Vegetariano

Vegetariana recorriendo Sudamérica ¿se puede?

Cinco meses y medio después de viaje y de haber pasado por Ecuador, Colombia y ahora (estando en) Perú puedo hablar del tema del vegetaranismo con seguridad. Parece que en Sudamérica y Latinoamérica en general se come muchísima carne, o por lo menos es lo que ocurre en estos tres países (aunque la gente que he conocido de Argentina también me han confirmado este hecho). Además, la comen para desayunar, comer y cenar, prácticamente todos los días de la semana, por lo que a simple vista, puede parecer algo complicado el viajar siendo vegetariana o vegana, pero nada es imposible. Solo se necesita convicción, ganas y saber dónde buscar.

IMG_2348

Frijoles, arroz blanco, ensalada y una sencilla y feliz hamburguesa de quinua con zanahora (Baños, Ecuador)

Dejé la carne y la leche de vaca hace unos tres años, el pescado hace uno y estuve unos meses intentando evitar cualquier producto que viniese de animales, otros derivados lácteos y demás. En casa, obviamente, todo es más fácil y no resulta complicado el saber qué nutrientes comes y como suplir lo que no dan los productos animales. Sin embargo, viajando he tenido que claudicar en algunos aspectos. Sudamérica es desde luego un desafío, pero se puede hacer sin morir en el intento. Voy a contaros mi experiencia, pero espero no ofender a nadie, ni de un lado ni del otro. Es un tema muy personal y ni yo juzgo a nadie, y espero que nadie me juzgue.

Pero vamos al lío; aquí (Ecuador, Colombia y Perú), al menú del día lo llaman almuerzo. Cuesta entre 1 y 4€ aprox. Suele consistir en una sopa de primero, y de segundo; arroz, frijoles, algo de ensalada, a veces yuca o patacones (plátano frito más o menos) y carne. Hasta ahora, normalmente, pregunto de qué es la sopa, hay veces que hay suerte y es de vegetales o tubérculos y otras que es de carne. Si no se ha cocinado con carne, pregunto si en el segundo plato pueden servirme el plato normal, pero sin la proteína. Casi no he tenido ningún problema para que no me pongan la carne, y en su lugar, sirven más patacones, aguacate o algo así. Otras veces, sin preguntar, pondrán un huevo frito. Yo he vuelto a tomar huevo, pero si no queréis; especificad antes que tampoco tomáis eso.

IMG_1564

Un menú en un restaurante vegetariano (Guayaquil, Ecuador)

En general, en la mayoría de hostales para mochileros hay cocina relativamente bien equipada, y aunque no se consuman muchas verduras, en los mercados locales abundan a precios muy baratos, por lo que podéis cocinar sin problema. Los frijoles se venden a granel. Obviamente, si cocináis no tendréis ningún problema, pero sí que es más difícil encontrar sustitutos de la carne como tofu o seitan… Igual en las tiendas naturistas (herbolarios de toda la vida), pero serán algo caros. Aunque no temáis, pues la quinua, la chía y la linaza se encuentran súper fácilmente y a unos precios que harán que queráis llevaros todas a España. Pero los frutos secos son caretes, excepto los cacahuetes (yo hago mi propia mantequilla de cacahuete y está híper rica, sin químicos ni aceite de palma).

Otra cosa cara; las leches vegetales. En Colombia a veces tenían el litro de leche de soja por unos 3€, pero no es lo normal, y de todas formas, no suele compensar, ya que nunca pasas el suficiente tiempo en un mismo sitio como para acabarla, y se pone mala por el camino. Si me quedo una semana o más, suelo comprarla. Pero la verdad es que ya me he acostumbrado a tomar el café solo (el tinto que llaman en Colombia) y los copos avena los cocino en agua en vez de leche. Sin embargo, la panela (o caña de azúcar) es muy barata, por lo que es un buen momento de dejar el azúcar refinado por algo más natural. Pero bueno, siempre podéis hacer vosotros la leche con avena, almendras, alpiste, o lo que sea. En Perú, encontré leche de soja enlatada a un precio muy normal. Me emocioné tanto que la compré sin pensar. Luego, al leer los ingredientes, casi me da algo de la cantidad de azúcar blanco que llevaba.

Os hartaréis (o no, en realidad, yo nunca podría hartarme) de tanta fruta. Hay muchísimas, o sea solo el plátano tiene como mil variedades. Por ejemplo; hay un plátano que es más grande y ese no se considera fruta, se cocina, y se divide en guineo, maduro y verde, depende de su grado de madurez. Los maduros son más dulces. El “normal”, aquí lo llaman banano, y los hay enanos que son muy dulces y otros rosas. Yo flipo. Papaya todos los días. Y qué papayas. Unas chirimoyas del tamaño de todo el continente (las grandotas se llaman guanábanas). Hay tomates de árbol (sí, el que le puso el nombre se lució), y lulos que hacen los mejores jugos después del maracuyá. Y una de mis favoritas, las granadillas. Las enseño en el vídeo de San Andrés. DELICIOSAS. Ah, y las naranjas son verdes y no se llaman verdes (no me matéis, je). Con todas estas frutas, se pueden hacer infinidad jugos y los que venden en la calle son entre 1 y 3€, pero acordaros de decir “sin azúcar”, porque le ponen muchísimo.

