Viaje

Caminando sobre sal; el salar de Uyuni

 

Perdón por el retraso, me he liado entre unas cosas y otras y bueno, como siempre, voy tarde, pero aquí está la entrada de uno de los sitios que más me ha emocionado del viaje. Espero que la disfrutéis.

*****

Todavía no me puedo creer que este sitio sea real. El mayor desierto de sal del mundo no deja a nadie indiferente y es que ha sido lo que más me ha impresionado hasta la fecha. y con diferencia el mejor tour. Yo no soy muy de tours guiados, y normalmente, si puedo hacer la actividad por libre, mejor porque va a ser más barato y tienes más libertad. Sin embargo, hay sitios a los que solo se puede acceder de cierta forma, es decir, con un tipo de coche específico porque si no, no lo vas a explotar debidamente; uno de estos sitios es el salar de Uyuni.

Hay mil maneras de verlo y otras mil empresas para contratar tours. No hace falta hacerlo con antelación, se puede contratar directamente desde Uyuni (o desde el desierto de Atacama, en Chile) e incluso el mismo día que queréis salir para el salar, pero si no queréis perder tiempo buscando compañías y que os cuenten la misma historia cuarenta veces y/o vais con el tiempo justo, investigad un poco antes.

Yo tomé un autobús nocturno de La Paz. Llegué a Uyuni a las 6 de la mañana y en seguida me despejé del calorcito del autobús. Nada más poner un pie en tierra, un montón de personas se apelotonaron ofreciendo tours al salar, hostales y cafeterías. Aun medio dormida y atolondrada, conseguí escaquearme, pero decidí buscar una cafetería con wifi y explorar mis opciones. Mi idea inicial era pasar esa noche en Uyuni y buscar una agencia para empezar el salar al día siguiente, pero resulta que no salen hasta las 10:30 de la mañana, por lo que decidí ir directamente.  Tras un rápido vistazo en Trip Advisor, y ver cuáles eran las agencias mejor valoradas y que mejor relación calidad-precio tenían, me quedé con tres; Salty Tours, Andean Expeditions y Quechua Connection 4WD.  Salí a preguntar; la primera estaba cerrada y no tenía pinta que fuese a abrir en ningún momento, la segunda me dijo que ya había un grupo de 6, y que entonces me pondrían en otra compañía amiga. Eso no me emocionó mucho, ya me conozco la historia de que por viajar sola te acaban poniendo en otro lado y luego si algo pasa nadie responde. En Quechua Connection me garantizaron que iría con ellos, con sus coches y su guía. Era algo más cara que las otras (180$), pero no quería una mala experiencia. Contraté el tour de tres días y dos noches. Incluía agua en las comidas y sacos de dormir, muy importante porque hace mucho frío en ciertas zonas. Además, me dejaban dejar mi mochila grande con ellos, lo cual fue un plus. Con cualquier compañía, el tercer día si os conviene, os deja en la frontera con Chile

Eran alrededor de las 9 cuando pagué. Todavía tenía una hora y media. Decidí buscar un sitio donde ducharme. Fui a un restaurante que también alquilaba duchas (sí, esto es común en Bolivia), y pagué 15 bolivianos (2€) por 20 minutos de agua caliente. Luego fui a buscar un hostal para cuando volviese, y a comprar el pasaje de autobús a Potosí. Salía a las 6 de la tarde y no quería ir con las prisas ni llegar por la noche, por eso preferí quedarme una noche en Uyuni. Pero vamos, si no es por conveniencia, no merece la pena hacer noche ahí. Es un pequeño y frío pueblo en mitad del desierto, que turísticamente no tiene mucho que ofrecer, pero hay suficientes hostales y restaurantes.

A las 11, conocimos al guía, que nos contó el itinerario de nuevo, y luego nos repartieron en los coches. Éramos 23 personas repartidas en 4 jeeps.  En mi coche éramos Louise de Reino Unido, Simon de Francia, Mia, Diandra y Diego de Canadá, y Omar, nuestro conductor. Era el más jóven, pero el más “salao” de los cuatro conductores. En seguida empezamos a llamarle don Omar como el artista de reguetón. Nos dejó poner nuestra música en el coche y siempre tenía alguna historia divertida que contarnos. Además de los conductores, vienen un guía y un ayudante de éste, que también hacen las veces de fotógrafos.

Día 1: el salar

La primera parada del tour fue el cementerio de trenes. Es curioso como vehículos abandonados se convierten en un atractivo turístico, pero la verdad es que es muy chulo. Es una red ferroviaria que se construyó para trasladar la plata desde Potosí a las otras ciudades de Bolivia. Están todos oxidados y puedes subirte y trepar por ellos.

