gastarme más dinero, y fui de escalofriante cebra. Sí. Aunque en la foto puede que no se aprecie porque llevo orejas de gato (no tenía de cebra…) y no supe hacerme las líneas en la cara, pero dio el pego (más o menos…). Como cada miércoles, hicimos el ritual de predrink (el en España conocido como “copas” o “botellón” pero en una casa), y luego el bar crawl, que siempre es la Students Union, Bla Bla Bar, Cucamara y Ocean. Lo curioso es que como empiezan a las seis y media/siete para cuando llegas a Ocean a las once, ya estás cansado, y a la una de la mañana/dos como tardísimo te quieres ir a casa, por lo menos eso me pasa a mi, CADA semana. Así que aunque haya salido el día anterior, el jueves estoy fresca para ir a clase (agradeciendo que los jueves entro a las dos de la tarde).

1016450_10152827604104808_4389942793271288837_n

Yasmeen (Social Sec), Katie (Vice President) y yo  vestida de cebra con mis orejas de gato

El viernes era el gran día; la International Party. Mi elección de este año ha sido Medusa (no el bicho de mar, aunque sea más gracioso imaginarme vestida así, sino la Medusa de Perseo que convertía a la gente en piedra). Gracias a los tutoriales de YouTube de Kayley Melissa, y precisamente buscando en su lista de reproducción de tutoriales de Halloween, encontré uno para hacer un peinado tipo Medusa con trenzas y serpientes de plástico. Me puse manos a la obra a eso de las cinco. Con el pelo sin lavar, me lo ricé con las tenacillas para darle más volumen, y de alguna manera y después de mil intentos, conseguí hacerme algo que no me disgustaba. Llevaba cuatro trenzas alrededor de la cabeza, y entre ellas serpientes de plástico. Me maquillé con la cara pálida, pero mucha sombra en los ojos, ya que eso es lo importante. Me compré unas lentillas de 8 horas, y unas pestañas postizas azules. Luego, con un guante de rejilla y pintura verde, me hice lo que intenté que fuesen escamas. Y voilà! Total look de Medusa.

Hicimos el predrinking en Mansion Studios, y sobre las doce fuimos a la Students Union. Pero no contábamos con una cola que daba la vuelta ¿¿POR QUÉ?? En la última International Party no había ni la mitad de gente… Pero no nos quedó otra que resignarnos y esperar, total, ya habíamos pagado la entrada.

10750207_1511667492413719_3574605438262698649_o

20141031222312678

Me fui como a las 2:30 porque tenía que madrugar por la mañana, pero al llegar a casa, fuera estaban mis vecinos, a los que aun no había visto nunca, y me quedé hablando con ellos un buen rato. Al final no me fui a la cama hasta las cuatro, y cuando sonó el despertador a las 7 de la mañana solo quería llorar (ja ja…).

El sábado teníamos el primer diving training, y nos íbamos a una piscina cerca de Leeds. Salíamos a las 7:30.Aunque luego en realidad no salimos hasta las ocho y pico pues tuvimos que meter todo el material en la furgoneta y esperar a la gente… Llegamos a Roho sobre las 10, y tardamos otro buen rato en sacar todo del coche y llevarlo dentro. Luego hubo que colocar las botellas en los chalecos, ajustarlos, etc, etc. Una vez que ya está todo hecho, nos dividieron en grupos de dos y tres y nos pusieron con un monitor. Hannah, Susie y yo estábamos con Sarah, quien en su momento también hizo buceo con Nottingham Trent University. Era adorable, y lo hizo todo muy ameno :). Estuvimos unas dos horas Hannah y yo con ella porque Susie estaba teniendo algunos problemas, luego volvimos al agua después de unos 15 minutos de descanso, a las dos de la tarde tuvimos una hora libre y fuimos todos en la furgoneta a comer. Luego de tres a cinco terminamos de hacer lo que nos quedaba. Recogimos todo y llegamos como a las 8 de la tarde. Hicimos un montón de cosas, desde quitarnos la máscara en el agua, las señales, a fingir quedarnos sin aire y usar la boquilla secundaria de alguien.

Cuando llegamos a casa, Lucy nos estaba haciendo la cena (<3); un plato de arroz con una salsa estilo curry con leche de coco y un montón de verduras salteadas (<3 ❤ <3). Incluso había puesto la mesa del comedor, que normalmente está hasta arriba con las cosas de arte y textil de Paula, con velitas y todo. No podría querer más a mis compañeras de piso.

