Lifestyle

Natalia Ferrari; testimonios de las putas que sí quieren ser putas

Hace unas semanas me puse en contacto con Natalia Ferrari y accedió a que la entrevistase para tener un testimonio para mi Trabajo Final. Es una prostituta independiente que vive en Barcelona. A sus 24 años tiene las cosas muy claras y no tiene tiempo para prejuicios innecesarios. Su cierto aire de Lolita no deja indiferente. Escribe en Vice, adora el chocolate blanco vegano, el concierto de violin en D majo de Tchaikovsky y el sexo. Me habló sobre feminismo, el estigma que rodea a la prostitución y del poder que tienen las mujeres en la industria del sexo.

Maioltra1

Natalia Ferrari (Foto: Mai Oltra)

P-¿Consideras que la prostitución es una institución nacida del patriarcado, como forma de convertir a la mujer en algo más que mercantilizar/en objeto? Si no ¿cómo lo desvinculas?

R-Realmente no sé si históricamente ha nacido de allí o no, lo que sí creo es que hoy en día no podemos negar que las sociedades cambian y las mentalidades de las putas y de los clientes se orientan, cada vez más, a relaciones igualitarias con respeto mutuo. No es correcto decir que las putas vendemos el cuerpo, ya somos muchas las putas que decimos con firmeza que nuestro trabajo no consiste en ponernos al uso y abuso del hombre que paga.

Lo planteo como algo muy similar al matrimonio, es decir, toda la cultura alrededor de ese tipo de unión declaraba a las mujeres como sujetos al bien del marido y la familia, se castigaba o anulaba la sexualidad de las mujeres fuera de la familia mientras que la del hombre se perdonaba y aceptaba. No voy a negar que esto en cierta medida sigue sucediendo pero todo indica que la sociedad se aleja de ello. En la prostitución sucede algo muy similar, las mujeres no queremos ser seres sumisos, Buscamos autonomía económica, libertad e independencia, experimentación sexual.

P-¿Desde que empezaste a ejercer has sentido que ha cambiado la manera en la que la gente va la prostitución? ¿O la manera en la que esta funciona?

R-Noto más valor por parte de las mujeres a hacer las cosas a nuestra manera, más unión y compañerismo, más ganas de lucha. Esto hace que cada vez quede más claro que quienes decidimos somos nosotras. Pero una gran parte del feminismo sigue rechazando la prostitución, la sociedad que no quiere informarse sigue repitiendo los mismos dogmas, sigue sin haber reconocimiento legal.

P-¿Cómo definirías el feminismo y qué implica eso para ti y tu trabajo?

R-Me da mucho miedo sonar simplista pero mi definición básica del feminismo sería declararlo como un movimiento social e histórico que trabaja para construir una sociedad en donde no se discrimine a las personas en función del sexo, género o orientación sexual facilitando igualdad de condiciones económicas, educacionales y sociales. Si me lo pides en pocas palabras, te diría que el feminismo es mi derecho a hacer lo quiera con mi vida sin que importara a nadie lo que tengo entre las piernas, mientras no haga daño a nadie. Lo siento como una cuestión de proteger los derechos humanos de vivir como cada uno quiere y no como nos dicen que debemos hacerlo. Esto es algo muy importante para mi desde que tengo uso de la razón. Empecé a masturbarme cuando tenía 8 años, sentía atracción por mi vecina, no entendía por qué era un deber reproducirse o aspirar a tener un marido y un trabajo “digno”. No tuve respuestas para nada de esto y lo encontré en personas que cuestionaban el status quo dentro de movimientos sociales como el de derechos animales y el feminismo. En cuanto a mi trabajo, es básico que mis clientes entiendan esto, por eso me preocupo mucho de que en mi web quede claro quien soy y en qué creo. Por ejemplo, mucha gente me recomendó como estrategia de marketing que no pusiera en mi web que soy feminista, argumentaban que esto podía asustar a posibles clientes ya que esa palabra tiene connotaciones negativas en gente que no sabe qué es. Pues yo decidí ponerlo de todas formas y hablar abiertamente de eso porque si eres un hombre que no entiende el feminismo o no tiene ganas de aprender, eres alguien con quien no quiero follar.

P-¿Consideras el sexo como una forma de empoderamiento? ¿Cómo te hace sentir el hecho de que tengas tú el poder de decisión?

R-Creo que el sexo se trata de decisiones personales que reflejan parte de nuestra identidad, y todo lo que sea hacer lo que a mí me apetece, es empoderador. Me hace sentir de puta madre tener el poder.

P-Ahora mismo en España, la prostitución se encuentra en un estado de “alegalidad” ¿Crees que sería bueno regularlo formalmente? ¿Implicaría eso mayor seguridad para las trabajadoras sexuales? Por ejemplo, el educar a la policía para que esté para defenderos en lugar de atacaros. O por el contrario crearía más sexismo…

R-Soy partidaria de regularlo y de que se eduque a la sociedad a no vernos como seres externos al mundo. Las putas no son un submundo a parte, son tus compañeras de clase, de curro, parejas, madres, tías.. El acoso policial, que sufren quienes trabajan en la calle ya que están más expuestas, es un claro ejemplo de putofobia. Hay lugares en donde la prostitución está legalizada pero este tipo de discriminación sigue existiendo, no es algo que vaya a cambiar porque de pronto se firmen tres papeles, hace falta trabajo social. Estoy convencida que educación sexual y la educación contra el estigma, el reconocimiento del trabajo sexual como trabajo y el apoyo e inclusión de las putas crearía un mundo más igualitario.

P-¿Crees que la mujer tiene un papel a la hora de quitar los tabúes de la industria del sexo?

R-Creo que sí lo tiene en la prostitución, no lo sé en el resto de trabajos sexuales porque no estoy metida en ellos. En la prostitución sucede que el ojo está encima de las mujeres y nos afecta directamente porque es nuestro medio de vida. Los hombres que se prostituyen son pocos y no sufren ni la mitad del estigma que las mujeres, a nadie le importa lo que hace un hombre con su polla, si eso, la sociedad le dará una palmadita en la espalda por follar mucho y que encima le paguen. Nosotras cargamos el peso de convertirnos en malas mujeres, sucias e indignas.

Nicobertrand

Natalia Ferrari (Foto: Nico Betrand)

P-Hay cierto estigma alrededor de todo lo relacionado con la industria del sexo ¿Hay alguna razón por la cual el sexo está visto así? (Es cosa de lo que el patriarcado nos ha implementado subconscientemente o simplemente la gente lo ve así, sin más). ¿Puede que la falta de una educación sexual en los colegios tenga que ver?

R-Sin duda, no hablar del tema (o hablar mal) tiene un componente muy significativo en que todo lo relacionado al sexo sea tabú. Se supone que es una actividad íntima y privada que no debes compartir con cualquiera, ergo, cuando alguien expone su sexualidad saltan las alarmas. Pero pasa algo muy curioso si haces una comparativa, por ejemplo, con la prostitución y el porno. Pese a que los dos siguen estando estigmatizados yo mantengo que la prostitución mucho más. El porno ha alcanzado otro nivel, incluso parece algo “guay” hoy en día entre la gente jóven, sin embargo la prostitución sigue oculta, la mayoría de putas viven aterradas de que su entorno se entere, y los medios de comunicación hablan de nosotras sin tenernos presentes o mostrando imágenes que no corresponden con una representación justa de nuestro trabajo. Todo ese ocultismo lo convierte en algo mucho peor. Yo misma me he encontrado gente en mi entorno que cuando saben que soy puta se escandalizan, cuando les digo que he hecho porno o que quiero hacerlo entonces ya la expresión de la cara les cambia, porque lo otro ya es un poquito “mejor”, o menos malo.

P-Has trabajado en pornografía anteriormente ¿Crea la pornografía una representación misógina y machista del sexo? ¿Funciona el porno feminista y alternativo de directoras como Erika Lust?