IMG_5310

El cementerio de trenes

Continuamos el recorrido parando en una comunidad para comprar souvenirs (yo tuve que comprar una cinta de lana, porque perdí mi gorro poco antes de salir… lo encontré una semana más tarde en un bolsillo de la mochila, pero bueno), donde también nos enseñaran el proceso de refinamiento de la sal y un pequeño museo con esculturas hechas en sal.

Seguimos un poco más y de repente estábamos en el salar. Sin darnos cuenta, íbamos conduciendo por kilómetros y kilómetros de un suelo blanco e internandonos en el intenso turquesa del cielo. Paramos en un punto donde los guías nos sacaron unas bicis para recorrer los 3kms que nos separaban del almuerzo a pedales. No se si otras compañías hacen eso o no, pero fue una auténtica pasada.

IMG_5328

Almorzamos protegidos del viento por los jeeps y luego tuvimos tiempo de explorar el hotel de sal. Efectivamente, el primer hotel hecho enteramente de sal (creo que ahora hay otros, pero ese se lleva el título de pionero). Ojalá hubiésemos podido ver las habitaciones… Con algunas compañías, se pasa una noche ahí, con esta no, para que lo tengáis en cuenta.  También a unos pocos metros está el monumento al dakar, flanqueado por banderas de distintas partes del mundo. Mia y Diandra encontraron la de Canadá, buscamos la de España en vano, pero encontramos la estelada y la de Asturias, lo cual me hizo infinita ilusión (mi familia veranea en Asturias desde hace más de 60 años) ¡puxe Asturies!

Luego llegó el momento que todos esperábamos; las fotos con perspectiva. Los guías y conductores venían totalmente preparados para este momento y tenían juguetes, botellas de vino y cerveza, latas de Pringles y más atrezzo. Lo primero que hicimos fue grabar un vídeo, la idea era la siguiente: la lata de Pringles era una discoteca, el otro guía era el puerta y entonces nosotros entrábamos fingiendo pagarle. Al cabo de unos segundos más tarde, salíamos todos borrachos y bailando. Nos costó un poco entender el concepto y organizarnos, pero quedamos muy contentos con el resultado final ¡Una pena que no os lo pueda enseñar!

Luego, sacamos fotos en grupo, haciendo todo tipo de cosas, y por último fotos individuales o por parejas. Fue súper divertido, los guías sabían perfectamente lo que hacían y tenían muy buenas ideas. El tiempo pasó volando, y aunque todos conseguimos las fotos ¡parecía que no fue suficiente! Un truco: estas fotos salen mejor con el móvil. Con la cámara no se consigue bien esa perspectiva.

21272768_10155113858558871_1075672607520413052_o

 

Siguiente parada: la Isla Incahuasi, popularmente conocida como isla de los pescadores y actualmente como Isla de los Cactus. Este último nombre es bastante obvio; la isla está llena de cactus gigantescos y muy gordos, esta variedad de cactus al parecer solo crece un cm al año por lo que llevan ahí cienes y cienes de años.  La entrada a la isla se paga aparte y son 30 bolivianos (cerca de 4€).

IMG_5369

Explorando la Isla Incahuasi

Dejamos la isla, y fuimos a otra; Pia Pia. Tiene una cueva enorme que hace miles de años era una burbuja de aire que se había formado de la lava de algún volcán de alrededor. Vimos el atardecer desde ahí y luego bajamos al salar de nuevo para sacar más fotos con la preciosa luz del atardecer que había teñido el cielo y la sal de rosa y morado.

Una hora y media más tarde, llegamos a nuestro primer alojamiento. Cenamos sopa y pasta con barra libre de agua caliente para tés, mates, café o chocolate y luego nos recogimos en nuestras respectivas habitaciones. Yo dormí con los chicos canadienses al calor de un pequeño radiador que decidimos alquilar por 20 bs. En este sitio había enchufes y ducha. En la agencia dijeron que el agua era templada, por lo que optamos por no probarla. Hacía demasiado frío como para pensar en quitarse la ropa. Corriendo nos metimos en los sacos y rápido planchábamos oreja.

Día 2: lagunas de colores

Nos levantamos muy temprano, a las 6:30 tomamos el desayuno y continuamos con el recorrido. Condujimos un buen rato en el coche hasta llegar a unas vías de tren, donde nos hicimos unas fotos con perspectiva, reflejándonos en el acero de ésta.