IMG_1631

Jugo de durazno (Guayaquil, Ecuador)

El queso también lo usan muchísimo, pero no hay queso como el queso Europeo, así que se puede vivir sin él sin problema, pero cuidado con el pan, porque, sobretodo en Colombia, casi todo está relleno de queso. Los buñuelos, hay empanadas, el pandebono, las almojábanas, etc. Por supuesto todo frito y súper sano. En Colombia y Ecuador también le ponen queso al chocolate caliente, pero solo si lo pedís expresamente.

IMG_2861

Almojábanas  (Chía, Colombia)

Un tema interesante es el de la ganadería; se ve mucha ganadería pequeña. Familias que crían ellos sus vacas, chanchos y gallinas, consumen de sus animales y lo que sobra lo venden en los mercados locales o a los vecinos, por lo que es muy distinto, ya que solo se cría lo que se consume. En la comunidad en la que nos quedamos en la selva, pescaban mucho porque no tenían ganado, pero solo pescaban lo que iban a comer en el día. Allí me ofrecieron y me lo pensé, pero en realidad no quería comer un animal aunque hubiese sido conseguido de forma sostenible y responsable.

Creo que no es tan difícil si os buscáis un poco la vida. Comer fuera a veces puede ser un poco pesado, ya que no siempre te hacen el apaño, y veces que ni se les ocurre y te preguntan “¿vegetariano? ¿como qué?”. Importante señalar que digáis siempre vegetariano, o especifiquéis todos los tipos de carne, porque a veces solo llaman carne al res y al cerdo, pero no al pollo o pescado. Lo mejor es la aplicación Happy Cow, en más de una ocasión me ha salvado y hay veces que hay sitios donde menos te lo esperas. En Colombia por ejemplo, hay una comunidad muy grande de Hare Krisnas y tienen restaurantes repartidos por todo el país. Y bueno, si cocináis vosotros, pues ningún problema.

Puedo colgar alguna recetilla también si queréis 🙂

Y si todo lo demás falla, siempre quedarán las humitas ❤

 

¡Hasta la próxima!

Una vegana en Madrid

Esta es una entrada que publicamos Ester y yo en nuestro blog ecológico, pero me ha parecido buena idea colgarlo en mi blog personal para que lo leáis los que me seguís por aquí. Si todavía no habéis entrado en Consumo Natural ¡os lo recomiendo! Pinchad sobre el nombre del blog 🙂

********************

11229362_10153518255493286_8673610671037978762_n.jpg

Brooke da un sorbo a su copa. Yo hago lo mismo. Estamos en una mesita en elrestaurante vegano y ecológico Rayén en Antón Martin. Apenas tenemos una hora para cenar porque nuestra mesa está reservada para las 10. Conozco a Brooke desde hace un par de meses, y gracias a ella he probado un montón de comida vegana deliciosa. Es de Minnesota, y está en Madrid enseñando inglés a niños de Primaria. Nos traen el primer plato a la vez que yo le pregunto cuanto tiempo lleva siendo vegana.

IMG_20151204_212449778.jpg

Aguacate relleno

Nos relamimos y me contesta que unos 7 años. Guau, pienso para mi. Y pienso en el proceso tan lento que está siendo para mi, lo que me lleva a preguntarle si fue vegetariana antes que vegana o si pasó directamente al veganismo. “Sí, cuando tomé la decisión ser vegetariana era algo bastante radical, y tampoco conocía bien lo que era el veganismo hasta que unos meses más tarde mi amiga Hailey me habló sobre ello. Me dijo que ella iba a hacerlo y que yo debería intentarlo también”.

-¿Qué te hizo tomar la decisión?

-Bueno… la primera vez que descubrí que se testaba en animales fue en 1º de la ESO cuando tenía que elegir un tema para un proyecto de investigación. Toda la clase fuimos a la biblioteca y escudriñamos las estanterías buscando cosas interesantes. Fue en ese momento cuando encontré un libro que tenía fotos de animales torturados en la portada. Siempre he sido muy empática, así que en cuanto terminé el libro quería hacer más que cambiar mi dieta, también llevarlo a mi ropa y cosas de aseo. Sin embargo mi padre me lo prohibió. En esa época y a esa edad uno hace lo que dicen sus padres, así que seguí comiendo carne hasta el año siguiente. Me di cuenta de que sí que tenía poder sobre lo que comía. Entonces mi amiga Hailey me dijo que dejase de comer también productos lácteos. La verdad es que sonaba muy complicado pero me informé sobre lo cruel que era la industria de la leche y los beneficios para la salud y el medioambiente. Una parte de mi no podía ignorar todo eso y seguir contribuyendo a la industria, así que tomé mi decisión y me hice vegana.