Primera semana de clases, Social Wednesday e International Party

Y así, en un abrir y cerrar de ojos, se ha acabado la primera semana de clases. No me creo que esté diciendo esto, pero la verdad es que ha sido emocionante, y me moría de ganas. Sí, ya se que a nadie le cae bien el pardillo que se muere de ganas de tener trabajo que hacer y empezar las clases, y creedme que a mi tampoco, pero esta vez era yo. Supongo que ha sido una mezcla entre querer ver cómo funcionan las cosas en otro país y el hecho de que lleve de vacaciones casi cuatro meses. El primer día fue algo confuso. Había quedado con Adrián a las 9:50 de la mañana en la puerta del edificio “Print and Broadcast Journalism”, por razones obvias (por si no os parecen tan obvias como a mi, yo estudio periodismo y él comunicación audiovisual). Los dos habíamos confiado en que el aula iba a ser ahí. Seguramente a estas alturas ya habréis adivinado que no lo era. El edificio se llama Djanogly International Centre (DICe), y tardamos más de veinte minutos en encontrarlo por que hay varios edificios Djanogly por el campus. Al parecer el tal Djanogly tiene mucho dinero y se ha dedicado a financiar edificios y ponerles su nombre. Al final, un buen hombre nos llevó hasta el aula prácticamente de la mano. Al llegar, estaban todos los sitios cogidos, así que nos quedamos en la puerta como dos pasmarotes sin saber muy bien qué hacer. En ese momento la profesora se giraba hacia nosotros para decirnos “there are more chairs over there… Punctuality is very well appreciated”… Rojos como tomates y muertos de vergüenza fuimos a las sillas que nos señalaba y ahí nos quedamos en silencio toda la hora. La asignatura se llama News Production and Studio Skills 1 y es de primero, por lo que es como empezar de cero, pero la verdad, no me importa porque dado como se hace en la Carlos III, seguramente aprenda mucho más aquí. La clase de los lunes es hasta las 4 de la tarde, pero no estamos todo el rato dando clase.

La primera hora fue la lecture, ahí estamos todos y la dan entre cuatro profesores. La segunda hora nos dividimos en nuestros grupos de prácticas y tuvimos una hora para hacer research sobre un tema que tuviese que ver con Nottingham. Adri y yo escogimos la Goose Fair, de la que hablaré en otro momento. Luego estuvimos otra hora para que nos contasen cómo funcionaban unas grabadoras digitales, y otra para ir por la ciudad y hacer un vox pop. Un vox pop es algo así como una entrevista muy corta a gente de la calle. Cuando terminamos nos metieron a dos grupos en una sala enana en la que no cabíamos todos, literalmente estábamos en el suelo apretujados en pufs, para escuchar lo que habíamos hecho.

Por la noche salimos a The Rescue Rooms, que hacen conciertos acústicos en directo.No volvimos muy tarde porque Crystal y yo teníamos clase en Clifton a las 9:00 el día siguiente. Tengo dos asignaturas en el campus de Clifton; Media Discourse y Client-Led Media Practice. Media Discourse es ago así como Teoría de la Comunicación Mediática, que la tuve en primero, pero aquí es de tercero y parece bastante más compleja. Para empezar, ya tengo un montón de trabajo pendiente, y solo he tenido un día esa clase. Client-Led Media Practice no entiendo muy bien de qué va, por que el profesor habla muy bajito y era muy monótono y parecía bastante nervioso y tímido, pero lo que sí entendí es que vamos a trabajar con cámaras, y tenemos dos proyectos de vídeo bastante grandes. La última asignatura es Social and Ethical Aspects of Journalism, pero esta semana se canceló por motivos personales de la profesora. En general, todo pinta muy bien. El material es bueno, y están muy buenas condiciones, tenemos el añadido de que podemos disponer de él cuando queramos, podemos usarlos durante 48 horas y no tenemos que mantenernos dentro del terreno de la universidad. Cambiando de tema, el miércoles aquí se llama Social Wednesday; la gente sale con su social, es decir, con su equipo de deportes o su sociedad, y cada semana cada sociedad (society) tiene un tema distinto. Quedan para beber (pre drinking), en casa de alguien, luego hacen un bar-crawl (ir de bar en bar) hasta acabar en la discoteca Ocean. Yo no me he querido apuntar a ningún deporte de momento porque son bastante caros, además de apuntarte al gimnasio hay que pagar por el equipo, así que salí con Paula que ella está en Sub Aqua, que es el equipo de buceo y siempre tienen entradas de sobra. Nuestro tema era el océano, así que nos vestimos de tiburones. Bueno, “tiburones”. Nos hicimos una aleta de papel para la cabeza y nos vestimos de gris y azul.

2014-10-02-02-26-32 Crystal iba con las de lacrosse y su tema era policías y ladrones, Lucy con los de atletismo y su tema era gatos y ratones. Dentro de Ocean había de todo y estaba hasta arriba. Salir con los de buceo ha hecho que me decida a probarlo, así que o este jueves o el siguiente ¡voy a hacer buceo! Es en una piscina y no vas más hondo de 2/3 metros, pero aún así me hace ilusión por que nunca me he puesto una botella de oxígeno ni nada de eso, y si me gusta igual me apunto al equipo.