Poco después, aparcábamos en un “museo de rocas”, o algo así. Tenían formas curiosas y eran de un color rojizo muy vibrante. Nos dejaron explorar a nuestro antojo para luego ir a comer cerca de una laguna preciosa. Formaron una especie de “muro” con los jeeps para protegernos del viento y tomamos nuestro rico almuerzo. En este punto, los flamencos nos dedicaron un show privado, sin embargo, eso no fue nada comparado con la conocida como Laguna Hedionda debido al olor que desprende por el azufre. Eso fue una auténtica pasada. Nos contaron que ahora es invierno y estos son los rezagados que no se han ido, pero en los meses más cálidos hay miles y miles, tanto que apenas se ve el agua.

20863408_10213564810775698_1336687689302126192_o

IMG_5477

Laguna Hedionda

Continuamos el viaje, y no podíamos dejar de alucinar. Cada kilómetro era aun más impresionante que el anterior, y se notaba la fuerza del viento sacudiendo a los jeeps. Nos acercábamos a los 5000m de altura, había nieve a los lados y nos sentíamos insignifcantes. Llegamos a la famosa Laguna Colorada, y sí, se llama así porque realmente es colorada debido a un tipo de alga que habita dentro. Allí tuvimos que pagar 150 bolivianos para entrar al Parque Nacional Eduardo Avaroa, y esto no es como la Incahuasi que es opcional, si no pagas, ahí te quedas. Seguimos hacia unas fumarolas que son tan impresionantes como las de Islandia, pero hacía tanto viento y frío que apenas aguantamos 5 minutos fuera.

Y ya por fin, muertos de frío, fuimos a nuestro nuevo alojamiento. Cenamos (¡con vino!), salimos a ver las estrellas y el guía nos dio una explicación rápida de dónde estaba la Cruz del Sur, y distintas constelaciones, incluida la llama. Aguantamos poco, a pesar que la charla fuese muy interesante, pero poco sabíamos que poco después íbamos a tener una clase casi privada de astronomía.

-Que levante la mano los que quieren venir a las aguas termales

Seis personas levantamos la mano. Todos los de nuestro coche. Un par de manos tímidas se alzaron. Al final éramos unos 10.

-En 20 minutos salimos. Podéis quedaros una hora, os recogemos en coche, si queréis estar más, os las apañáis para volver.

¿Quién va a querer volverse andando con este frío? Pensamos todos. Salimos a los 20 minutos y recorrimos los 300m que nos separaban en los jeeps. Al salir del coche, muchos dijeron que no, que hacía demasiado frío y que no se querían meter en el agua. Así que nos quedamos nosotros, con Lucho, el guía y un par de conductores más. Don Omar no quiso (o pudo) meterse, para nuestra decepción… Nos quitamos la ropa y dando gritos del frío fuimos saltando hasta el agua. Poco a poco nos metimos, ya que aunque nos estábamos congelando fuera, dentro estaba muy caliente. Uff… Qué sensación…

Descorchamos el vino de pata de elefante que compramos esa mañana y en breves nos lo terminamos. Entre risas, Lucho sacó una botella de Coca-Cola que ya había mezclado con ron. El cielo era increíble, las estrellas brillaban con fuerza por la ausencia de la luna. Lucho no paraba de prometer que iba a salir en cualquier momento, pero no pasaba nunca. Hasta que pasó. En el horizonte, vimos una luz  dorada que asomaba. La luz se convirtió en una luna creciente enorme, que tímidamente fue asomándose hasta quedar totalmente expuesta. Alucinamos. Se hizo el silencio un momento. Nadie se atrevía a hablar… Ninguno habíamos visto a la luna salir. Normalmente, de repente miras y ya está ahí cuando aún hay luz generalmente. Y el sol, si madrugas lo suficiente, lo puedes ver tranquilamente, pero ¿la luna? Fue realmente mágico.

Pasó una hora, y otra, y otra. Los guías ya se habían ido, y el último coche que nos llevaría al refugió también. Decidimos quedarnos. El pelo detrás de la cabeza que se había mojado estaba completamente congelado, y no podíamos apenas sacar las manos, aunque a veces nos retábamos a ver cuánto aguantábamos fuera, pero empezamos a hablar y no pudimos parar. Hablamos de todo y de nada, de qué queríamos hacer con nuestras vidas, de amores, de sexo, y el universo. Arropados bajo las estrellas, y el agua caliente, animados por el alcohol y aun alucinando por el haber visto la luna, derrumbamos los muros que había entre nosotros y no nos callamos hasta que a la una y media de la mañana optamos por salir y volver al refugio. Para mi sorpresa, y para arruinar un poco el momento, me habían robado las chanclas y la toalla. Quiero pensar que fue un fallo honesto y que alguien se las llevó pensando que eran suyas ya que no había luz… Pero si no lo fue… Espero que esa persona tenga una diarrea de varios días. Mia me dejó su toalla y pude secarme, pero tuve que caminar en calcetines, húmeda y sin apenas ropa.