-Entiendo… ¿Y qué te resultó lo mas difícil? -Brooke se acomoda en la silla de madera y mira hacia arriba como intentando recordar…

-Dejar el queso, sin duda. Por suerte los sustitutos han mejorado enormemente tanto en Madrid como en Minnesota. Lo ha hecho mucho más fácil.

-Yo creo que es lo que más me va a costar a mi también… ¡Hay tantos tipos! Oye, y ya me has dicho que a tu padre no le hizo mucha gracia, pero ¿y el resto de tu familia?

-Sí, bueno… mi padre no me apoyó en nada, pero no vivía con el desde que tenía cinco años así que realmente no podía controlar lo que comía en casa. Mi madre fue todo lo contrario. Adora cocinar, y se tomó el cocinar cosas veganas como un desafío divertido. Aunque a ella el veganismo le resultaba más interesante por temas de salud que por razones éticas y morales, así que fue vegana también hasta que me fui a la universidad. Incluso mi padrastro lo intentó durante un par de meses mientras se entrenaba para un maratón.

-Es genial que te apoyen en casa, lo hace todo más fácil, aunque entiendo que muchas familias no puedan condicionarse por los motivos que sean…

-Sí, no se puede juzgar a la gente, hay que tener en cuenta las situaciones personales. Yo tuve mucha suerte, la verdad.

-Y ¿cómo es ser vegano en España? ¿Crees que hay más recursos en Estados Unidos?

-Supongo que depende de dónde vivas en España… En Madrid, y específicamente en el centro que es donde yo vivo hay un montón de herbolarios y tiendas de comida vegana ¡Incluso en los chinos se puede comprar tofu, judías, frutas y verduras! La comida vegana está avanzando mucho, tengo un amigo en Minnesota que ha abierto la primera carnicería vegana en el mundo, y tiene las mejores carnes y quesos que he probado en mi vida. El sabor es muy parecido, y los colores, pero obviamente no tiene nada de carne o leche.

-¡No sabía ni que eso existiese! -Ya nos hemos acabado el aguacate y el seitán y estamos decidiendo si queremos postre o no. Al final, llevadas por la gula pedimos una tarta de chocolate, jengibre y aguacate – ¿E intentas llevar el veganismo a otros aspectos o lo mantienes solo para tu dieta?

IMG_20151204_215612172.jpg

Tarta de chocolate, aguacate y jengibre

-¡Sí! Esta siendo un proceso de aprendizaje, pero prácticamente todos mis productos de aseo son veganos y cruelty-free. Mi ropa también intento que no tenga nada animal, y si tiene lo compro en tiendas de segunda mano y así no estoy apoyando directamente a la industria.

-¿Se te ocurre algún consejo para darle a alguien que se lo esté pensando pero que no se haya comprometido del todo?

-Investiga, lee cosas, mira los beneficios para la salud pero también los posibles riesgos (y así evitarlos con una buena alimentación y las vitaminas necesarias), lee sobre los efectos que tiene la agricultura industrial y por supuesto la cárnica, láctea, pesquera y avícola. Si haces todo eso y todavía no estás convencido… Ven a mi casa y te haré un delicioso plato vegano. Creo que ya he convertido a unos cuantos.

-Muy tentador… y antes de irnos ¿me recomiendas algún sitio aquí en Madrid o un plato que te haya encantado? – Nos poníamos ya los abrigos, eran las 10 pasadas, y la pareja que había reservado la mesa esperaba pacientemente.

-Uff… ¿solo uno? Venga, voy a decir que B13 porque tiene la versión vegana de mi plato favorito; tortilla española.

Brooke lleva en Madrid desde septiembre y de momento no tiene intención de irse, así que si tenéis alguna pregunta para una vegana experimentada, adelante, yo se las haré llegar. Si estáis en proceso, recordad que es un proceso de aprendizaje, y que solo por intentarlo ya estáis haciendo un montón. Así que no os desaniméis si vais despacito.

11882289_10206043719104807_3869852282980061644_o.jpg

 

 

20 cosas que los vegetarianos estamos hartos de oir

Desde que me he pasado al lado oscuro, me da la sensación de que cada vez hay más gente que decide dar este paso. Yo llevo cinco meses meat-free y pretendo seguir siéndolo y cuando no dependa de nadie para mis comidas, quiero ser vegana (the horror!).