El jueves yo no tenía clase hasta las 5, así que fui a comer con Elena, Albert y Miquel (Salamanca, Gerona e Ibiza) al Orange Tree, un pub cerca de la universidad, y al volver de clase seguían ahí. Nos quedamos a una reunión de la Feminist Society, que justo se hacía ahí a las 7. Fuimos muchos más de los que se esperaban, y no todo el mundo se pudo sentar. Yo pensaba que alguien iba a dar una charla o algo así, pero no, fue una reunión del tipo conocernos y hablar de nuestras vidas mientras nos tomamos algo. Se reúnen cada dos semanas, y por 5 libras puedes ir a las películas que ponen una vez al mes.

El viernes era la primera fiesta internacional que organizaba Viva La Fiesta, que es la empresa oficial de los eventos Erasmus, la entrada eran 5 libras, y dentro daban banderas, pegatinas y te pintaban la cara. Era en City SU; la discoteca dentro de la universidad, y había muchísima gente, la mayoría españoles. La verdad, eso me ha chocado bastante que seamos tantos. Aun no he conocido a nadie de Madrid, pero hay un montón de Valencia y Cataluña. Ayer, casi todos llevaban la banderita española. Era muy curioso ver las otras banderas e intentar adivinar de dónde eran. Por supuesto todo el mundo reconoce la de Francia, Italia o Alemania, pero cuando ves lo que parece un árbol de navidad en un fondo blanco con dos rayas rojas arriba y abajo… Es El Líbano, por cierto. Lo único malo de las fiestas aquí es que los locales cierran a las 3 de la mañana, y hay veces que es justo en el momento que menos te apetece volverte a casa. Ya hemos investigado y hemos encontrado algunos bares que están hasta las 4 ¡e incluso las 6!

10006237_1502959916617810_5132624653603931891_n

Con Miquel y Albert :))

10626649_1502967183283750_4484333052933520205_n

Fresher’s Week y Fresher’s Fair

Ya llevo aquí casi una semana y la verdad, no podría estar más contenta. Me encanta Nottingham. Es pequeña pero tiene todo lo que se necesita. Y siempre, SIEMPRE hay gente en la calle. Es bulliciosa, hay montones de bares, de tiendas, de todo. Y lo mejor, se puede ir andando a todos lados. Esta semana es la Fresher’s Week, en la que básicamente  se organizan distintos eventos para los de primero; que se conozcan, conozcan la universidad, etc. Todos los días por la noche desde el domingo hasta el viernes hay fiesta por la noche y distintas actividades durante el día. Pero también hay cosas para los refreshers o returners que son los que NO son de primero. Por ejemplo, el domingo cuando salí con Lucy, Crystal y Paula fuimos a la Trent Army, y había que ir vestido con colores militares. La fiesta era en City SU, que está literalmente dentro de la universidad, más bien, dentro del edificio de la Students Union. El lunes era Dirty Monday en The Forum, y así.

10150555_10152259957022854_7261671211460183470_n

De izqda a dcha: Lucy, yo, Paula y Crystal en Trent Army

El miércoles por la mañana tenía un induction meeting, que es una reunión con tu coordinador para asegurarse de que todo está bien y que tu horario funciona, en el campus de Clifton (media hora en autobús). Ahí conocí a un montón de españoles que están aquí de Erasmus también. Uno de ellos, Adrián, va a mi universidad y estudia comunicación audiovisual, Y tenemos una amiga en común (!!). Por la tarde-noche fui al primer evento Erasmus. Empezaba a las 7 en The Ropewalk, que es un pub que está bastante lejos de todo el mundo, pero estaba muy bien, y tenía muchas ofertas en bebidas. Para nosotros, habían reservado toda la planta de arriba del local, y nos dieron muchísima comida.

10665183_1500568903523578_3233316642449882414_n

May-Anne (Países Bajos), Katja (Grecia) y Adrián

Había hamburguesas, patatas fritas, aros de cebolla, nachos, y además teníamos una bebida gratis. La verdad, es la mejor manera de atraer a la gente. Fui con dos chicos de Gerona e Ibiza (Albert y Miquel) que estudian Bellas Artes en Barcelona y que había conocido mi primer día en una cafetería, y allí me encontré con Adrián, Blanca, Julia y un montón más. Además conocí a una chica griega, alemanes, checos y franceses, y estoy segura de que había de un montón de sitios distintos. Estuvimos por ahí hasta las 11 de la noche y luego fuimos a Oceana, otra de las discotecas para estudiantes de Nottingham. Al día siguiente, era la Fresher’s Fair. En el gimnasio de la universidad, un montón de empresas vienen a promocionarse y regalan comida, camisetas, bolígrafos y un montón de vales de descuento. Están además todas las societies, que son como clubes de gente que tiene un mismo interés. Yo me apunté a la film society, y a todas las que estaban relacionadas con el voluntariado con animales, pero hay societies para casi todo; tejer, ciencia ficción, teatro, film-making… Llegué a casa cargada de bolsas llenas de cosas. Parecía que habían venido los reyes magos. Esta noche es la última fiesta de la Fresher’s Week, otra vez en City SU.