Por suerte, los sacos de dormir que nos habían dejado eran muy buenos; gustositos por dentro e impermeables por fuera y no pasé apenas frío por la noche, y por suerte ese día nos dejaron dormir un poco más que el día anterior.

Día 3: la despedida

Nos despertó un buen desayuno de tortitas y dulce de leche. La verdad es que este ha sido el primer tour que hago en el que la comida me satisface, no solo en cantidad, si no en la variedad para vegetarianos. Por la mañana fuimos a lo que llaman Museo de Dalí, no porque el artista haya estado nunca por esos lares, si no por la forma de las montañas, dicen que recuerda a sus obras. Y bueno… Si lo piensas muy intensamente supongo que sí. Tristemente, de este día apenas tengo fotos porque en el último refugio no había electricidad (funcionaba con un generador) y no pude cargar la cámara.

Poco después, llegó el momento en el que nos separábamos. Los que se iban a Chile iban por un lado y los que volvíamos a Uyuni por otro, sin embargo, no eran un número par, por lo que nuestro coche fue hasta la frontera aunque solo iban a Chile Mia, Diandra y Diego. Pudimos pasar más tiempo juntos en el coche, bailando los temazos de los 90. Nos despedimos con abrazos y deseos de buena suerte y muchos ánimos. Louise, Simon y yo volvimos al coche para ir a almorzar. Ese día se levantó un viento fortísimo, como no lo habían tenido en 40 años nos dijeron. Apenas se podía caminar y toda la arena volaba, impidiendo abrir los ojos o la boca…

Después de comer nos llevaron a una especie de laguna preciosa, pero la verdad es que estábamos todos helados y ya con ganas de tomarnos una ducha caliente. Llegamos a Uyuni sobre las 6 de la tarde. Me despedí de Simon, y con Luise quedamos en encontrarnos en un restaurante que nos habían recomendado para la hora de la cena, ya que su tren a Argentina no salía hasta las 10 de la noche.

IMG_5543

El restaurante se llama Minute Man, y es totalmente recomendable. Es más que nada una pizzería, también tienen algún plato de pasta y desayunos hasta las 10 de la mañana (al día siguiente fui más tarde y ya no servían…). Es algo más caro que la media boliviana, pero si queréis daros un capricho, es muy buena opción Está dentro del hotel Torito.

Acompañé a Louise a la estación, nos despedimos y nos deseamos lo mejor en nuestros viajes. Jopé, esto de despedirme de tanta gente se está haciendo algo cansado… Es increíble la de gente que hay por el mundo con la que encajas bien. Con los cinco tuve una conexión muy bonita, y durante el viaje he conocido a muchísima gente que se que si viviésemos cerca, seríamos muy buenos amigos… Pero bueno, me llevo la alegría de conocerlos, y una excusa para viajar más 😉

****

No podéis perderos esta maravilla, tanto si estáis en Bolivia como si estáis en Chile. Investigad bien las empresas, porque aunque en general, todas hacen lo mismo y van a los mismos sitios, el trato al cliente, la seguridad del coche, la comida, etc., puede variar. Yo confié en las opiniones de Trip Advisor, y salí super satisfecha.

Disfrutad mucho y protegeos del frío,

IMG_5423

¡hasta la próxima!

 

Anuncios

El sur de Perú

En la última entrada os hablé sobre la mitad norte de este enorme país, hoy os vengo a contar sobre la sur. La más visitada sí, pero por una razón. Si contáis con un mes o menos de vacaciones, os recomiendo centraros solo en el sur; todo es más accesible, las distancias son más cortas y efectivamente, está Macchu Picchu.

  • Lima: La capital, y seguramente la ciudad menos interesante de todo Perú, pero es muy probable que voléis hasta aquí, así que ya que estáis ¿por qué no dedicarle unos días? Lo mejor que podéis hacer es explotar la oferta gastronómica. Se come muy, muy bien y hay mil opciones, pero a precio casi europeo. El barrio de Miraflores es donde ocurre todo, repleto de restaurantes, bares y discotecas coronado por el Parque Kennedy; un parque municipal ¡lleno de gatos!