R-Depende de la pornografía que mires y del entorno del ser humano que esté consumiendo porno. Si tu único influenciador sobre educación sexual o roles de género lo sacas de pornografía mainstream, pues miedo me da como vivas tu sexualidad. El porno alternativo hay que buscarlo, no te salen escenas de productoras pequeñas cuando pones en google “sexo anal”, y para ello tienes que ya venir con un sentido critico de casa o una necesidad de verte representado ya que formas parte de una minoría. El otro problema es creer que el porno tiene una función educacional cuando no es así para nada, es una forma de entretenimiento. El 90% de mis pajas está acompañado de porno mainstream, pero soy una persona feminista que no ve como normal las relaciones sexuales desigualitarias, entiendo que es entretenimiento, que en esas escenas hay consenso. Creo que es igual de ridículo aprender a chupar una polla viendo vídeos de gargantas profundas a saco o de porno alternativo.

P-¿Crees que hay alguna razón por la cual los consumidores de la prostitución suelen ser hombres cis?

R-Socialmente tienen más permiso para explorar su sexualidad y químicamente tienen más interés. Que los hombres tienen niveles más altos de testosterona es algo incuestionable además de que su cerebro es distinto y una parte relacionado con el deseo sexual es el doble de grande en ellos que en nosotras. Unes eso a una sociedad que tolera que folles como y con quien quieras y tiene como resultado más hombres que consumen prostitución.

P-Y una última pregunta… Mucha gente, me atrevo a decir que especialmente hombres, siguen pensando que las putas deben acomodarse al cliente solo porque éste tiene el dinero, cuando no es así ¿por qué crees que se sigue pensando así?

R-Porque la sociedad se ha empeñado en que son así las relaciones entre hombres y mujeres y que de alguna forma el dinero anula el consenso. No lo ven como un trabajo más, entonces se olvidan de que todos trabajamos a cambio de dinero y eso no nos hace esclavos de nuestros jefes. Creo que mucha culpa la tiene el sector abolicionista, es quien más repiten estas ideas incluso cuando tienen putas delante que les explican que esto no es así. Parece que la sociedad aún no está preparada para escucharnos o aceptar que algunas personas preferimos vivir nuestra sexualidad de otra manera.

MaiOltra

Natalia Ferrari (Foto: Mai Oltra)

 

Anuncios

Queeries: Etiquetas

Siento que cada vez las etiquetas importan menos. Siento que nuestra generación somos  cada vez más abiertos, que queremos leer más y entender mejor el mundo que nos rodea. Parece que nos da igual que alguien sea x, y o z, pero no dejamos de apreciarlo. Sin embargo, hay un miedo a no encajar.  Yo por lo menos, siento ese miedo, y las etiquetas son una forma de encajar con los demás…

Nunca antes había escrito en este blog algo tan personal como lo que estoy haciendo ahora. Y no creáis que no lo he intentado, mi cabeza no para de pensar en todas las cosas que me gustaría escribir aquí, pero luego me pongo y no me salen las palabras. Pero esta vez estoy más que decidida y salga lo que salga de aquí, tenga o no tenga sentido, sabed que os hablo con todo mi corazón y toda la sinceridad posible. Allá vamos.

La verdad es que no recuerdo bien el momento en el que empecé a cuestionar mi sexualidad. Me lo pregunta mucha gente cuando aprenden que no soy heterosexual, y nunca se bien qué contestar. Se que de pequeña era consciente de ser sexual, y de hacer ciertas cosas que en el momento pensaba que estaban mal, pero que luego he ido aprendiendo que eran totalmente normales. La falta de una buena educación sexual tanto en casa como en el colegio hace que lo busques en cualquier sitio. De buscar en Google cosas del estilo “¿cómo sabes si eres lesbiana?” o “¿es masturbarse malo?”. Me desvío de lo que quiero contar, pero la educación sexual ES MUY IMPORTANTE, y que en un colegio solo se de que el sexo solo sirve para reproducir me parece muy triste, cualquier niñx que esté cuestionando su sexualidad o identidad de género, puede sentirse invalidado por esto (una servidora).

c8144df83e307c36d0d86ead3db1e4f1De una forma u otra, y volviendo a mi tema, hubo un momento en mi vida en el que supe que los chicos no eran la única opción para mi (Kristen Stewart en Zathura sería un buen ejemplo; cuando vi esa peli tenía 11 años). Fue aquí donde empezó una época muy larga de confusiones. Confusiones que a día de hoy siguen ahí.

Según he ido creciendo, he investigado el tema, y tras una serie de más o menos catastróficas citas con chicas de Tinder, y rogando a mis amigas heteros que me acompañasen a bares de chicas, lo tenía claro; era lesbiana. Ale, ya lo he dicho. Fiuuu. Me sigue poniendo extrañamente nerviosa decirlo al mundo. Y sin embargo, no me gusta la palabra. Es como que no termina de representarme…

Entonces, me fui de Erasmus a Nottingham, y me iba ahí por un chico. Pero llegué y conocí a la que hasta ahora ha sido el amor de mi vida. Y no creáis que no me duele hablar de ella, porque con ella he sido mi yo verdadero, y he sido lo más dichosa que podía ser. El día que me dijo que me quería, ese día yo era seguramente la bollera más increíblemente feliz del mundo. Me parecía injusto que yo tuviese eso, que yo tuviese alguien que me mirase de esa forma, con tanta ternura y tanto amor. Hoy, siete meses después de que me haya dejado, me sigo creyendo afortunada por haber vivido algo tan bonito y tan intenso.

Con todo esto, llega la temida salida del armario. No todo el mundo siente que lo tiene que hacer, mucha gente opina que para normalizarlo no habría que hacerlo, pero teniendo en cuenta el contexto de muchas familias (como la mía), se que no podría haberme presentado en casa un día con una chica sin más. Hay que entender que es un proceso para todas las partes. Realmente, esta esta siendo mi salida del armario para todo el mundo. Sí, en el momento se lo conté a algunos amigos, más tarde a mis hermanos, luego a mi madre y por último a mi padre (en otra entrada os hablaré de como fue porque si no, no termino). Pero hay mucha gente que no lo sabe, y siento si os enteráis por aquí y no por mi directamente, pero estas son las circunstancias. A mi me produjo mucha ansiedad el contarlo, pero era algo que tenía que hacer, y lo sigue siendo, por eso esta entrada.

Parece que ya lo tenía todo claro. Sin embargo, entonces, conoces a otra persona que te vuelve a replantear tu sexualidad. Y eso es lo que me está pasando ahora. Y me fastidia muchísimo que la gente se tome la libertad de etiquetarme a su antojo. Hay gente que me dice “tía, tú es que eres bisexual”. Pues no, no lo soy. Nada de esa palabra me identifica. “Pero es que no eres lesbiana porque has estado con chicos y te lías con chicos”. Ok. Siempre les digo a mis amigos que no deberíamos etiquetar a nadie que no quiera ser específicamente etiquetado. Y la verdad, no me había dado cuenta de la ansiedad que me produce la necesidad de sentirme dentro de un colectivo. Necesito una etiqueta. No se si por la presión de la sociedad, o la que me ejerzo a mi misma, pero siento que tengo que justificarme por lo que hago. Hace poco fui a unas charlas sobre identidades trans en la infancia y juventud y una de las ponentes se definió como “bolloflexible”, y hasta la fecha es lo que más me encaja. Pero puede que mañana no. O puede que no me identifique con ninguna etiqueta y puede que lo que necesite es desvincularme de todo eso. Recuerdo que cuando al principio mis amigos me preguntaban yo siempre decía “hoy me siento lesbiana, pero no se si mañana me sentiré así”.