No tengo por qué justificarme ante nadie, y no hago daño a nadie, ni me hago mal a mi, sin embargo, parece que cuando la gente se entera de que no comes carne, hay veces que se rompen un poco sus esquemas, y puede resultar en una serie de comentarios de lo más interesantes.

1. “Pero ¿por qué?” El único problema de esto es que cuando das tus razones, hay veces que les parece fatal y se suceden los siguientes comentarios:

2.”Pero… si no comes carne ¿qué comes?”

tumblr_inline_nubmjb5wqg1rf8so2_500

 

 

 

 

La verdad es que hay TANTAS cosas que no llevan carne que no tengo que pensármelo demasiado. La base de la alimentación deben ser los hidratos de carbono, y los alimentos más ricos en ellos son los cereales, la fruta y las legumbres y ¡todo lo que se puede hacer con eso!

3. “Pero… ¿y el bacon?”

tumblr_n9wc10lbth1thmdiuo1_500

¡Se puede vivir sin él! Sí, está bueno, y no, no lo echo de menos. Pero prefiero poner por delante mis principios y salud antes que la gula.

4.”Las plantas no sufren o ¿qué?”

ff329852-1115-41ae-8710-8bcd76033282

No. No tienen sistema nervioso central, ni cerebro. O sea que las plantas no tienen “percepción mental” de su vida. De todas formas, vida es vida eso está claro pero no podemos ponernos a comer piedras y tierra para evitar el sufrimiento.

5.”¿De donde sacas las proteínas?”

wrong

Hay tantas como recetas sin carne. Aquí hay una lista muy explicativa. Gracias por, de repente, preocuparte tanto por mis hábitos alimenticios.

6.”Nacimos para ser carnívoros/omnívoros” 

tumblr_nuo9fqaLWT1ql5yr7o1_500

De hecho como somos omnívoros podemos sobrevivir (¡e incluso vivir bien!) comiendo casi cualquier cosa, incluso si eso excluye a la carne.

7.”Es una cuestión de supervivencia”

anigif_enhanced-buzz-21889-1377313173-11

Sí, el ser humano comía carne para sobrevivir, pero está claro que ya no es así. Ya no se caza para alimentarnos, si no que los animales se crían para ese fin.

8.”No eres una vegetariana de verdad si comes pescado”

tumblr_mmc8b8QWuo1qj4315o1_500

Lo se y estoy trabajando en ello.

9.”¿No te sientes débil o cansada?”

tumblr_inline_mq1on2SWyc1qm3zxk

No, tengo la misma energía que tenía antes.

10. “Si tanto te gustan los animales ¿por qué te comes su comida?”

tumblr_inline_mz1dzlyEiP1rohp4f

¿Y tú por qué te los comes? Para la producción de ganado se les da mucho más alimento a los animales del que me puedo comer yo.

11.”Si estuvieses en una isla desierta ¿cazarías y comerías animales?

veg-18

Cuando llegue el momento podré contestar a eso. Pero en este caso sí que es por una cuestión de supervivencia.

12.”Yo intenté ser vegetariano pero no podía vivir sin carne”

7cb709c6386d67e520af000b5cf54c4c

13.”Te estás perdiendo lo mejor de la vida”

tumblr_nvrkr2QPWR1ql5yr7o1_500

Esto es una opción que yo he elegido, así que no me estoy perdiendo nada.

14.”¿Acaso te crees mejor persona por no comer carne?”

anigif_enhanced-buzz-20324-1384790131-11

15.”¿Has adelgazado mucho desde que no comes carne?”

0ZgDg

¿Sabes esa magdalena que me he comido antes? Pues eso.

16.”¿Y pollo? Eso sí comes ¿no?”

tumblr_nugtlwWwSa1ql5yr7o1_500

17.”¿Te molesta cuando otros comen carne?”

nope

Yo solía comer carne, y no me molesta para nada, de verdad, ni me da envidia, ni nada de eso.

18. “¿Tienes tentaciones?”

sofia

A veces, sí, pero no demasiadas y son controlables.

19.”Si no comiésemos animales habría sobre población”

37410_eye-roll-tv-reactions-eyes-bitch-please

De hecho, no, y no voy a contar como se maneja la industria de la carne porque no es algo que nadie quiera oír o ver.

20. “Seguro que es una fase… ya se te pasará”

tumblr_m6ujcgtoAh1rxm1ywo1_400

Sí, igual que con mi sexualidad.

_____________________________________________________________________________

No quiero crear ningún tipo de debate sobre las des/ventajas del vegetarianismo, lo que está claro es que es una elección personal que no afecta a nadie más que a uno mismo, y que vegetariano o no, no hay que juzgar a la gente por sus preferencias a la hora de comer. Además, ser hater es muy duro, es más fácil que todo el mundo viva y deje vivir ❤