Hay una playa, y un parque en el malecón que se llama Parque del Amor. En el faro, hay clases de yoga gratis casi todos los días, los domingos con música en directo. Por otro lado, el barrio de Barranco es otro mundo, parece que ya no estás en una ciudad. Sino en un sitio bohemio lleno de cafeterías, librerías y muy tranquilo. También hay distintas huacas (montañas sagradas) repartidas por la ciudad. El centro es algo más peligroso, y un poco lejos, lo mejor es hacer un Free Walking Tour.

  • Paracas: Un pequeño (enano) pueblo en la playa, pero de nuevo, si vais durante los meses de julio y agosto, hace bastante frío como para meterse en el agua. Se puede hacer un tour a las Islas Ballestas, pero están protegidas por lo que no se puede salir del barco. Lo mejor para explorar la Reserva Nacional es alquilar bicicletas y recorrerla a pedales. Es una pasada, y lo vais a disfrutar mucho más que si hacéis un tour en autobús. Se ven flamencos, pingüinos, y todo tipo de aves. Llevad la comida ya preparada, porque los tres restaurantes que hay, son carísimos.

Cerca está la localidad de Pisco, lugar que da nombre a la bebida nacional; pisco sour, pero los tours sobre el pisco se hacen un poco más al sur, en Ica.

IMG-20170807-WA0003

En la Reserva Nacional de Paracas

  • Ica y Huacachina: De Paracas a Ica, apenas hay un par de horas. No se bien como es Ica porque yo opté por ir directamente a Huacachina, un pequeño pueblo puramente turístico construido en un oasis a la entrada de un desierto inmenso. Y cuando digo desierto, me refiero a uno con enormes dunas de arena fina. Una noche es más que suficiente para que os de tiempo a coger un buggie y hacer sandboarding. Yo soy una cagueta y me dio muchísimo miedo, el coche va por las dunas y parece que estás en una montaña rusa, sobre todo si os sentáis atrás. Por la mañana, subid la duna grande que hay detrás del pueblo, cuesta pero es divertidísimo bajar corriendo (o rodando).

En Ica es dónde se hacen los tours del pisco. No os puedo ayudar porque no lo hice… pero hay montón de información una vez allí o incluso en Paracas.

  • Nasca: Unas líneas en la tierra con distintos dibujos que aparentemente nadie sabe de dónde han salido. Supuestamente, también encontraron una especie de ser con tres dedos y un cráneo muy grande y sin fisuras… Todo muy Cuarto Milenio.  Para ver bien las líneas, hay que contratar un vuelo, si no, las ves desde una torre pero no merece mucho la pena (eso dice la gente que lo ha hecho, pero no sé, yo no fui).
  • Arequipa: Seguramente, la ciudad del sur que más me ha gustado. El hogar de Vargas Llosa. Muy colonial, y llena de vida, pero con el ambiente de ciudad pequeña, a pesar de ser  la segunda ciudad más importante de Perú. Recomiendo pasar unos días relajados, explorando los rincones y paseando por sus recovecos. Visitad el museo de Juanita, una princesa inca que fue sacrificada y momificada y está casi intacta. Si os gustan los edificios religiosos, hay un convento que al parecer es precioso pero la entrada son 40 soles. Y si tenéis ánimos de caminar, el Cañón del Colca es obligatorio. Hacedlo en tres días en vez de dos para poder ir más relajados y poder disfrutar la segunda noche del lodge, que tiene piscina. Y hay que reponer fuerzas para la caminata del último día que es a las 5 de la mañana y todo cuesta arriba. Se caminan unas 3-4 horas al día y las vistas no dejan de impresionar ni un solo minuto.
  • Cusco: La capital imperial. Todo lo que hay que ver en la ciudad está en el centro. Toda esta zona a pesar de ser muy turística, no da para nada esa sensación. Por favor, id a comer a Green Point, seáis o no veganos, no he comido mejor en todo el viaje. Es algo caro, pero merece la pena. De nada.

Alrededor de Cusco también hay muchísimas cosas; id a pasar una noche o el día a Pisac, un pequeño pueblo en el Valle Sagrado, y haced ahí todas las compras de souvenirs. Todo el pueblo es un mercado de artesanías. Si queréis pasar la mañana no muy lejos, las salineras de Maras son una buena opción. Por cierto, hay un pasaje turístico que podéis comprar para todas las ruinas cerca de Cusco. No sé cuánto vale, pero merece la pena ya que individualmente son muy caras.