Porque ¿sabéis qué? la sexualidad es jodidamente complicada si no lo tienes claro. Si no eres hetero, bisexual o gay y lo sabes. La sexualidad es fluida, y no debería sentirme así. No debería cuestionar cualquier cosa que me pase ni sentir la necesidad de justificar mis actos, porque mientras no hagan daño a nadie ni a mi ¿qué mas da? ¿Dónde quedó el Hakuna Matata? Es un tormento vivir con la angustia de sentir que no encajas, de no ser lo suficientemente hetero o lo suficientemente gay. Estás ahí en una especie de limbo LGBT y no sabes donde meterte… Hoy, gracias a una cosa que me ha dicho una amiga (“para ser una persona que lucha contra las etiquetas te etiquetas mucho“), he descubierto que lo que me agobia y me produce ansiedad es esa necesidad imperiosa de encajar, de necesitar ser parte de algo. Necesito ser una de esas letras… Sé que no soy la única que se siente así, o eso espero, y tampoco pretendo que esto lleve una moraleja final, ni educar a nadie. No sé qué soy, pero al final del día solo soy una persona, y puede que en un futuro me vuelva a enamorar, y puede que quiera pasar mi vida con alguien (o puede que no), pero lo único que nos debería importar es que esa persona también será una persona.

Espero que si estás leyendo esto no te enfades por no habértelo dicho antes, pero no siempre me apetece hablar del tema, y espero, que no cambies tu forma de pensar de mi, porque sigo siendo tu amiga, sobrina, prima, compañera y en definitiva, la misma que antes de que lo supieses.

Mucho amor para todos ❤

 

 

Una vegana en Madrid

Esta es una entrada que publicamos Ester y yo en nuestro blog ecológico, pero me ha parecido buena idea colgarlo en mi blog personal para que lo leáis los que me seguís por aquí. Si todavía no habéis entrado en Consumo Natural ¡os lo recomiendo! Pinchad sobre el nombre del blog 🙂

********************

11229362_10153518255493286_8673610671037978762_n.jpg

Brooke da un sorbo a su copa. Yo hago lo mismo. Estamos en una mesita en elrestaurante vegano y ecológico Rayén en Antón Martin. Apenas tenemos una hora para cenar porque nuestra mesa está reservada para las 10. Conozco a Brooke desde hace un par de meses, y gracias a ella he probado un montón de comida vegana deliciosa. Es de Minnesota, y está en Madrid enseñando inglés a niños de Primaria. Nos traen el primer plato a la vez que yo le pregunto cuanto tiempo lleva siendo vegana.

IMG_20151204_212449778.jpg

Aguacate relleno

Nos relamimos y me contesta que unos 7 años. Guau, pienso para mi. Y pienso en el proceso tan lento que está siendo para mi, lo que me lleva a preguntarle si fue vegetariana antes que vegana o si pasó directamente al veganismo. “Sí, cuando tomé la decisión ser vegetariana era algo bastante radical, y tampoco conocía bien lo que era el veganismo hasta que unos meses más tarde mi amiga Hailey me habló sobre ello. Me dijo que ella iba a hacerlo y que yo debería intentarlo también”.

-¿Qué te hizo tomar la decisión?

-Bueno… la primera vez que descubrí que se testaba en animales fue en 1º de la ESO cuando tenía que elegir un tema para un proyecto de investigación. Toda la clase fuimos a la biblioteca y escudriñamos las estanterías buscando cosas interesantes. Fue en ese momento cuando encontré un libro que tenía fotos de animales torturados en la portada. Siempre he sido muy empática, así que en cuanto terminé el libro quería hacer más que cambiar mi dieta, también llevarlo a mi ropa y cosas de aseo. Sin embargo mi padre me lo prohibió. En esa época y a esa edad uno hace lo que dicen sus padres, así que seguí comiendo carne hasta el año siguiente. Me di cuenta de que sí que tenía poder sobre lo que comía. Entonces mi amiga Hailey me dijo que dejase de comer también productos lácteos. La verdad es que sonaba muy complicado pero me informé sobre lo cruel que era la industria de la leche y los beneficios para la salud y el medioambiente. Una parte de mi no podía ignorar todo eso y seguir contribuyendo a la industria, así que tomé mi decisión y me hice vegana.

-Entiendo… ¿Y qué te resultó lo mas difícil? -Brooke se acomoda en la silla de madera y mira hacia arriba como intentando recordar…

-Dejar el queso, sin duda. Por suerte los sustitutos han mejorado enormemente tanto en Madrid como en Minnesota. Lo ha hecho mucho más fácil.

-Yo creo que es lo que más me va a costar a mi también… ¡Hay tantos tipos! Oye, y ya me has dicho que a tu padre no le hizo mucha gracia, pero ¿y el resto de tu familia?

-Sí, bueno… mi padre no me apoyó en nada, pero no vivía con el desde que tenía cinco años así que realmente no podía controlar lo que comía en casa. Mi madre fue todo lo contrario. Adora cocinar, y se tomó el cocinar cosas veganas como un desafío divertido. Aunque a ella el veganismo le resultaba más interesante por temas de salud que por razones éticas y morales, así que fue vegana también hasta que me fui a la universidad. Incluso mi padrastro lo intentó durante un par de meses mientras se entrenaba para un maratón.

-Es genial que te apoyen en casa, lo hace todo más fácil, aunque entiendo que muchas familias no puedan condicionarse por los motivos que sean…

-Sí, no se puede juzgar a la gente, hay que tener en cuenta las situaciones personales. Yo tuve mucha suerte, la verdad.

-Y ¿cómo es ser vegano en España? ¿Crees que hay más recursos en Estados Unidos?

-Supongo que depende de dónde vivas en España… En Madrid, y específicamente en el centro que es donde yo vivo hay un montón de herbolarios y tiendas de comida vegana ¡Incluso en los chinos se puede comprar tofu, judías, frutas y verduras! La comida vegana está avanzando mucho, tengo un amigo en Minnesota que ha abierto la primera carnicería vegana en el mundo, y tiene las mejores carnes y quesos que he probado en mi vida. El sabor es muy parecido, y los colores, pero obviamente no tiene nada de carne o leche.

-¡No sabía ni que eso existiese! -Ya nos hemos acabado el aguacate y el seitán y estamos decidiendo si queremos postre o no. Al final, llevadas por la gula pedimos una tarta de chocolate, jengibre y aguacate – ¿E intentas llevar el veganismo a otros aspectos o lo mantienes solo para tu dieta?

IMG_20151204_215612172.jpg

Tarta de chocolate, aguacate y jengibre

-¡Sí! Esta siendo un proceso de aprendizaje, pero prácticamente todos mis productos de aseo son veganos y cruelty-free. Mi ropa también intento que no tenga nada animal, y si tiene lo compro en tiendas de segunda mano y así no estoy apoyando directamente a la industria.

-¿Se te ocurre algún consejo para darle a alguien que se lo esté pensando pero que no se haya comprometido del todo?

-Investiga, lee cosas, mira los beneficios para la salud pero también los posibles riesgos (y así evitarlos con una buena alimentación y las vitaminas necesarias), lee sobre los efectos que tiene la agricultura industrial y por supuesto la cárnica, láctea, pesquera y avícola. Si haces todo eso y todavía no estás convencido… Ven a mi casa y te haré un delicioso plato vegano. Creo que ya he convertido a unos cuantos.

-Muy tentador… y antes de irnos ¿me recomiendas algún sitio aquí en Madrid o un plato que te haya encantado? – Nos poníamos ya los abrigos, eran las 10 pasadas, y la pareja que había reservado la mesa esperaba pacientemente.

-Uff… ¿solo uno? Venga, voy a decir que B13 porque tiene la versión vegana de mi plato favorito; tortilla española.

Brooke lleva en Madrid desde septiembre y de momento no tiene intención de irse, así que si tenéis alguna pregunta para una vegana experimentada, adelante, yo se las haré llegar. Si estáis en proceso, recordad que es un proceso de aprendizaje, y que solo por intentarlo ya estáis haciendo un montón. Así que no os desaniméis si vais despacito.