La montaña de siete colores es una pasada Hay  que madrugar mucho, hace mucho frío y te pasas la mayor parte del día en un autobús, pero en la vida había visto algo así. Llevad capas porque llegáis a los 5100m de altura. Esto es mejor ir en tour porque la carretera tiene tela y no creo que el transporte público llegue hasta allá.

IMG_5028

Montaña de siete colores a 5100msnm

IMG_5082

Salineras de Maras

Y por supuesto, el rey: Macchu Picchu. Si tenéis tiempo y os gusta el senderismo, haced un trek de varios días (el Salkantay es muy buena opción). Si no, hacedlo por libre ¡¡NO CONTRATEIS UN TOUR!! Sobretodo en esta época (la organización es terrible y pagáis de más). Yo lo hice pensando que conocería a gente y fue un caos absoluto. Si queréis, os cuento como hacerlo por libre, es muy fácil. Merece la pena, os ahorráis un dinero y podéis ir con tranquilidad.

  • Puno: La parte peruana del lago Titicaca (que no falte su coletilla: “el lago navegable más alto del mundo”). No tiene mucho, es sin más, una ciudad normal. Si podéis, pasad a Copacabana, el lado Boliviano (está a unas 3 horas), y si no, hay distintos tours a las islas flotantes. Yo hice uno de medio día a Uros, y meh, son unas islas artificiales hechas con totora, un junco que crece ahí, pero está todo muy escenificado. Parece un parque temático. No se como serán las Islas de Amantí y Taquile, pero en esas se puede pasar la noche por lo que serán más interesantes y son islas naturales.

Como veis, en el sur tampoco os vais a aburrir y es bueno dedicarle su tiempo. Pero creo que si solo tuviese dos o tres semanas, en Lima solo pasaría un par de días, otros dos en Paracas, uno en Huacahina, y el resto entre Arequipa y Cusco, y si sobra tiempo el Titicaca. En el sur, hay mucho más turismo, y es todo un poco más caro, pero sigue siendo barato. Por cierto, el 28 de julio es la fiesta de la independencia en Perú, y será más difícil encontrar alojamiento ¡planead con tiempo!

Espero que os sirva de ayuda!

IMG-20170715-WA0001

Yo siendo una topa en las dunas con Tequila, la perrita del hostal que no se despegaba de nosotros

¡Hasta la próxima!

La costa caribeña de Colombia

¡Hola de nuevo! Hoy os vengo a contar como ha sido viajar por el caribe colombiano (no incluyo San Andrés, que eso ya tiene su entrada), que nada tiene que ver con el Caribe tal y como lo conocemos…

La costa caribeña es enorme, y la pacífica aun más, por lo que puede ser algo agobiante planear un viaje, pero en general, casi todo el mundo sigue una ruta similar. Yo os voy a contar qué hice yo (obvs). Empecé el recorrido en Riohacha.

En Ocaña había conocido a una pareja de sudafricanos y decidimos viajar juntos un tiempo ya que íbamos a hacer la misma ruta de todas formas. Desde Ocaña (más bien Aguachica), en bus son unas 8h y cuesta alrededor de COP 85.000 (casi 30€), sin embargo, para cuando llegamos a la terminal, ya no quedaban tiquetes. Preguntando a la gente, encontramos un coche que nos llevaba por 70.000 (23€), pero teníamos que esperar a un cuarto pasajero.

La Guajira

Bueno, al final tardamos como 14h en llegar a Riohacha (pista: TRES llantas destrozadas, TRES), era medianoche, nuestro anfitrión de couchsurfing no nos respondía y tuvimos que buscar algo desesperados. Fuimos al primero que encontramos, pero al día siguiente buscamos algo más económico (Hostal Sol y Sombrilla, 20.000 (casi 7€) la habitación compartida). En Riohacha realmente no hay mucho, tiene una playa muy grande que siempre está vacía y en general es muy barata, podéis encontrar almuerzos por 7.000 (poco más de 2€) o menos incluso y es una buena base para ir a los desiertos de Cabo de la Vela y Punta Gallinas. Para ir al desierto desde Riohacha, hay que coger una buseta hasta un punto X (15.000) y de ahí coger un 4×4 (20.000) que te deja en Cabo de la Vela, donde hay algo más de vida. Recomendado salir muy temprano y llevar una mochila más pequeña con lo justo, ya que seguramente no haya taquillas para dejar las cosas de valor o son pequeñas, comida y agua porque allí es todo muy caro, porque el camino que tienen que recorrer para traer la comida y el agua es muy largo. Hay una variedad relativamente amplia para hospedarse, la verdad, pero siempre es en hamaca, rondando los 12 o 13 mil pesos.