11882289_10206043719104807_3869852282980061644_o.jpg

 

 

Mi experiencia como “teacher” y monitora

Durante las últimas dos semanas, he dejado a un lado mi yo adolescente para convertirme en una adulta y empezar a cotizar (para bien o para mal). Todo ha sido gracias a mi amigo de la uni Santi, que ya trabajó aquí el año pasado, y muy amablemente nos consiguió a Ana y a mi una entrevista.

La empresa organiza inmersiones lingüísticas en el colegio San Agustín de Palencia para alumnos de Primaria (¡donde mi hermano y yo estuvimos yendo en verano al Summer School durante 2 años!). Las inmersiones empiezan el domingo, los niños llegan sobre las 7 de la tarde y se acaban el viernes siguiente, y además son temáticas. Cada semana el tema es un país de habla inglesa.

Los temas estas semanas han sido Australia e Irlanda.

IMG_0586

El símbolo de la Paz un poco cuadrado

No podía ser más emocionante. Éramos un equipo de 11 monitores más el coordinador. Para estas inmersiones, los niños no pueden saber que somos españoles y hablamos español, así que cada uno se hizo con una identidad. Yo era Alice de Nottingham, Fred de Canadá, Anna de Louisiana, etc. Había quedado con Krystal y Simon en Atocha, una vez estuvimos los tres nos pusimos en marcha. Para cuando llegamos, ya habían llegado todos los niños, y en seguida nos fuimos al comedor para estar con ellos durante la cena y rápidamente saludar al resto de monitores: Ana y Santi que ya estaban ahí, Elisa, Diana, Fer, otra Ana, Joaquín y por supuesto, Oscar el coordinador. La primera noche después de cenar les llevamos a todos al gimnasio e hicimos juegos y canciones, y a las 11 a la cama.

Por la mañana ya todo se normalizó y todos pudimos llevar a cabo el horario. A las 8 nos levantamos nosotros, a las 8:30 despertamos a los niños. Después estaba la ceremonia de inauguración, en la que se enumeraban las reglas (hablar siempre en inglés, no correr en los pasillos, tirar de la cadena, etc. ) y se asignaban los grupos. Mi grupo eran los Comets (cometas), me encargaba de 12 niños. La ceremonia es de lo más solemne, y nos tenemos que poner unas capas y birretes de fieltro. Parecíamos estudiantes de Hogwarts.

IMG_20151019_101532594

¡Nos ha llegado la carta de Hogwarts!

Después de tan ilustre comienzo, el resto de la semana consistió en actividades relacionadas con Australia o Irlanda, canciones, deportes y hasta un You’ve Got Talent!

IMG_20151027_195736666

Arcoiris con sus leprechauns

En la primera semana, mis niños eran bastante traviesos. Tenía 3 chicos y una niña que eran una batalla constante. Pero en general muy ricos, y todos se esforzaban por hablar en inglés, y ponían mucho empeño en hacer las actividades. Nosotros, los monitores, teníamos que hablar con ellos en inglés, y entre nosotros igual si había niños delante, pero era inevitable que a veces se te escapase algo o que algún niño te dijese algo en español y contestases en inglés, porque se te olvidaba fingir que no entendías español. Normalmente no se daban cuenta pero los más avispados sí. “¡HALA! ¡Me has entendido! ¡Hablas español!” y tocaba poner tu acento más guiri posible y decir algo del estilo “siiii… io hablo una poquito, poque vivo in Spania”. Al terminar uno de los recreos, estaba llamando a mi grupo gritando “COMEEETS!”, y al ver que aun me faltaban algunos niños por venir empecé a llamarles por su nombre, y ahí estaba yo en mitad del patio gritando “CAYETAAAANA!!!” a pleno pulmón. Todo muy inglés.

IMG_20151021_115720998

Ana con el uniforme de Teacher

IMG_20151021_083104826

El cielo por la mañana

Los niños de la primera semana eran de 3º de Primaria, o sea que tenían 7-8 años. En total eran unos 120. Una locura. Estábamos todos siempre con todos los sentidos puestos, con un sistema de relevos para que todo funcionase con normalidad. Si te tocaba desayunar el primero, acababas el primero para ponerte en recogida de bandejas o empezar a llevar a los que ya han terminado a lavarse los dientes y al patio, y así. IMG_20151021_182019527 IMG_20151021_182710780

La segunda semana nos íbamos al país Esmeralda, y llegamos con más tiempo, y pudimos colocarlo todo bien. En seguida recibimos a los niños, esta semana eran 75 y de 4º de Primaria, y vaya si se notaba, además, también éramos menos monitores. Yo tenía 11 niños, en lugar de 12, y la verdad es que se portaban todos genial y eran máaaas ricos… (I eat you you face!).

IMG_20151019_130004003

Santi ejerciendo

IMG_20151021_115913588 IMG_20151021_182119477

Y así, dos semanas más tarde repartíamos los diplomas en otra ceremonia igual de solemne, y nos despedíamos de los niños mientras se subían al autobús. Habíamos tenido día y medio de descanso entre una inmersión y otra, pero cuando estás trabajando unas 17 horas al día con un montón de niños inquietos, acabas agotada. Yo me quedé sin voz el jueves, hoy, a sábado, apenas salen sonidos de mi boca. Se trabaja muchísimo y hay que estar lleno de energía desde las 8:30 que despiertas a los niños hasta las 11ypico de la noche que los acuestas más luego la reunión. Pero los niños son muy agradecidos y admiro más que nunca a las personas que se dedican al magisterio porque forman esas cabecitas y están llenos de paciencia.

Me lo he pasado genial, teníamos un equipo de monitores muy bueno, había muchísima confianza y genial ambiente entre todos, y eso se agradece y se nota muchísimo, porque hace que el trabajo sea más fácil. Ayer volví a casa sin voz, pero muy contenta, y espero poder volver a estar de “teacher” en más inmersiones.

Ahora me toca volver a clase y ponerme al día con todo, además, la semana que viene habrá entrada sobre un viajecito que tengo planeado para este fin de semana.

IMG_20151030_144923205

20 cosas que los vegetarianos estamos hartos de oir

Desde que me he pasado al lado oscuro, me da la sensación de que cada vez hay más gente que decide dar este paso. Yo llevo cinco meses meat-free y pretendo seguir siéndolo y cuando no dependa de nadie para mis comidas, quiero ser vegana (the horror!).

No tengo por qué justificarme ante nadie, y no hago daño a nadie, ni me hago mal a mi, sin embargo, parece que cuando la gente se entera de que no comes carne, hay veces que se rompen un poco sus esquemas, y puede resultar en una serie de comentarios de lo más interesantes.

1. “Pero ¿por qué?” El único problema de esto es que cuando das tus razones, hay veces que les parece fatal y se suceden los siguientes comentarios:

2.”Pero… si no comes carne ¿qué comes?”

tumblr_inline_nubmjb5wqg1rf8so2_500

 

 

 

 

La verdad es que hay TANTAS cosas que no llevan carne que no tengo que pensármelo demasiado. La base de la alimentación deben ser los hidratos de carbono, y los alimentos más ricos en ellos son los cereales, la fruta y las legumbres y ¡todo lo que se puede hacer con eso!

3. “Pero… ¿y el bacon?”

tumblr_n9wc10lbth1thmdiuo1_500

¡Se puede vivir sin él! Sí, está bueno, y no, no lo echo de menos. Pero prefiero poner por delante mis principios y salud antes que la gula.

4.”Las plantas no sufren o ¿qué?”

ff329852-1115-41ae-8710-8bcd76033282

No. No tienen sistema nervioso central, ni cerebro. O sea que las plantas no tienen “percepción mental” de su vida. De todas formas, vida es vida eso está claro pero no podemos ponernos a comer piedras y tierra para evitar el sufrimiento.

5.”¿De donde sacas las proteínas?”

wrong

Hay tantas como recetas sin carne. Aquí hay una lista muy explicativa. Gracias por, de repente, preocuparte tanto por mis hábitos alimenticios.

6.”Nacimos para ser carnívoros/omnívoros” 

tumblr_nuo9fqaLWT1ql5yr7o1_500

De hecho como somos omnívoros podemos sobrevivir (¡e incluso vivir bien!) comiendo casi cualquier cosa, incluso si eso excluye a la carne.

7.”Es una cuestión de supervivencia”

anigif_enhanced-buzz-21889-1377313173-11

Sí, el ser humano comía carne para sobrevivir, pero está claro que ya no es así. Ya no se caza para alimentarnos, si no que los animales se crían para ese fin.

8.”No eres una vegetariana de verdad si comes pescado”

tumblr_mmc8b8QWuo1qj4315o1_500

Lo se y estoy trabajando en ello.

9.”¿No te sientes débil o cansada?”

tumblr_inline_mq1on2SWyc1qm3zxk

No, tengo la misma energía que tenía antes.

10. “Si tanto te gustan los animales ¿por qué te comes su comida?”

tumblr_inline_mz1dzlyEiP1rohp4f

¿Y tú por qué te los comes? Para la producción de ganado se les da mucho más alimento a los animales del que me puedo comer yo.

11.”Si estuvieses en una isla desierta ¿cazarías y comerías animales?

veg-18

Cuando llegue el momento podré contestar a eso. Pero en este caso sí que es por una cuestión de supervivencia.

12.”Yo intenté ser vegetariano pero no podía vivir sin carne”

7cb709c6386d67e520af000b5cf54c4c

13.”Te estás perdiendo lo mejor de la vida”

tumblr_nvrkr2QPWR1ql5yr7o1_500

Esto es una opción que yo he elegido, así que no me estoy perdiendo nada.

14.”¿Acaso te crees mejor persona por no comer carne?”

anigif_enhanced-buzz-20324-1384790131-11

15.”¿Has adelgazado mucho desde que no comes carne?”

0ZgDg

¿Sabes esa magdalena que me he comido antes? Pues eso.

16.”¿Y pollo? Eso sí comes ¿no?”

tumblr_nugtlwWwSa1ql5yr7o1_500

17.”¿Te molesta cuando otros comen carne?”

nope

Yo solía comer carne, y no me molesta para nada, de verdad, ni me da envidia, ni nada de eso.

18. “¿Tienes tentaciones?”

sofia

A veces, sí, pero no demasiadas y son controlables.

19.”Si no comiésemos animales habría sobre población”

37410_eye-roll-tv-reactions-eyes-bitch-please

De hecho, no, y no voy a contar como se maneja la industria de la carne porque no es algo que nadie quiera oír o ver.

20. “Seguro que es una fase… ya se te pasará”

tumblr_m6ujcgtoAh1rxm1ywo1_400

Sí, igual que con mi sexualidad.

_____________________________________________________________________________

No quiero crear ningún tipo de debate sobre las des/ventajas del vegetarianismo, lo que está claro es que es una elección personal que no afecta a nadie más que a uno mismo, y que vegetariano o no, no hay que juzgar a la gente por sus preferencias a la hora de comer. Además, ser hater es muy duro, es más fácil que todo el mundo viva y deje vivir ❤

Agridulce (volviendo a casa)

Es demasiado tarde y no debería estar poniéndome ahora a escribir, pero quería dejar esto escrito antes de irme mañana. Pero por supuesto, todo lo hago en el último momento, y esto no va a ser menos.

Volví a Madrid el jueves pasado. Y una vez más me volvió a invadir el mismo sentimiento de tristicidad (tristeza+felicidad…). Después de haber pasado una de las semanas más estresantes de mi corta vida volvía a casa, y no sabía si eso me hacía feliz o no. Ha sido una de esas semanas en las que parece que alguna fuerza mayor del universo se ha propuesto hacerte la vida un poco más difícil. Seguramente mi horóscopo decía que Júpiter se había aliado con Neptuno y eso obviamente, era fatal. Fatal para mi, claro.

Total, que se me juntó un poco todo; el hecho de que me iba para siempre de Nottingham, que seguramente no iba a volver a ver mis compañeras de piso, que me diese tiempo a hacer las maletas, enviar las cajas (y el dinero que cuesta), los papeles del Erasmus, que la biblioteca (que está abierta 24/7) cerrase justo cuando la necesitase, la huelga de maleteros de Ryanair, y un largo etcétera. Además, echaba de menos mi casa, y a mis amigos y mi familia, sí. Siempre que me voy a algún lado me suele pasar en algún momento, más tarde o más temprano siento que me faltan mucho. Así que tenía un batiburrillo de sentimientos que ni yo entendía.

Justo el día de antes fue el Grad Ball, o el baile de graduación (y no se como me las apañé para poder ir sin que me diese ningún ataque de nervios), que en realidad puede ir toda la universidad aunque no te gradúes, y Elena, Adri y yo decidimos ir para despedirnos de mi (?). Fue en el Capital FM Arena, o sea, donde se hacen los conciertos y los partidos de hockey sobre hielo. Había un casino, una fuente de chocolate, un Photo Booth, y muchísimas cosas más, aparte de tres artistas que vinieron a tocar.

11392914_10152808094262854_3261317010959762546_n

Paula, Jasmine, Luke, Ellie, Crystal, Lucy y yo

11428047_10207232507395600_5831892766836487444_n

Adri, Elena y yo

El jueves me desperté temprano para que me diese tiempo a hacer las últimas cosas. Apurando al máximo. Estuve trajinando hasta la hora de irme. Para ser sincera, me costó mucho más despedirme de mis compañeras de piso de lo que pensaba. Las cuatro nos fundimos en abrazos, ellas con una resaca de narices y Lucy con una voz que nada podía envidiarle a ningún camionero.

Estar un año viviendo en Nottingham me ha enseñado muchas cosas; que no hace tan malo como dicen, que se puede vivir con menos horas de luz, y que se puede salir en enero sin abrigo y no morir en el intento. Pero bromas aparte, y me pongo melodramática, me he conocido un poco más, y he conocido a gente impresionante que no se que habría hecho sin ellos. Se acaba esta experiencia y estoy muy agradecida de haberla podido vivir, de haber descubierto una pequeña ciudad que ahora significa tanto para mi.

Me fui contenta y a la vez triste, se que lo echaré todo mucho de menos, pero como bien dijo Dorothy en El Mago de Oz; se está mejor en casa que en ningún sitio.

87341-theres-no-place-like-home-gif-hrys

Cómo hacer las maletas y no morir en el intento

Así es, ya ha llegado el triste momento de meter todo un año de mi vida en una maleta (más bien en cuatro cajas y dos maletas) para volverme a Madrid. Y una vez más me he dado cuenta de lo mal que se me da. Y Ryanair no lo pone nada fácil. Cuando vine a Nottingham conseguí meter todo lo que creía indispensable y necesario en 30kg. Ocho meses más tarde tengo unos 40 kg más de cosas.

Esta es una entrada para todos aquellos en la misma situación en la que me encuentro yo ahora mismo y sentís que el agobio y la desesperación se apoderan de vosotros. Realmente esto es una especie de guía para que no cometáis los mismos errores que he cometido yo.

  • Haced las cosas con tiempo. Si pudiese rebobinar hasta hace por lo menos tres o cuatro semanas y poder pensar en ese momento como iba a hacer todo esto, creedme que vendería mi… No se, algo relativamente vital para el funcionamiento de mi cuerpo.