IMG_3509

Caminando por el Cabo de la Vela

Es muy curioso porque es un desierto totalmente árido al lado del mar, que no es nada profundo, no tiene olas y de un azul muy intenso. Una vez allí, se pueden hacer caminatas por la zona y subir a un cerro, pero el calor y el viento lo ponen difícil. Hablando de viento; otra de las actividades más populares es el Kite Surf.

También se puede ir a Punta Gallinas, el punto más norte del país, pero son unos COP 120.000 (unos 40€), más pasar la noche y tal, así que depende del presupuesto con el que viajéis.

Palomino

Sí, o sea yo tampoco entiendo como un sitio puede tener semejante nombre, pero ahí está. Es una pequeña aldea entre la playa y la cordillera de Sierra Nevada. Es todo muy bonito, pero está cuidadísimo para el turista, a mi me pareció como un montaje.

Fuimos a pasear por la playa hasta un punto en el que el río se junta con el mar. Es muy bonito, y se hace en una hora y media o menos. Solo pasamos una noche en el Sofa King Bueno Hostal, que no fue el más limpio, pero solo nos costó 10 mil pesos…

Santa Marta

Fue la primera ciudad fundada de Colombia.  Se enorgullece de ser la ciudad más antigua del país y la segunda ciudad colonial más importante –tras Cartagena de Indias, aunque arquitectónicamente, se nota más el pasado colonial en esta última.

Tiene dos cosas buenas principales; una es la cantidad de tiendas de ropa y zapatos que hay, lo cual en realidad es malo. Recordemos que soy una mochilera con un presupuesto muy justo y espacio aun menor… Pero es divertido ir a mirar. La otra cosa buena es que es una buena base para ir al Parque Nacional de Tayrona; dejar las cosas y llevar lo justo. El autobús desde ahí a Tayrona son COP 7000. En sí, la ciudad no tiene mucho. Las playas están en Rodadero o Taganga, y hace demasiado calor como para disfrutar de los paseos. Pasamos un par de noches, y uno de los días fue para preparar las cosas del Tayrona.

Taganga

Si os gusta el buceo, estáis de suerte, porque aquí es donde más barato lo podéis hacer. Yo tenía intención de ir precisamente por esto, sin embargo por el camino escuché algunas historias que hicieron que se mi quitasen las ganas. También hubo gente que no le pasó nada, pero cuando más de dos personas te cuentan anécdotas no tan divertidas (robos a mano armada por ejemplo), te replanteas las cosas. No se si me perdí mucho o no… Creo que tiene unos atardeceres impresionantes, pero me quedé sin verlos.

Parque Nacional de Tayrona.

A tan solo unos 30kms de Santa Marta, se levanta este increíble parque nacional que junta la selva más frondosa con unas playas que quitan el hipo. Se puede ir por mar desde Taganga o tierra desde Santa Marta. El parque consta de más de 15.000 hectáreas de área protegida, de las cuales más de 3.000 son marinas. Para los amantes de los animales, si tenéis suerte -y camináis sin armar mucho follón- podéis divisar especies como el mono aullador o el águila blanca, habiendo también venados y una cantidad ingente de reptiles.

Ahora sí, si sois estudiantes, aseguraos de traer la tarjeta y que sea vigente o falsificar la fecha de alguna forma. Si no lo sois, intentad falsificar alguna si no queréis pagar mucho porque la entrada son 44.500 pesos (casi 15€), sin embargo para estudiantes de todo el mundo son 9.000 (3€). Depende del plan que llevéis, deberíais traed vuestra propia comida y agua, o podéis comprarla allí, pero es un poco caro.

IMG_3555

El lujoso alojamiento en Tayrona… las hamacas estaban recién lavadas (NO).

Nosotros éramos tres; una pareja de Sudáfrica que conocí unos días antes, y yo. Llevamos en total 21l de agua en botellas y bolsas de plástico (sí, aquí el agua se vende en garrafas o bolsas). Llevamos snacks, fruta, pasta, maíz y pan de molde para tres días con dos noches.

Desde la entrada principal (El Zaino) hasta el parqueadero son unos 50 minutos andando o se pueden coger unos autobuses que te acercan por 3.000 pesos (1€). Nosotros caminamos. A partir de ahí, la única forma de moverse por el parque es a pie o a caballo (previo pago, claro). Una vez ahí, hay una caminata a las distintas zonas de camping de una hora y media más o menos. Creo que los sitios más populares son Cabo San Juan, Arrecife y Don Pedro. El tipo de alojamiento varía desde cabañas, tienda de campaña o hamaca. En Don Pedro las hamacas son 15.000 (5€), en Cabo San Juan 25.000 (8€).