  • Listas. Sí, es muy de seta, pero funciona y es una manera de tenerlo todo organizado y de manera accesible. Si sois como yo que os gustan las cosas a mano haceos con papel y boli, y si no echadle un vistazo a dontforgetyourtoothbrush.comHace listas automáticas de las cosas que hacer con tiempo, a las dos/tres semanas,  el día de antes, etc. Para que a nadie se le olvide dejar el gas encendido.
  • Tiempo otra vez. Ver con tiempo qué empresa es la mejor y la que más conviene. Yo recomiendo sendmybag.com. Una maleta/caja de hasta 20 kg de Reino Unido a España son 45 euros. Si lo haces vía Royal Mail, Ups o DHL te cobran mínimo 140 libras.
  • Organizar las cajas o maletas por cosas que necesites más o menos, y dejad para el final las cosas básicas que luego podáis meter en la maleta de mano o la facturada. Por ejemplo, ahora la ropa de invierno iría en la primera caja, y todo lo de la última semana y lo de aseo van en la de mano y la facturada.
  • Puede que meter el edredón de las primeras cosas no haya sido mi mejor idea.

  • Mientras hacéis las cosas poned música que os motive, porque querréis parar para dos por tres.
  • Si hay alguna forma, aseguraos de que no haya peligro de huelga de controladores, o de maleteros. Puede que ayer me llegase un email de Ryanair diciendo que por la huelga de maleteros del Aeropuerto de Madrid no van a permitir ningún equipaje facturado *llora*.

Puede que esto solo haya sido yo, pero he llorado, y mucho haciendo las maletas. Haré otra entrada cuando llegue a Madrid sobre mis reflexiones sobre el Erasmus, pero sí, yo soy muy emotiva y sentía que se me acumulaba todo. Es difícil meter en cajas y maletas toda una etapa de tu vida que ha significado tanto en tantos sentidos. Pero tengo muchas ganas de volver a casa y de ver a mi gente (olé), y además, me tengo que preparar para la siguiente aventura. Espero que esta mini lista os ayude en el futuro o presente, yo desde luego ya he aprendido la lección. 20141108_162626-1 Muchos besos a todos los que me leéis, que significa un mundo para mi, y me hace mucha ilusión 🙂 ¡Nos vemos dentro de nada!

Tiptoe Producciones

He vuelto, por fin. Me gusta tener el blog lo más al día que puedo, pero hay veces que es difícil sacar tiempo… y estas últimas semanas no he salido de la biblioteca (sí, los erasmus también estudiamos), pero el viernes tuve el último examen que creo que fue bastante bien, y ya me puedo dedicar al blog al cien por cien.

Ahora bien, empecemos ¿Tiptoe Producciones? ¿Eso qué es? Seguramente los que me sigáis en Twitter, Instagram o seáis amigos míos en Facebook ya sabéis de que va eso de Tiptoe Producciones, pero si no, os lo explico porque tenemos muchas ganas de que esto funcione de verdad y nos hace muchísima ilusión.

Todo esto empezó en segundo de carrera, una tarde en enero o febrero en casa de Santi. Discutíamos cómo y de qué manera podíamos recaudar dinero para hacernos un viaje. Hicimos una lista enorme con posibilidades, la mayoría ilegales. Creo que fue Ester la que nos habló de unas chicas que hacían recitales y que lo hacían en locales, y ellas se llevaban el dinero de las entradas y el local el de las consumiciones. Lo vimos claro al momento. Decidimos ponernos manos a la obra cuando acabásemos exámenes.

_DSC0043

Tiptoe Producciones: Ana, yo, Santi y Ester en el Café Viena

Tres semanas después buscábamos locales en los que nos pudiesen dejar llevar a cabo nuestro plan. Organizamos el primer evento el 7 de marzo en el Café Comercial. Fue un recital de poesía en el que invitamos a cinco poetas, entre ellos AlbertoEsFeliz, además de hacer un micrófono abierto para la gente subiese a recitar sus obras.  Vino mucha gente y la verdad es que quedamos muy contentos.

_DSC0036

Alberto Es Feliz y Miguel Legaz en el Café Comercial

_DSC0058

Sr. Gris en el Café Comercial

Después del primer evento, hicimos un concierto acústico en la champañería-librería María Pandora, en el que tocaron Playa Cuberris e hicimos un micrófono abierto para animar a la gente a subir y tocar algo.

_DSC0052

Zona Zero en María Pandora

_DSC0099

Playa Cuberris en María Pandora

Antes de que yo me fuese de Erasmus decidimos aparcar la idea del viaje y hacer algo que nos hiciese sentir mejor. En el Café Viena, organizamos otro recital de poesía y todo el dinero recaudado fue directamente a comprar comida para el Banco de Alimentos de Madrid. Para hacerlo más interactivo, decidimos ir todos de blanco.

_DSC0088

Vicente Monroy en el Café Viena

_DSC0142

Alberto Es Feliz en el Café Viena

_DSC0262

Diego Mattarucco en el Café Viena

Ese fue el último evento en el que participé, pero han hecho una noche de cantautores y el evento por el primer aniversario, en el que tuvimos el placer de ver a Bluestain en directo. Todos los eventos han sido grabados y fotografiados. Si queréis (re)ver las actuaciones de los magníficos artistas que vienen a nuestros eventos no tenéis más que buscar Tiptoe Producciones en YouTube (o pinchar sobre Tiptoe). No nos vamos a quedar aquí, así que estad pendientes de próximas noticias 😉

11021499_728314670615034_6580306885449445070_o

Bluestain en María Pandora

1780167_668679026578599_6314727647989410416_o

Javier Yáñez en María Pandora

Para celebrar nuestro primer añito además, anunciamos un notición: la creación de un segundo canal de YouTube en el que cada jueves subimos un video nuevo.

Esta es la presentación del canal en la que contamos (yo no, pero yo estaba en espíritu) lo que vamos a hacer en este canal.

Esta semana el vídeo ha venido desde aquí, de Inglaterra, y hablo sobre el choque cultural entre Inglaterra y España. Así que que no se os olvide echarle un vistazo y ¡comentar si habéis estado en Inglaterra y os habéis sentido así!

¡Desde entonces hemos subido ya 5!  Y seguiremos fieles a nuestra promesa. Pero necesitamos algún tipo de incentivo, y no, no hablo de dinero (aunque nunca viene mal…). Hablo de cosas tan sencillas como ver los vídeos, darle a “like” y suscribirse al canal. Significa un mundo para nosotros y además nos motiva a seguir trabajando en algo que nos gusta tanto, porque le estamos poniendo muchas ganas y mucho esfuerzo (a ver si os vais a creer que esto son todo risas…). También aceptamos sugerencias de qué queréis que hagamos (desafíos, preguntas y respuestas, críticas de cosas, etc), pedid por esa boca que para algo la tenéis y nosotros seremos como podamos como el Genio de Aladdin.

Espero que nos ayudéis a seguir adelante con esto ¡es muy fácil! Para no perderos nada:

  • Facebook: Tiptoe Producciones
  • Twitter: @tiptoeprod
  • YouTube: Tiptoe Producciones / Tiptoeianos
  • Para sugerencias, preguntas, etc: tiptoeproducciones@gmail.com

¡¡Muchas gracias a todos!! 10506828_708379712608530_8049235293775106840_o

¡21 años en Norfolk!

Este es el segundo año de mi vida que no paso mi cumpleaños con mi familia y mi gente de España; el primero fue en Estados Unidos cuando cumplí 16, y ahora seis años más tarde se repite la situación en Inglaterra. Son este tipo de situaciones los que hacen que eche más de menos a España, y es cuando me entra más morriña. Este año ha sido un poco diferente.

El plan inicial que llevaba maquinando desde hacía semanas era hacer una fiesta de temática ochentera, más concretamente de la movida madrileña, porque sí. Pero no había caído en la cuenta de que la mayoría de los estudiantes de Erasmus que ya conocía se habían ido en Febrero (incluyendo a mis queridos Miquel y Albert), y de los que quedaban aquí, muchos ya tenían planes y Adri se iba el finde a Coventry a ver a una amiga así que eso nos dejaba a Elena y a mi. Por suerte para mi, Alix me propuso un plan que no pude rechazar: pasar el fin de semana en Norwich. Una tarde entre cervezas lo planeamos todo. En coche, la gasolina entre las dos salía bastante asequible y teníamos el extra de ahorrarnos alojamiento porque una amiga suya que vive ahí nos dejaba su sofa-cama (gracias, Holly Butcher). Decidimos hacer un mini-recorrido por la costa de Norfolk. Norfolk está en la costa Este de Inglaterra, la ciudad más importante es Norwich. Creo que pasa bastante desapercibida para el turismo, y no se por qué la verdad. Londres está plagado de españoles, en Nottingham los habemos por doquier, en Edimburgo en cada esquina, Birmingham más de lo mismo. En cambio en Norwich no.

england

Salimos relativamente pronto el viernes por la mañana. Con la música a tope nos pusimos en marcha. No llegamos a Norwich hasta las 5 de la tarde o así, pero Holly no salía del trabajo hasta las 6, así que estuvimos paseando. Entramos en una cafetería, The Bycicle Shop, y nos tomamos un café para animarnos un poco, porque estábamos agotadas. Antes de llegar paramos en Wells Next The Sea, que es un mini pueblo pesquero y nos tomamos un té mientras paseábamos por la playa. Paramos a comer en Cromer, que se supone que es súper bonito, pero nos pareció lo peor de lo peor. Estaba casi vacío y solo había dos restaurantes de fish and chips, de los cuales solo uno tenía un precio razonable. En cuanto terminamos de comer salimos de la ciudad tan pronto como pudimos.

_DSC0019

Cromer

Una vez en Norwich, y después del café, nos encontramos con Holly, quien nos ayudó a subir las mochilas a su casa y planeamos la tarde. Las opciones eran un espectáculo de lechuzas, una obra de teatro improvisada o simplemente ir a tomar algo. Como no nos decidíamos, el tiempo se deshizo de lo de las lechuzas porque ya habría empezado para cuando llegásemos. La única solución fue tirar una moneda. Cara, la obra de teatro; cruz, ir a tomar algo. Cruz. Nos miramos las tres y decidimos ir a ver la obra. La mejor decisión que podíamos haber tomado. Se llama AustentatiousAl entrar en la sala, te daban un papel en el que tenías que escribir un título de algo inventado, los recogían y cogían uno al azar y lo representaban al más puro estilo de Jane Austen. Al principio estaba un poco preocupada por si no iba a pillar los chistes, pero que va, no podía parar de reír, son brillantes. La química entre los actores, son ingeniosos, divertidos, rápidos, me encantó. Si no queda claro, me gustó muchísimo y volvería sin ninguna duda, y lo voy a recomendar siempre que pueda. 

A la salida fuimos a tomar algo, y lo único de lo que hablamos fue de la obra. Las tres salimos igual de contentas. Menos mal que la moneda es sabía y siempre enseña lo que de verdad quieres hacer. Sin darnos cuenta eran las 12 de la noche ¡YA TENGO 21 AÑOS! La verdad, es que no sentí el subidón, no se, creo que me da un poco de miedo estar ya en los “veinti”. Me felicitaron las dos y nos tomamos otra ronda. Por la mañana fuimos a desayunar a Strangers, una cafetería en la que sirven el mejor cruasán (¿croissant?) que he probado en mi vida (¡feliz cumpleaños a mi!)

_DSC0025

Con el estómago lleno nos aventuramos en Norwich. Tenía el plus de que Alix había ido ahí a la universidad así que conocía bastante bien que era lo que había que ver. Norwich es adorable. Es una ciudad bastante grande (más que Nottingham), pero no da para nada esa sensación. Nottingham está llena de cadenas de restaurantes y cafeterías, en cambio en Norwich apenas hay, son casi todo comercios independientes y chiquititos. El único problema de eso es que todo se llena en seguida, de hecho para poder sentarnos en Strangers estuvimos esperando más de quince minutos. Por la calle, hay gente cantando y tocando instrumentos por todas partes y además aunque hiciese MUCHO frío, estaba soleado. Por cierto, Norwich se pronuncia Norech, la w es muda.

_DSC0045

Catedral de Norwich

_DSC0041

Catedral de Norwich

_DSC0065

Plaza principal

_DSC0046

Estuvimos toda la mañana recorriendo la ciudad de arriba abajo, entrando en tiendas, husmeando y cotilleándolo todo. Holly nos había dado unas entradas para entrar en el Castillo gratis, y menos mal, porque la entrada eran unas 8 libras y no merece la pena para nada. No tiene nada de especial. Lo único es que dentro está el Museo de Historia Natural y hay exposiciones temporales, como de Monet. Eso fue lo único que me gustó del Castillo, el resto no da para más. Al salir, comimos algo y fuimos al campus de la universidad de Alix, University of East Anglia, para saludar a sus amigas de hockey que tenían partido, pero hacía muchísisiisisismo frío, así que hola y adiós, y dimos una vuelta por el campus y volvimos al apartamento de Holly.

Por la noche fuimos a cenar a un italiano para celebrar mi cumpleaños. Pedimos un pato con no se qué y qué se yo que estaba buenísimo. Mmmm… Por la mañana dimos una vuelta por Norwich, desayunamos, cogimos el coche y fuimos hacia Horsey Gap. Es una playa en la que HAY FOCAS. Focas de verdad, y están ahí tan tranquilas. Con un viento y un frío impresionantes y ellas ahí haciendo el vago. Pero más monas… Puedes pasearte libremente por la playa sin problema, pero las focas eran enormes y al parecer son bastante agresivas si tienen cachorros, así que tampoco quise acercarme demasiado. Más graciosas, se te quedaban mirando super curiosas.

_DSC0124

_DSC0113

_DSC0092

_DSC0068

Horsey Gap

Cuando se nos pasó la emoción, decidimos volver a Newark, porque el habernos desviado para ver las focas aumentaba hora  y pico el viaje de vuelta. Cuando llegamos a la estación de tren de Newark, había un cartel enorme que rezaba más o menos que por obras, no había tren a Nottingham y que tenía que coger el autobús de sustitución. Ese momento que estás agotada y sueñas con tu camita, y pasa de todo para que tardes el doble en llegar. Lo único bueno fue que me dejaron entrar gratis. Pero bueno, a parte del cansancio de la vuelta, me lo pasé genial, y fue una muy buena manera de despedirme de la buena comida porque esta semana hemos estado alimentándonos con una libra al día.


Besos a España!

Buceando a 4ºC

Puede que ya sepáis que estoy en el equipo de buceo de la universidad. Sí, porque el Reino Unido es el sitio perfecto para practicar este deporte, y porque en España no tenemos playas ni buen tiempo ni nada de eso, decidí apuntarme en uno de los países con peores tiempos. Desde Octubre más o menos hemos estado entrenando para sacarnos el título de Ocean Diver, menos los que llevan más tiempo en el equipo que se estaban entrenando para el título de Sports Diver, pero eso no nos interesa ahora mismo. Hace unas tres semanas hice el examen teórico y sorprendentemente, aprobé. Bueno, no. Bueno, sí. En realidad no aprobé, me aprobaron (pero shhh), y para este fin de semana estaba planeado el viaje para poner en práctica todo lo que habíamos hecho en la piscina.

El sábado, a las 7 de la mañana, con cara de groguis y con legañas en los ojos estábamos todos cargando la furgoneta con todo el equipo y poco después con Yas al volante de camino a Gildenburgh. Es un centro de buceo con un lago artificial, es uno de los pocos centros de buceo que no está en la costa. El resto del equipo que ya ha estado otras veces nos lo había vendido fatal: está lleno de barro, no se ve nada, las caravanas en las que dormimos dan asco, se caen a trozos, hace muchísimo frío… Y la verdad, es que era todo verdad. Yo creo que lo estaban poniendo todo tan mal para que nos esperásemos algo horrible y luego no fuese tan malo, pero es que es tan malo como lo pintan.