Una vez en el parque, hay mil cosas que ver y hacer. Muchas de las playas tienen corrientes muy fuertes, por lo que no es permitido el baño, por lo que hay que preguntar las que sí se puede. Ah, y siempre contad el tiempo que tardáis en llegar; que no se os haga de noche, porque creedme; que se haga noche cerrada en la selva sin saber donde estás o como volver y que no llegue señal al móvil NO es nada divertido.

IMG_3556

Playa El Arrecife en la que no se puede nadar debido a las fuertes corrientes

Minca

Es una pequeña aldea a unos 14kms de Santa Marta, pero en lugar de seguir por la costa, hacia las montañas. No voy a explayarme mucho porque no está en la costa costa, y además, este sitio se merece su propia entrada. Solo decir que hay que coger unas busetas (camionetas) que te llevan por 8000 y tardan unos 45 minutos.

Barranquilla

La ciudad que nos ha dado a Shakira y a Sofia Vergara… famosa por su increíble carnaval; al parecer es el más increíble después del de Rio de Janeiro… Las espectativas son altas. Sin embargo, fuera de eso, no es más que una ciudad caribeña moderna. Turísticamente no tiene mucho que ofrecer. Si estás ahí, encuentras cosas que hacer, pero si no vais, no os perdéis nada. Pero si estáis, id al Castillo de Salgar para ver el atardecer.

Cartagena de Indias

En esta preciosa ciudad es posible que te olvides del calor que hace cuando te pierdas por las coloridas callejuelas de la Ciudad Amurallada o te bebas un buen jugo natural en el “castizo” barrio de Getsemaní. Si se hace demasiado duro, un bañito en la playa seguro que os refresca.

IMG_3691

Una calle en Getsemaní

Fundada después de Santa Marta, y sin embargo tan distinta. Con una fuerte huella de los colonos españoles que invadieron la ciudad. Las fachadas de las calles brillan con colores pastel o fuertes amarillos, las flores de los balcones, las plazoletas con suelo pavimentado, me recuerda a cualquier pueblo del mediterráneo europeo. El Museo Naval cuenta la historia de los indígenas que había antes de que llegasen los españoles, como los españoles la “liaron parda”, y como se convirtió en un puerto de compra-venta de esclavos y un punto muy estratégico para piratas de todo el mundo (son 16.000 pesos, y aunque la historia es muy interesante, hay demasiada información mal ordenada y para ser sinceros, con alguna falta de ortografía que es difícil ignorar).

Cartagena es la ciudad más cara de la costa, los albergues rondan los 30.000 pesos (10€) la noche, y los almuerzos en general están en 10.000, pero si rebuscas bien por Getsemaní, los hay por menos. Si os sobra el tiempo y un presupuesto no muy tieso, hay un tour a las islas de Barú y del Rosario. No sé el precio, pero son playas de arena blanca con el agua turquesa tan característica del Mar Caribe.

Lo que no me gustó nada de Cartagena fue la gente. Me parece importante mencionarlo… Ha sido el sitio en el que menos segura me he sentido… Y no fue por miedo a que me robasen sino por como me miraban y como me hablaban los hombres por la calle. Normalmente, consigo ignorarlos sin que me afecte demasiado, pero en Cartagena fue realmente incómodo…

IMG_3669

Atardecer en la Ciudad Amurallada

***

Bueno, como véis la costa de Colombia tiene muchísimo que ofrecer. Y eso que solo he hablado de la costa del Caribe. Al sur de Panamá, está la zona de El Chocó, con kilómetros y kilómetros de costa, pero muy distinta.

En total, yo pasé casi un mes en la costa, y se me hizo corto, porque Minca me atrapó completamente, pero tenía un vuelo de Cartagena a Medellín. Si vais con tiempo, os aconsejo que le dediquéis por lo menos un mes solo a la costa. Al Tayrona se le puede dedicar mucho más que dos noches, y lo mismo al desierto de La Guajira.

¡Espero que os haya gustado y que os ayude si tenéis pensado visitar Colombia! Yo no me voy a cansar de recomendarlo. Por supuesto, si tenéis dudas, sugerencias o queréis saber cualquier cosa, bienvenidas sean 🙂

¡Hasta la próxima!