La primera impresión piensas que no está tan mal, de hecho hasta parece bonito ¿no? Lo es, el sitio está bien y está muy bien organizado y es un plus que haya un centro de buceo en mitad del país, además es muy completo. Tiene una tienda para comprar equipo, tiene unas caravanas para dormir, te llenan los cilindros vacíos tantas veces como necesites y están muy atentos, PERO. Un pero con mayúsculas:

IMG_20150307_124125471

  • El agua está estancada desde hace años, por lo que la visibilidad es muy escasa. Aunque parezca azul en la foto, una vez dentro es verde y marrón a la vez. Lo único que se ve con mini nalguitas flotando delante de tus narices. Hay coches, autobuses,aviones y barcos para explorar, y ladrillos en el suelo y cuerdas para guiar entre los distintos puntos, pero no se llega a ver hasta que prácticamente te das con ello. Es muy difícil guiarse, sobretodo para los que nunca habíamos estado antes.
  • La temperatura del agua en todo el fin de semana ha variado entre los 4 y 5ºC. Un gustazo caribeño ¿eh? Fuera del agua estábamos a unos 9ºC, lo que no mejoraba mucho la situación. Salir del agua, tiritando y deseando entrar en calor pero sabiendo que vas estar húmeda y fría hasta el día siguiente.
  • Las caravanas en las que hemos dormido son lo más cutre que he visto en mi vida. Mucho peor que muchos albergues del Camino de Santiago. Está claro que nadie ha intentado arreglarlas o ponerlas un poco más habitables. Colchones extra finos, manchas sospechosas por doquier, moscas muertas en sitios aleatorios, etc, etc, etc. Pero bueno, volveré a este tema más adelante.
IMG_20150307_100941655

Caravana por fuera

IMG_20150307_100858988

IMG_20150308_171429365

Mi caravana por dentro

A ver, que me desvío. Llegamos al sitio temprano, sacamos el equipo de la furgoneta y nos probamos los drysuits (he buscado como si dice eso en español y al parecer es traje seco. Suena fatal, así que voy a seguir llamándolos drysuits). Ya hice una entrada en su momento sobre el entrenamiento que hicimos en la piscina, ahí solo llevábamos el traje y debajo algo de ropa para que no rozase, pero esta vez hemos ido totalmente equipados. Va por capas: lo primero que te pones es la ropa interior y los calcetines, ni siquiera hace falta un traje de baño porque no se moja. Encima va algo de ropa ajustada; yo llevaba unos leggins, una camiseta interior y una de manga larga. Después va el undersuit, que no es otra cosa que un traje tipo pijama o chandal térmico pero impermeable por fuera y encima de esto va el drysuit que está hecho de un material que no deja pasar el agua, si no que calienta el aire que se queda entre tu cuerpo y este. Como el agua está tan fría hay que llevar, además, una capucha de neopreno para proteger del frío la cabeza y las orejas y unos guantes de neopreno. A eso sumarle el chaleco con el cilindro, las aletas, los cinturones de lastre (con sus tres o cuatro piezas de plomo) y la máscara. Más o menos te acabas viendo así:

IMG_20150308_122542592

Yo derrochando más sex appeal de lo normal

Es muy divertido porque es muy difícil moverse con todo eso encima, y te tienen que ayudar constantemente, porque no te puedes agachar bien, o abrochar las aletas o el chaleco, y si además está mojado de antes es aun más complicado ponérselo todo. Todo muy hilarante de ver. Además, el sitio estaba lleno de ocas que se paseaban tan campantes por ahí con sus patas naranjas y pegando graznidos.IMG_20150307_155130788 IMG_20150308_110836864

En cuanto lo tuvimos todo preparado, asignaron al primer grupo que se iba a sumergir y las parejas. Yo empecé con Mike que es uno de los mejores buceadores del equipo y además está un poco turulata, pero es muy buen instructor y se ve que sabe y entiende lo que hace. Para terminar el entrenamiento, hay que hacer cinco inmersiones y en cada una hay que hacer una serie de competencias (quitarse la máscara y limpiar el agua, qué hacer cuando tu compañero se queda sin aire o se queda inconsciente, etc.) El primer día yo hice 3 inmersiones, el resto de los Ocean Divers solo hizo 2, y yo en un principio no iba a hacer más, pero poco después de terminar mi segunda cuando ya estaba semi seca, envuelta en mi bufamanta y con una taza de chocolate caliente, uno de los instructores me preguntó si quería bajar una vez más y así me la quitaba de encima. Así que me deshice de los demonios de la pereza, me volví a poner el drysuit, y allá que fui.

En cuanto salimos del agua, nos cambiamos a ropa seca y lo recogimos todo. Para hacer un poco de tiempo tomamos una cerveza en el bar del centro y luego fuimos al pueblo a un súper a comprar cosas para por la noche y nos pasamos por un pub (por supuesto) a beber un poco más.  Si hay algo que puedes decir sobre los instructores de buceo es que beben, y beben mucho. Acabamos tomando un par de pintas y pedimos pizza que nos llevamos a las caravanas. y entre cervezas, pizzas, dos guitarras y un ukelele pasamos la noche.

Nos levantamos relativamente pronto, más bien, nos levantaron; a eso de las 9 entraron Barry y Mike en nuestra caravana pegando gritos y tirando de los sacos de dormir. Después de tomarnos café instantáneo bastante malo y un sandwich de bacon y huevo para curar la ligera resaca que teníamos algunos, volvimos a ponernos los trajes y en cuestión de minutos estábamos listos para volver al agua. Me tocó con Matt (el presidente del equipo) hacer la cuarta inmersión en la que hay que bajar hasta los 20 metros y hacer un CBL (Controlled Buoyant Lift). Es básicamente actuar en el caso de que tu compañero se quede inconsciente y llevarlo hasta la orilla/barco. Pero esa última parte no la pude hacer porque me perdí, más o menos. En un momento empecé a ascender y al bajar había perdido de vista a Matt, así que subí y vi su cabeza a dos metros de mi. Como no pude hacerlo, me tocaba hacerlo en otro momento y no quería hacer una tercera inmersión o que me quedase algo colgando por terminar. Hablé con Barry, mi instructor de teoría, y le pedí que por favor me dejase hacer el CBL con la última inmersión. Y menos mal que le pareció bien. La última le toca al estudiante planear y liderar una inmersión. Mirando las tablas hay que mirar el código de tejido para decidir la profundidad y cuanto tiempo puedes estar en esa profundidad, teniendo en cuanta que ya has hecho una (o las que sean) inmersiones ese día y el tiempo y la profundidad. Antes de entrar en el agua hay que hacer un buddy check para asegurarse que todo está en orden y luego tú eliges por donde moverte.

Unos quince minutos más tarde, salimos del agua y a mi me daban el título de Ocean Diver (aplausos). Me alegró TAAANTO haber podido hacer todas las inmersiones y quitármelas de encima porque no me haría ninguna gracia tener que volver. Además, el viaje que van a hacer en Semana Santa a la Isla de Mull en Escocia es muy caro (ejem, ejem?) así que no podría haberlo terminado ahí tampoco.

IMG_20150308_171333770Se puso a llover, recogimos todo tan rápido como pudimos. Húmedos y helados nos pusimos de camino a Nottingham, pero el camino que hubiese sido alrededor de una hora, acabó siendo de casi el doble por un atasco enorme. Pero llegamos, y dios lo bien que sienta una ducha caliente (no, nos duchamos en todo el fin de semana porque obviamente no había agua caliente y cualquiera se atreve), una buena taza de té, y envolverte en el edredón.

El próximo fin de semana es mi cumpleaños y hay planes interesantes planeados. Iré informando.